‘Take it back’, cuando el amor no entiende (de límites)

06 / 11 / 2017
POR Mar García Zarco

La fotógrafa Camila Fálquez, la compositora musical Emily Ritz y el coreógrafo Lobadys Pérez se unen en un proyecto que busca romper barreras en muchos sentidos.

 
 
Cuando Emily Ritz terminó de producir su primer disco se lo hizo llegar a Camila Fálquez, quien quedó prendada en el acto por una de las canciones -“Take it back”- y no dudó en ayudarla para producir el videoclip. “Cuando Emily me pasó la canción, me pareció evidente que quienes tenían que poner movimiento a su música eran los bailarines de Lobadys Pérez, de la compañía Periferia. Fue algo demasiado orgánico y simple. No sólo nos entendimos increíblemente bien, sino que generamos una pieza que representa el arte de los tres a la perfección”, nos cuenta Camila.

Sin duda hay un gran trasfondo en este proyecto en el que se han juntado tres artistas muy diferentes como Emily Ritz, Camila Fálquez y Lobadys. La unión de estilos, de personalidad y de puntos de vista han hecho que cada uno aporte lo mejor de sí y así lo plasman en esta obra audiovisual. “El proyecto surgió de mis ganas de darle movimiento a la música de una mujer con limitaciones físicas. Surgió también por mi admiración tanto por Emily como por Lobadys, por sus causas y por lo que luchan ambos como artistas en lugares tan distintos del planeta. Haber hecho este video, en sí, ya para mí es de los mayores éxitos de mi carrera.”

“Conozco a Emily desde que me mudé a Nueva York hace casi seis años, he visto cómo ha luchado contra su enfermedad crónica a través de su arte, siempre me ha inspirado profundamente.” Es la primera vez que Camila trabaja con Emily, pero no dudó en colaborar con ella y ayudarla a darle movimiento, junto a los bailarines de la compañía Periferia, en su nuevo videoclip, con cero presupuesto, reivindicando la feminidad y rompiendo con nuestras limitaciones. El resultado: los cinco bailarines de la compañía Periferia le regalan ese movimiento a Emily al ritmo de su voz.

En cambio no es la primera vez que la fotógrafa trabaja con el coreógrafo y por eso no se pensó dos veces ir hasta Cartagena de Indias para que él pudiese ser partícipe de este proyecto tan especial para Camila. “A Lobadys lo conocí en Cartagena, de donde soy originalmente, y nuestro amor y compatibilidad artística fue de otro mundo. Lobadys es el fundador de la compañía de danza Periferia, puntera en Colombia no solo por su lenguaje y movimientos, sino también por tener una fuerte carga política en sus obras en que habla de postcolonialismo y los conflictos de raza”

“Este proyecto es el resultado de la colaboración entre una artista visual y compositora musical, un coreógrafo y una fotógrafa. Es una colaboración en la que cada uno puso su visión y se dejó influenciar por el otro a partes iguales. Yo llegué a Colombia influenciada por la paleta de color de Emily y buscando los movimientos de Lobadys. Lo que yo traje al proyecto fue la visión de una pareja bailando en un espacio infinito. Quería una sinergia entre sus cuerpos, quería que fuese atemporal, y fue Lobadys el que propuso introducir más bailarines, porque como dijo con toda razón, el amor no entiende de genero ni color. Con lo cual, creo que en este caso, los referentes somos nosotros mismos y lo que nos inspiramos mutuamente. Fue una colaboración de verdad.” Con estas palabras Camila nos presenta su nuevo proyecto que está influenciado por tres culturas y puntos de vista diferentes, en el que todos los partícipes tuvieron que dejarse llevar por las ideas e influencias de los demás.

 

 

 

www.camilafalquez.com