¿Qué c*ño es el Kombucha?

01 / 09 / 2017
POR Kike Adela

Tras el matcha, la kale o el agave, llega directo desde L.A el Kombucha.

Más de uno que se considere foodie o siga a un par de bloggers #instahealthy habrán oido esta palabra, kom-bu-cha. ¿Pero qué es realmente?

El Kombucha es una bebida de té fermentada, cuyo nombre probablemente proviene del japonés, konbu ‘alga’, y la terminación cha ‘té’, o sea ‘té de alga’. Pero lejos de corresponderse con el mundo marino, esta bebida se prepara con una infusión de té, azúcar y el elemento sorpresa; un SCOBY.

SCOBY es el acrónimo de “Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast”, o sea, cultivo simbiótico de bacterias y levaduras, que conviven de forma armoniosa en forma de moco flotante sobre el té. Su textura gelatinosa y semi translúcida recuerdan a una medusa, y las bacterias que la componen se alimentan del azúcar (sacarosa) con la que se endulza la infusión. Si recibe alimento continuamente seguirá creciendo y alimentándose sin fin, por lo que a veces también recibe el nombre de “hongo de la inmortalidad”.

Este tamagochi bacteriano fermenta el té y le aporta acidez y burbujas, por lo que a muchos les recuerda a un refresco y encuentran en el kombucha una alternativa más saludable. A través de la fermentación, esta bebida adquiere incluso un ligero porcentaje de alcohol, que en la mayoría de los casos no llega a ser considerable y por lo tanto, se comercializa como una bebida normal.

Pero entre todas sus características, hay un factor que ha sido determinante para llevar al kombucha a la fama: sus beneficios para la salud.

Como otros productos fermentados, este té contiene probióticos, unas bacterias que mejoran nuestra microbiota intestinal, y evitan que otras bacterias dañinas se implanten en nuestro sistema y ejerzan funciones negativas, actuando como una barrera ante gérmenes patógenos. Sus beneficios se centran en una mejora de la salud intestinal y de la función inmunitaria, asuntos que interesan a muchos, y sobretodo ahora, cuando los consumidores han elevado su interés por los alimentos y bebidas nutricionalmente beneficiosos.

Conscientes de ello, en América, empresas como PepsiCo compraron la marca de bebidas Kevita, una productora distribuidoras de bebidas probióticas, entre las cuales se encuentra el Kombucha. Pero su precio en supermercados es relativamente alto, y muchos se animan incluso a preparar esta bebida en casa.

Auténticos devotos han creado foros para compartir información, consejos y #allthingskombucha. En estos grupos (en España también tenemos uno) también se buscan y ofrecen SCOBYS, ya que al crecer sin límite y ser una colonia de diversos organismos, se puede trocear, y un cachito continuará vivo y con la capacidad de fermentar té y convertirlo en el preciado líquido.

Ya sea por su sabor, las burbujitas o por el intrigante moco flotante, el kombucha se aproxima peligrosamente a las neveras de los hipsters Europeos. El té sin SCOBY ya es cosa del pasado.

#VeinFood