Mitos sobre la leche de soja ¿Mala o milagrosa?

20 / 10 / 2017
POR Kike Adela

La leche bovina tiene competencia y se llama soja.

La popularidad de las bebidas vegetales no ha parado de crecer en los últimos años. Han pasado de ser un producto desconocido y disfrutado únicamente por hippies a ser una opción disponible en cualquier supermercado. Arroz, almendras, avena, avellanas, quinoa… Mil y un cereales y semillas más son ahora parte del catálogo de opciones que han conquistado nuestras neveras, pero hay una indiscutible ganadora: la leche de soja.

Con el éxito llegan las críticas, son incontables los mitos y dudas que rodean a esta bebida alternativa: Que si es transgénica, que si da cáncer, que no aporta calcio… ¿Pero son estos datos realmente ciertos? Con la ayuda de la nutricionista Lucía Martínez del blog Dimequecomes vamos a dar respuesta a la incertidumbre, ¡no más mitos sobre la soja!

Es transgénica:
Muchos relacionan el maíz o la soja a los transgénicos, y es de esperar, ya que estos están en el top de la lista de alimentos transgénicos más cultivados. Además en España, nos encargamos de producir el 95% de los transgénicos que se comercializan en Europa, así que no está de más ir con cuidado. 
Sin embargo, la legislación en la EU obliga a etiquetar los transgénicos de consumo directo humano, así que cualquier producto de la soja, como bebidas, tofu o harina tendrán que ser etiquetados como transgénicos si los contienen, sino, no son transgénicos.

Donde si encontraréis transgénicos sin avisar es en la carne o leche, ya que los animales provenientes de ganadería intensiva son alimentados con piensos, que casi siempre, contienen transgénicos. ¿Cómo evitarlo? Comprad eco, o dejad de comer carne ¡y pasaros al tofu!

Via @vilonious

La leche de soja no aporta calcio, no es buena para los huesos…
Muchos substituyen la leche de vaca por bebidas vegetales, y dentro de las opciones que encontramos en el super, la bebida de soja es la más popular y similar a la leche común por su contenido proteico. Pero más allá de los mitos, el aporte de calcio no es un problema, la gran mayoría de leches vegetales son enriquecidas con este mineral (y a veces otros nutrientes, como vitamina B12), que aportan valores similares o incluso superiores a la leche de vaca. El calcio y la soja son #BFFs!

Beber soja produce cáncer:
Hay infinidad de estudios sobre la relación entre el consumo de productos de soja y el cáncer, pero estos son específicos, y se centran en determinados tipos de la enfermedad. Podéis leer más detalladamente sobre los resultados de varias investigaciones en este post, pero generalmente, el consumo de soja como alimento se relaciona positivamente contra el cáncer, sobretodo a nivel preventivo, por lo cual no hay nada que temer.

Deforestación:
Una vez pidiendo un café, me sentí “vegano justiciero” y me quejé a la camarera por no tener leche de soja. Esta resultó a su vez ser la dueña del local y para mi sorpresa respondió;
– Es que estoy un poco en contra de la leche de soja…
– Eh? Le contesté.

Ella defendió su postura diciendo que la producción de esta legumbre es una de las mayores causas de deforestación así que se negaba a servirla. Y estaba en lo cierto, pero no del todo… Según Greenpeace, en los últimos tres años se han destruido 70.000 km2 de selva amazónica, el equivalente a 6 campos de fútbol por minuto, y gran parte de esta destrucción se debe a la expansión de los cultivos de soja.

Pero esta soja no es la que consumimos en bebidas vegetales, sino en la leche común. Para obtener leche de vaca, se necesita muchísima mas soja para alimentar al ganado que para producir cualquier bebida vegetal, por lo que si estás en contra de la deforestación, tendrías que dejar de servir leche de vaca y no de soja…

En fin, parece que la soja no es tan mala como la pintan, ni tan milagrosa como nos gustaría, es una humilde legumbre muy resultona, fin. Quizás los mitos provengan de la envidia, ¿Qué otro alimento puede ser tofu, tempeh y leche a la vez?

#VeinFood