The Hoodie, la exposición que bucea en la historia de las sudaderas con capucha

03 / 01 / 2020
POR Estela Gómez

Ligadas a las clases bajas y a la delincuencia, pero convertidas en objeto de deseo en la actualidad. Lou Stoppard indaga en los secretos de esta prenda básica en nuestros armarios 

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

El museo Het Nieuwe Instituut presentó en Rotterdam a principios de diciembre “The Hoodie” una exposición en honor a las sudaderas con capucha, adentrándose en las complejidades de una prenda continuamente en evolución, dirigida por la curadora Lou Stoppard.Los medios fueron los causantes de la mala fama de la sudadera con capucha, ligando a una imagen de delincuencia, criminalidad o rebelión; pero al mismo tiempo, revistas ilustres de moda la catalogaba como tendencia, y en los últimos 90 años, las sudaderas con capucha se han convertido en una prenda de vestir básica en nuestros armarios y muchos grandes diseñadores de moda las incluyen en sus desfiles. Desde su aparición a principio de los años 30, de la mano de Champion con un nuevo estilo práctico para la clase obrera (blue-collar workers), las sudaderas con capucha han dejado atrás sus inicios humildes para convertirse tanto en un emblema de delito como pasar a ser una prenda de lujo.

Piezas de Rick Owens, Helmut LangA-Cold-Wall*, Off-White se pueden encontrar en The Hoodie, mostrando cómo esta prenda clásica ha sido reinterpretado por grandes diseñadores. También Raf Simons forma parte de la exposición, diseñador que siempre ha creado teniendo muy de cerca el espíritu juvenil haciendo de las sudaderas con capuchas el foco de sus colecciones; o Vetements, marca que sin duda ha propagado la fascinación por las sudaderas en los últimos años. Cerrando la exposición tenemos a Devan Shimoyama con una sudadera floral en tributo a Trayvon Martin, un estudiante de secundaria afroamericano asesinado en 2012.  Por otro lado, la exposición cuenta con las obras de artistas como David Hammons, Sasha Huber, Lucy Orta y Thorsten Brinkmann, sobre fotografía, materiales impresos o historia de la vestimenta. Una serie de videos cortos obra de Bogomir Doringer tratan el tema de las caras tapadas y el anonimato en el arte. Angelica Falkeling presenta una instalación sobre la producción de algodón y la cantidad de sudaderas que se fabrican al año.

Esta dualidad y peso político de la sudadera con capucha, son los factoes que han llevado a Lou Stoppard a realizar la exposición, indagando en los mitos y leyendas de esta prenda unida tanto a códigos de vestimenta y estilo, como a circuitos cerrados de televisión y vigilancia, pasando por la subcultura y cultura musical, estereotipos, racismo, e incluso sostenibilidad en la producción dentro del mundo de la moda o leyes sobre vestimenta.En los últimos años, las sudaderas con capucha han estado en centro de manifestaciones y protestas, como en 2006 cuando el partido conservador de Reino Unido lanzó una campaña bajo el nombre “hug a hoodie” entorno a las injusticias sociales, el crimen juvenil y la violencia; o como símbolo de protesta contra el racismo a raíz de casos como el de Trayvon Martin en Estados Unidos. Pero se mire como se mire, y a pesar de que las marcas las hayan puesto “de moda”,  las sudaderas son aún un estereotipo.

“The Hoodie” pone sobre la mesa todos los tópicos que rodean a las sudaderas, con la esperanza de abrir debate y cuestionar normas y prejuicios. 

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

The Hoodie 2019. Fotografía de Johannes Schwartz.

 

 

thehoodie.hetnieuweinstituut.nl