Estrenamos ‘Tú Mente y Yo Corazón’, el nuevo videoclip de Sofía Coll

19 / 05 / 2020
POR Pilar Ramón

“Es el reflejo de una discusión interna que tengo constantemente: Lo que siento realmente vs. Lo que creo que esperan de mí o lo que creo que es correcto”

Sofía Coll es una artista barcelonesa de 21 años canta, actúa, baila y compone sus temas. Quizá por ello su nombre resuena cada vez más alto en la industria musical. Hoy, Sofía presenta el videoclip del tema ‘Tú Mente Y Yo Corazón’ en exclusiva en #VEINDIGITAL. Hablamos con ella para saber más sobre el tema, su vídeo y conocer a la artista en profundidad.

‘Tú Mente Y Yo Corazón’ “es el reflejo de una discusión interna que tengo constantemente: Lo que siento realmente vs. Lo que creo que esperan de mí o lo que creo que es correcto” según nos cuenta la autora. Pero este mensaje no lo transmite solo la letra o la melodía, sino que se palpa en el video dirigido por Jordi Estrada.

El videoclip de ‘Tú Mente Y Yo Corazón’ tiene una estética cuidada y contrapone imágenes de la artista rodeada de bailarines y en otras en solitario. “Vendría a ser ‘la realidad’: mi yo empoderado teniendo ese dialogo interno y llegando a una conclusión” nos cuenta.

Para aquellos que aún no conocen a Sofía Coll os podemos adelantar que se describe como una artista versátil, que participó en La Voz Kids con solo 14 años, que se ha formado en teatro musical y que dentro de poco podremos tener un álbum de la joven entre nuestras manos. Pero si lo que quieres es conocer todos los detalles en profundidad sigue leyendo porque Sofía tiene mucho que contar.

 

Tú nombre empieza a resonar en la industria musical con mucha fuerza, pero para aquellos que no te conozcan ¿Cómo describirías a Sofia Coll?

Me describiría como una artista versátil a la que le gusta experimentar, jugar y reflexionar sobre la realidad; una persona que no juzga a nadie por ser diferente y que odia las injusticias. De actitud positiva y muy perfeccionista, lucho por ofrecer siempre lo mejor de mí misma.

Un punto de confluencia entre lo chic y fresco con lo sensual y pasional. Siempre he sido una mezcla entre dos mundos: he crecido en las calles de Barcelona (en la zona del Raval – Poble Sec) y he visto de todo, pero en cambio siempre he tenido muchísima educación escénica e interés por lo intelectual por propia elección. Esto me ha hecho ser quién soy hoy en día artísticamente. Soy fan de los opuestos y de las mezclas, lo que suele ir separado me parece interesante y voy a intentar luchar por lo impredecible.

¿Quiénes son tus fuentes de inspiración?

Mis fuentes de inspiración son muy variadas y cambiantes: tengo referentes claros como la performance que ofrece Beyonce en sus shows, la frescura de Masego o la calidad musical de Jorja Smith, Mahalia o Teyana Taylor. A parte de iconos que admiro como Christina Aguilera, Etta James o James Brown, entre una larga lista de miles que me han acompañado durante mi primer contacto con la música. Uno de mis pasatiempos favoritos es escuchar playlists aleatorias; encuentras auténticas joyas.

Además, soy una persona muy observadora y que me dejo modificar por el entorno. Aquello que me cuentan, aquello que oigo, las emociones, las sensaciones, los olores, los recuerdos, las creaciones ajenas… son mi fuente de inspiración más real y tangible. A la hora de componer, intento no fijarme en nada existente y fluir con el sentimiento, inspiración y mensaje del momento en concreto. Creo que de esa manera consigo siempre hacer algo fiel a mí misma.

Sabemos que participaste en La Voz Kids y te quedaste a las puertas de entrar en OT ¿Cómo crees que han afectado estos episodios a tu carrera profesional?  

Estuve en La Voz Kids cuando tenía catorce años, sin saber muy bien dónde me estaba metiendo y sin creer en absoluto en mis facultades.  Aunque con esa edad opté por terminar mis estudios y vivir mi adolescencia, sí que le estoy agradecida al programa por la autoestima, tablas y confianza que significaron para mí como efecto colateral. Suena estúpido, pero a veces necesitas que alguien externo te dé un pequeño empujón para creer en ti misma. Estoy segura que no sería la misma persona si no hubiese participado.

Operación Triunfo fue el pasado 2018 y no considero que afectara mucho mi carrera profesional. Supongo que sí me generó más ganas de sacar todo lo que tenía compuesto, pero, sobre todo, me hizo conocer gente increíblemente talentosa que también se está haciendo un hueco en el panorama musical actual como Rakky Ripper, Cristina Len o Ana Nieto, con las que mantengo contacto y amistad actualmente.

También te has formado en teatro musical ¿qué te ha aportado? ¿tienes algún proyecto a la vista?

Sí, me formé en teatro musical porque siempre me han chiflado los musicales desde muy pequeña. Empecé a bailar, pues no me imaginaba en un lugar que no fuese el escenario. Siempre pensando en el futuro, ya le daba vueltas a como defenderme encima de un escenario, ya fuese en un musical o como solista. Tenía claro que mis shows no se iban a caracterizar por estar en el medio del escenario sin hacer nada, sino que iba a ser una obra en su totalidad.

Le estoy muy agradecida a mi formación de teatro musical porque me ha aportado muchísima disciplina en todo lo que hago manteniendo la pasión y la ilusión por ello. Me ha dado una base muy interesante sobre la que voy construyendo nuevas capas y etapas.

¿Cuál es la obra musical en la que te gustaría participar?

Tengo una larga lista, pero me moriría por encarnar a Sandy en Grease, la verdad. Sería un sueño hecho realidad.

Desde pequeña te ha apasionado el mundo de la música, pero ¿Cómo surgió la oportunidad de grabar tus propios temas?  

Hace dos años que trabajo con un productor: Tony Lenz. Me contactó vía mail interesado en trabajar conmigo, nos entendimos, y nos pusimos a trabajar. Fue entonces cuando mis maquetas amateurs de habitación se empezaron a hacerse tangibles y a coger una sonoridad más realista.

Has sacado distintos temas como ‘Before I Forget What’s Love’, ‘Lost Myself’ o más recientemente ‘Never Ending Game’. ¿Podrías hablarnos un poco de ellos? ¿Qué evolución notas desde el primero al que hoy nos presentas?  

Estos dos años han sido un proceso de experimentación y de búsqueda constante.

De hecho, soy partidaria de que este proceso no acaba nunca y creo que es lo interesante y lo apasionante de una profesión artística; estás en constante cambio, conflicto y escucha. La mayoría de veces te sorprendes y eso es lo bonito.

‘Before I Forget What’s Love’ y ’Lost Myself’ nacen como necesidad de contar una historia que, por desgracia, siempre se repite: las relaciones tóxicas, la dependencia y la pérdida de uno mismo. Ya sea a nivel amoroso, familiar o de amistad. Yo por suerte no he sufrido ninguna demasiado abusiva, pero sí que tengo gente muy cercana que está o ha estado en situaciones bastante complicadas. Creo que es mi deber como artista el intentar ayudar a mis oyentes a ver su realidad desde otra perspectiva y empoderarles.

‘Never Ending Game’ salió a principios de marzo y forma parte de un álbum inédito que esperamos estrenar en septiembre. Definitivamente, es un tema que tiene más maduración: en él hablo del amor desde la verdad, la honestidad y la autoestima. “Hay algo que hace que este amor no pueda ser, pero si los dos no estamos dispuestos a implicarnos y sacrificarnos al mismo nivel, no vale la pena: me quiero más a mi misma”, es lo que viene a decir ‘Never Ending Game’ Con una sonoridad pop que recuerda a los clásicos del RnB de los 2000, influencias familiares para todos que hacen el tema acogedor e intimo.

¿Tienes pensado sacar un disco pronto o continuar lanzando singles?  

¡¡Sí!! Como ya te he comentado: tengo pensado sacar disco, si todo va bien y si el COVID-19 me deja: en septiembre. ‘Never Ending Game’ y ‘Tú Mente y Yo Corazón’ forman parte de este disco. Venimos pisando fuerte, con algo muy fantasioso y bailable. La verdad es que me muero de ganas de que salga ya.

Centrándonos en el tema que presentas hoy ¿Qué quieres contar con ‘Tú Mente Y Yo Corazón’? ¿Qué la inspiró?  

‘Tú Mente y Yo Corazón’ es el reflejo de una discusión interna que tengo constantemente: “Lo que siento realmente vs. Lo que creo que esperan de mí o lo que creo que es correcto”. Así pues, este tema habla sobre romper con esto: escucharse, respetarse y estar en paz con una misma consiguiendo la conexión y la estabilidad entre estas dos partes de nosotros que frecuentemente confrontamos de manera errónea.

En cuanto al vídeo, ¿de qué manera apoya la historia? ¿qué puedes contarnos de su estética?

Intento que mis vídeos tengan una estética muy cuidada ya que entiendo como obra artística el conjunto audiovisual. En el videoclip, los bailarines representan (a través de sus movimientos) la parte racional y la parte emocional; las vocecitas con las que discutimos a diario. Mientras que la parte donde aparezco yo sola vendría a ser “la realidad”: mi yo empoderado teniendo ese dialogo interno y llegando a una conclusión.

Lo que también me gusta es que cada uno se puede llevar esta canción a su terreno, ya que es fácilmente extrapolable a una discusión/conversación con una tercera persona. Suelo hablar mucho de la vida y hacer un trabajo de reflexión, conocimiento y escucha propia.

Algo en lo que nos hemos fijado especialmente es en los estilismos ¿Cómo dirías tú que ayudan estos a crear el ambiente del video?  

Tuve el maravilloso placer de trabajar con Oriol Robert, quien ahora se ha convertido en amigo, ayudándome a comunicar mi discurso interno con los estilismos utilizados (conocimiento del que yo carezco). Es evidente que la ambientación del video no sería la misma sin todos los elementos que entran en juego en la puesta en escena, entre ellos el vestuario. Polvi, un intimo amigo, también tuvo un papel muy importante caracterizando a los bailarines para que quedaran en harmonía.

¿Cómo ha sido trabajar con Jordi Estrada?

Ha sido una experiencia nueva, divertida y gratificante. Estoy muy contenta con su trabajo, aunque no tenía dudas de que lo iba a estar. Jordi suele hacer trabajos tirando hacia una estética más urbana y creo que la mezcla con mi esencia pop ha funcionado muy bien. No queríamos hacer un videoclip porque sí, sino narrar e intentar ir más allá. Para hacer eso, los dos nos sentamos a hablar sobre qué veíamos y qué nos transmitía la canción. Una vez identificada la línea a seguir, decidimos cómo lo íbamos a capturar; qué elementos eran clave y cómo lo podíamos abordar con los recursos que disponíamos. Y aunque el tiempo fue un poco en nuestra contra, juntos y con la ayuda de Maria Salarich (la coreógrafa), hicimos la pieza que podéis ver.

Créditos:

Video dirigido por Jordi Estrada

Estilismo de Oriol Robert

Prendas de Victor Von Schwarz y Nike Sportswear 

Suscríbete a nuestra playlist en Spotify para saber lo que escuchamos en nuestra oficina. 😉