Man Repeller: cuando el blog trasciende a la influencer

05 / 09 / 2017
POR Clara Méndez

“Man Repeller es una voz importante de nuestra generación y quiero que continúe siéndolo conmigo o sin mí”

 

 
Incluida en la lista Forbes como una de las 100 personas más creativas del mundo, Medine lanzó Man Repeller como una ventana para promocionarse y conseguir un buen trabajo en el mundo editorial pero nunca tuvo la intención de sacar beneficio económico. Su ingenio y su mente brillante lograron que sus expectativas se multiplicaran exponencialmente y lo que comenzó como un blog de estilo personal es hoy todo un imperio considerado por muchas como una biblia de la moda.

En una entrevista concedida a la revista Fashionista, Leandra Medine confiesa que su mayor deseo es que Man Repeller pueda continuar su legado aunque ella no esté en el proyecto: “Man Repeller es una voz importante de nuestra generación y quiero que continue siéndolo conmigo o sin mí”

Lo que comenzó como un blog en el que se comentaban las tendencias combinado con imágenes de la propia Leandre, es ahora una plataforma a la que acuden mujeres que se sienten identificadas con su filosofía.
 

 
Leandra Medine abrió su blog en el momento justo, cuando internet no estaba tan saturado y las influencers no se contaban por millares. Un buen ojo para los negocios, un punto de vista propio de la moda y buenas dosis de creatividad fueron los ingredientes que le ayudaron a despegar su blog de estilo en 2010.

Sin embargo, no todo ha sido Man Repeller en la vida de Leandra Medine. El primer contacto de esta periodista neoyorkina con la blogosfera fue durante un semestre de intercambio en París cuando lanzó ‘Four Months in Paris’, un blog en el que escribía acerca de su experiencia como estudiante de periodismo en la capital francesa y que le permitía libertad estilística. “El hecho de poder escribir sin que nadie corrigiese mis piezas antes de ser publicadas me hacía sentir súper liberada”.
 

 
Cuando regresó a Nueva York, Leandra cambió el nombre del blog a ‘Boogers + Bagels’ que funcionó durante dos meses hasta que finalmente despegó Man Repeller. Este curioso nombre-literalmente repelente de hombres- tiene detrás una anécdota personal de Medine: tras una ruptura sentimental, Leandra quedó con su mejor amiga para analizar cuál era su problema con los hombre y juntas llegaron a la conclusión de que su manera de vestir repelía a los hombres.
 

 
Con la llegada de Instagram, Man Repeller tuvo que reinventarse o morir y Leandra Medine optó por lo primero. Contrató un equipo de periodistas y en 2012 el blog desapareció para convertirse más bien en una revista de moda online difícil encasillar ya que su web se define como una comunidad global de personas inteligentes, interesantes y con inquietud que saben que la moda, el humor y la inteligencia pueden coexistir.
 

 
A sus 28 años, Leandra, además de haber creado Man Repeller, ha escrito un libro:Man Repeller: Seeking Love, Finding Overalls y ha sacado su propia línea de zapatos.

Man Repeller