Navxja, la artista tierna y vulnerable que canta sobre amor y heartbreak

23 / 02 / 2021
POR Gabriella Nuru

Artista multidisciplinar afro diaspórica, con tan sólo 24 años años ya tiene cuatro EPs. Pese a que es fiel a su esencia indie, desdibuja continuamente las barreras de lo que es ser una creadora negra en la actualidad. Hablamos con ella.

Escuchar a Navxja es sumergirte en un mar de sensaciones. Ella lo sabe y no le da miedo hablar de cómo mostrarse vulnerable hacia los demás, pues le hace sentirse más humana y real. Su voz transmite una nostalgia onírica de otros tiempos. Te encuentras frente a una artista sincera que con diferentes letras, contextos y sentimientos te brinda un reflejo nítido de ella misma siempre.

Compone desde lo intuitivo, centrándose en vivencias que le han marcado o cosas meramente anodinas pero que en su música toman peso y se vuelven relevantes.

Navxja sabe bien lo que quiere y que el camino no es un campo de flores, sobre todo con toda la oferta de artistas que hay. Sin embargo, no tiene en mente dejar que los inconvenientes la detengan. Para ella dedicarse a la música es terapia y eso ya hace que el camino valga la pena.

Así, esta artista multidisciplinar afrocolombiana de 24 años, criada en el extrarradio de Madrid muestra con ternura y mucho tesón que pese a no formar parte del imaginario colectivo de cómo debe ser una artista negra, sabe que es hora de romper estigmas. Ella está contenta de estar lográndolo como nuevo fichaje de Snap! Clap!.

Hablamos con ella sobre lo que le inspira, su último EP, la importancia de la representatividad y sus planes para el futuro.

Cuéntanos un poco de ti y tus orígenes.

Soy Escorpio. Nací en Colombia, mis padres son concretamente de la zona del Chocó. Yo nací en Bogotá pero toda mi familia es de allí y vine a España con 4 años, concretamente a Madrid. 

¿Cómo surge el nombre de Navxja?

El nombre de Navxja un día me vino sin más a la cabeza y me di cuenta que tenía muchísimo sentido que me llamara así. No tenía ningún precedente pero me cuadró y me sentí súper conectada a ese nombre.

¿Cuándo empezaste a interesarte por la música y cómo definirías tu estilo?,  ¿lo define algún género musical concreto?

Siempre me ha gustado la música muchísimo. Siempre he sido fan de les cantautoras y de las chicas que hacían música. Cuando era pequeña escuchaba muchísimo a Shakira, a Laura Pausini y todo este tipo de géneros. Ya de adolescente, a los 14, me pillé mi primera guitarra y empecé a hacer mis primeras canciones, bastante cutres, pero poquito a poco.

En cuanto al estilo, ahora mismo estoy probando con muchísimos sonidos distintos: desde la bossa nova de Limão a  cosas más electrónicas, a cantautora clásica o algo más rocky como Amor de Verano… no sé estoy buscando mi estilo. Pero sobre todo diría que siempre me centro en la vulnerabilidad y en mis experiencias personales o en cosas que puedan conectar conmigo.


¿Cómo influyen tus orígenes en tu música?, ¿Juega un papel importante el hecho de haberte criado en Madrid?

De momento no he explorado con cosas muy clásicas o que pudiesen recordarme a orígenes más latinos como por ejemplo salsa o bachata. Me gustaría hacerlo eventualmente.

Es cierto que hasta ahora sí que he visto que la música que hago es bastante estándar, no tiene una asociación directa con la persona que soy a nivel sonoro y supongo que el hecho de haberme criado en Madrid tiene que ver con eso mucho. No sé, yo me considero muy madrileña y creo que a la hora de cantar todo eso se nota bastante. Siempre menciono Madrid en mis canciones, sus lugares y sus barrios porque realmente es el sitio que he visto y donde he vivido y las experiencias que he tenido son en esta ciudad.

¿Cuáles han sido tus principales referencias musicales?

Shakira. Shakira para mí es la artista más icónica que yo he visto en mi vida a nivel lírico y a nivel sonido. En los años 90 creo que hizo todo lo que hacía falta en la escena musical.

Por otra parte, y esto puede sonar más controvertido, pero Taylor Swift me parece un icono. Lo siento pero es la mejor, no puedo hacer otra cosa más que defenderla.

¿Cómo crees que está el mercado  musical para los artistas racializados? ¿Crees que se puede destacar sin encajar en lo mainstream y no convencional?

Esta pregunta la he respondido en otras ocasiones y siempre digo lo mismo: se espera muchísimo de la gente racializada, que hagamos un tipo de música concreto y cuando salimos de allí resulta bastante raro y la gente no hace mucho caso. Suelen hacer caso solamente cuando hacemos el tipo de música que se espera de nosotros.

A mí me gustaría, y esto es un poco controvertido, encajar en el mainstream. Soy una persona que a nivel más sociopolítico podría estar en los márgenes de lo que es el mainstream y de lo que es lo convencional y normativo pero tengo también derecho a estar en los mismos espacios y los mismos sitios que la gente no racializada, la gente blanca que ya está aquí. Pensar así me parece un acto de resistencia in a way.

Tus letras y tu voz transmiten una dulzura y melancolía totalmente onírica. Personalmente qué buscas transmitir con tu música? ¿Cuáles son tus temas recurrentes? ¿Te basas en experiencias propias o dejas fluir la imaginación?

Como he dicho anteriormente, me gusta transmitir cosas que son verdad, que son vulnerables, que son tiernas, que son ciertas aunque sean mentira algunas cosas concretas. Me suelo basar en mis experiencias personales, en pensamientos que tengo o en cosas que he sentido o en cosas que me gustarían y tengo miedo de sentir. 

Siempre suelo hablar sobre mí porque también creo que es interesante el hecho de que hable sobre mi persona, no a nivel más político sino sobre mis sentimientos más humanos y siempre busco transmitir eso, que la persona que lo escuche diga: vale, esto ha pasado de verdad, eso es real. Hablo de amor, hablo de heart-break, de estar sola, de ser vulnerable, de estar contenta, de no tener miedos. Este tipo de temas son muy viscerales para mí.

¿Cómo dirías que es tu proceso creativo?, ¿tienes algún ritual o manía antes de ponerte a crear o eres más caótica?

Lo que suelo hacer para empezar a hacer música es, básicamente, empezar a jugar con la guitarra. Empiezo a tocar cuatro o cinco acordes sin más y empezar a decir lo que se me pase por la cabeza.

Sobre todo lo hago cuando estoy rayada o cuando se me pega alguna canción o lo que sea. Cojo el móvil, me grabo y estoy con el récord activado, digo lo que se me pase por la cabeza y si me gusta lo escucho, lo guardo y empiezo a apuntar. Así es como empiezo a hacer mi música.

A nivel tema producción, me cuesta un poco más empezar con las letras, siempre suelo empezar con las melodías. Pero sí, es sobre todo guitarra y yo diciendo cualquier cosa que me apetezca decir en ese momento. Un poco caótico puede ser. Tengo muchísimos audios que no he utilizado para nada y que solo ocupan espacio pero ahí están.

Como artista racializada, ¿ves la necesidad o presión de ser política en tu música? o, por el contrario, ¿sientes que lo íntimo y político no tienen por qué mezclarse? Por otra parte, ¿crees, que las personas racializadas tenemos la presión de mostrarnos siempre “woke” y sin derecho a la desconexión?

Yo creo que es importante para mí a nivel artístico mostrarme política: yo soy esta artista, hago este tipo de arte pero soy también esta persona normal y tengo estas inquietudes políticas, tengo estas ideas e ideologías y son las que son y soy súper abierta al respecto y no me importa decir cosas que sean controvertidas si las creo de verdad. 

Pero a nivel musical sí que es cierto que siempre hablo de cosas muy humanas y más puras y menos políticas porque también necesito ese espacio de sensibilidad y retiro que no tengan que ver con las cosas que me pasan como persona racializada constantemente ya que siempre tenemos la presión de estar woke. Si mi música fuera más urbana tendría que estar: oh sí la calle, oh sí tal…

Las cosas que me han pasado son bastante mediocres, cosas que le han pasado a otras personas como que me hayan dejado (risas), pero creo que tengo derecho a contar este tipo de cosas más banales.

¿Qué diferencias podemos encontrar entre tu EP La Playlist triste de volver a casa y Amor de verano?

Sobre todo diría que el sentimiento que hay entre las dos EPs es distinto. En ‘La Playlist triste de volver a casa’, como bien dice el nombre estaba fatal. Lo había dejado con un chico, estaba destrozadísima y fueron canciones de invierno tristes que hice como desahogo desde un lugar triste de despecho:  he estado llorando y lo he estado pasando mal. No puedo coger el metro sin pensar en ti, no puedo aguantar en el metro sin echarme a llorar como una cría.

Y en ‘Amor de Verano’ lo escribí durante la pandemia, no están dirigidas a nadie en concreto. Hay retazos de personas que me gustan o personas que han sido algo para mí y cosas sobre mí y sentimientos que tengo de verdad pero es un poco más abstracto. 

Las situaciones, las personas concretas y los espacios son más inventados que en otras canciones que yo he hecho y la música es más de otoño, no tan fría como en ‘La Playlist Triste’. Música de otoño, finales de verano, octubre, noviembre…pero los temas son más nostálgicos, bonitos. No es tanto acordarme de tú y yo estando en la cama y pensando que estarás en otro lado. Es más bien, me acuerdo de tú y yo besándonos en un sitio en Vallecas tomando el helado de piña. Son imágenes distintas a nivel emocional.

Estoy bastante orgullosa de los dos y creo que también es interesante que ‘Amor de Verano’ vaya dirigido a una chica, La Playlist es sobre un chico… son sentimientos súper opuestos. Hay rencor en el primero y más perdón aunque haya salido mal en lo segundo. Es interesante ese juego.


Ahora estás respaldada por la discográfica Snap! Clap! detrás de tu música. ¿De qué manera te apoyan? 

Yo les fui a buscar a ellos porque me encantan, me parecen geniales y la gente con la que trabajan es gente chulísima. Les escribí mails, hablamos por zoom cuando estábamos en medio de toda la pandemia en mayo y ellos me propusieron apoyo a nivel producción algo en físico y prensa y me pareció suficiente y genial. Me dan total libertad creativa, la forma de comunicarnos es súper chula. Me siento súper a gusto. Me ha dado mucha seguridad saber que, dentro de lo que hemos hablado del mainstream, alguien se haya decantado por mí y haya visto que puedo valer.

Me siento muy a gusto con ellos, por su confianza y consejos. Me ponen un poco de presión por las deadlines: saca esto para entonces, tienes que currarte lo otro un poquito más… y me hace querer elevar un poco más lo que yo hago.

En un año marcado por la pandemia, ¿qué peso crees que tienen las redes para conectar con la gente y crear una red más extensa?

Tiene mucho que ver con lo que acabo de comentarte de Snap! Club!. Yo contacté con ellos, llevaba un tiempo poniendo mis cosas en Spotify porque antes solo lo metía por Soundcloud y ahora me lo estaba tomando un poco más en serio y quería empezar como a hacer campañas para difundir mis cosas, hacer vídeos, hacer cosas un poco más curradas y las redes para mí han sido esenciales a la hora de conocer a otras artistas que hacen lo mismo que yo, a crear lazos, a crear redes de trabajo, a conocer gente con la que puedo trabajar y hacer vídeos. Este año sin Instagram, sin Twitter seguramente me hubiese vuelto loca y a nivel trabajo me ha ayudado muchísimo poder crear más conexiones. Todo el trabajo que he podido hacer este año ha pasado por ahí: poder tatuar, hacer vídeos o fotos, todo ha sido a través de las redes y me ha dado la vida.

¿Hay alguna otra disciplina que también te guste e inspire? ¿crees que es un signo de resistencia y valor atreverse a explorar múltiples campos artísticos y autodenominarse artista multidisciplinar?

Hacer fotos y generar vídeos, hacer bordados, tatuar…creo que el artista moderno tiene que ser multidisciplinar porque en un sistema capitalista que nos obliga a monetizar y capitalizar todo nuestro trabajo y nuestros hobbies, es inteligente y un arma de supervivencia poder manejarse en diferentes áreas de trabajo y permear nuestra visión a través de diferentes formas y aspectos, es esencial.

Ahora mismo con Matadero estoy haciendo una película, un documental mostrando un poco la escena artística y todo lo que somos capaces de hacer en diferentes áreas y es un ejemplo de esa importancia moderna de hacerlo todo.

¿Hasta qué punto estás implicada en la producción de la música y los visuales?, ¿Tienes alguna colaboración de ensueño?

Hasta ahora lo he hecho yo siempre todo. Sí que es cierto que he contado con la ayuda de algún productor como MYUKO, CarlosDLargo o ayuda de GAZZI que es amigo mío, Turianboy también, pero sí que es cierto que me hago mi música sola, compongo mi música sola en mi habitación, busco mis sonidos yo sola y soy muy autosuficiente para estas cosas porque nunca he tenido dinero para producir nada.

Con los audiovisuales igual. Le pido ayuda a mis amigos; Nenemarica me ha ayudado bastante con todo el tema del fanzine, Álex (Mauss), Blanca Escribano, Megane Mercury y Adria que me ha maquillado alguna vez y han hecho juntos las cosas genial. 

Confío en la gente de mi alrededor para que haga todo según lo que mi música les transmita, pero al final del día estoy yo involucrada en mi música al cien por cien. Es mi música, es mi bebé y quiero estar en todas las partes del proceso y que sea algo mío, algo que me represente siempre.

En cuanto a colaboraciones, me encantaría hacer algo con Megan Mercury, con VVV, con Cruz Cafuné, Anna Cano…estoy obsesionada con ella, necesito una colaboración, además creo que somos bastante parecidas a nivel artístico y poco más.

¿Cómo te ves de aquí a unos años?

(Suspiro) Espero que con un poco más de pasta y salud mental la verdad, pero haciendo mis cosas. No tengo ninguna pretensión de ser una Grammy Award Winner, ¿sabes? Yo solamente quiero seguir haciendo mi música, mis cositas, cada vez un poco mejor, un poco más curradas pero sin ninguna pretensión más que llegar a sitios pequeños, hacer conciertos de vez en cuando, que a la gente le guste mi material y lo reciba bien…no sé. Simplemente eso.

Sigue a Naxja en sus redes: InstagramSpotify