Femme Sapiens: «sobre las mujeres siempre ha caído la culpa»

31 / 05 / 2021
POR Olaya García

Hablamos con la divulgadora artística Helena, detrás de la cuenta de Instagram Femme Sapiens, sobre diosas de la Antigüedad, el rol de la mujer en el arte, feminismo y redes sociales.

Con motivo de su estreno en Patreon, entrevistamos a la Helena, la mente detrás de Femme Sapiens. Una cuenta que a través del humor intenta divulgar conocimiento sobre la historia el arte, poniendo el foco de atención en todas esas mujeres artistas olvidadas. Además, hace un esfuerzo por rescatar la parte de la historia y de la mitología que no se cuenta. Hablamos con ella.

La mayoría de nuestrxs lectorxs te conocerán por Femme Sapiens, y conocerán el proyecto, pero si nos puedes contar un poco de qué va el proyecto.

Femme Sapiens en realidad empezó como una revista, pero no lo podía gestionar yo sola, así que cuando vi que Instagram me daba tantas herramientas se quedó en una cuenta de Instagram. Hay varias vertientes dentro de la cuenta, sobre todo en el feed hay dos tipos de publicación: memes centradas en obras de arte, siempre centradas en temática feminista, porque confío mucho en el poder del humor y en su poder de convicción. Por otro lado, tengo post que utilizo para divulgar sobre la historia del arte pero siempre desde la perspectiva de género. Parto de la bibliografía que manejo y voy dando información sobre cuadros, sobre figuras, sobre mitología, etcétera, pero siempre con perspectiva de género.

Me parece muy interesante lo que haces, sobre todo por ese intento de dar voz a las mujeres artistas, que es algo que no se hace tanto, y me gustaría preguntarte: recientemente en los museos hemos visto muchas retrospectivas sobre mujeres artistas. El Prado, con la exposición ‘Invitadas’ es uno de los ejemplos más sonados. Pero se está haciendo en muchos museos. ¿Crees que es moda o crees que de verdad está habiendo un cambio en la tendencia?

Esto es una discusión muy complicada, me parece importante que el feminismo se ponga de moda, eso no es malo, el problema sería que fueran solo tres señoras gritando por la calle y todo el mundo las mirase raro. Ahora, también hay que mirar de dónde viene el discurso, no es lo mismo que se utilice el feminismo como purplewashing, empresas que para que tu compres utilizan el feminismo, a que venga desde las instituciones culturales. Es muy importante que venga de las instituciones culturales. Pero hay que empezar a mirar cuando las cosas están bien hechas y cuando no, no se puede hacer una exposición de mujeres y luego, todas otra vez a los fondos. Yo creo que hay que ir encaminando para que las cosas funcionen de verdad.

También me gustaría preguntarte por Patreon, porque has estrenado página este año, y este tipo de páginas de mecenazgo son relativamente nuevas en el país, así que si puedes explicarnos un poco cómo funciona y qué ofreces para quienes no la conozcan.

Patreon es una página de mecenazgo que utilizan muchos artistas y gente en general que quiere vender contenido. Me gusta mucho la palabra mecenazgo porque un «mecenas» es el que hace que puedas seguir trabajando. Yo en Instagram trabajo mucho, al igual que otras compañeras, para poder generar contenido gratuito, pero, de alguna manera necesito generar ingresos. Así que Patreon es la manera de trabajar creando contenido de manera remunerada. Yo allí creo contenido exclusivo para mis mecenas. En Patreon tengo 3 niveles: uno donde doy contenido de creatividad, otro de arte con perspectiva de género, y puedes elegir si quieres obtener uno, el otro, o ambos. Esos son los tres niveles.

Cada mes ofrezco un dossier que reciben mis mecenas con tres propuestas de creatividad sobre una temática concreta, o un dossier sobre el tema que hemos elegido de historia del arte con perspectiva de género. Además, lo eligen ellas: hacen propuestas sobre temas y entre todas las propuestas abro una votación y ellas eligen la que quieren cada mes. También, para todos los niveles, hacemos un club de lectura sobre relatos, para que no se agobien con el tiempo, elegimos dos relatos de dos autoras cada mes.

Eso me pareció muy interesante cuando lo vi, cuando vi las propuestas de autoras, porque intentas coger muchas mujeres de los márgenes, me parece muy interesante el intento que haces de salirte del epicentro, de buscar autoras procedentes de países poscoloniales. 

 Sí, aquí hay una cosa muy importante porque siempre lucho contra el discurso oficial de la historia del arte, que es la que nos han contado los hombres, pero claro, lo que a veces no nos damos cuenta es que también hay que luchas contra la historia colonial del arte. Y lo mismo con la literatura. Hay que escuchar todas las voces, porque es la única manera de seguir caminando una misma, de cuestionarse. De hecho, por ejemplo, en el relato que cogimos de Chimamanda Ngozi se creo una conversación muy impactante porque, imagínate, es un relato que cuestiona completamente el privilegio blanco y todas éramos blancas en el club de lectura. Y fue muy impactante decir “mira esto”. Necesitamos leer otras voces, está empezando a hacerse, es muy necesario.

Volviendo a la historia del arte, te acercas en tus temáticas a diosas de la prehistoria y de la cultura grecolatina, has lanzado un dossier ahora si no me equivoco sobre el tema, ¿puedes contarnos?

Lo que propusieron las chicas era hablar de la representación de la mujer en la Antigüedad, ¿qué pasa? Que es inabarcable. Sería un libro, no un cuadernillo. Pero me encontré con una parte que les resultó muy interesante: como la misma diosa, la Diosa Madre, existía en muchas civilizaciones, incluso en civilizaciones que no estaban en contacto entre ellas. Y a partir de ahí cogimos la figura y yo analicé las diferentes figuras que hacían referencia a esta diosa. Empecé por Mesopotamia donde tenemos a la diosa Ishtar, esa misma diosa en Egipto tiene otro nombre, vemos a Isis que va cambiando de nombre, a Ator, luego vamos pasando por Grecia por Roma, y esa misma diosa acoge un montón de diferentes diosas: Venus, Era, Minerva… va cambiando pero al final es siempre la misma idea, siempre hace referencia el poder de las mujeres de crear vida, que al final era algo básico para continuar una creencia importantísima.

Te iba a preguntar alguna curiosidad que nos pudieras contar sobre este tema, aunque creo que ya lo has hecho, pero si tienes algo que añadir que te haya llamado la atención. 

Leía el otro día en un artículo de Cristina Masvidal que me pareció super interesante, porque hace referencia a que cuando se encontraban las venus paleolíticas se estudiaban arqueológicamente y antropológicamente desde el punto de vista masculino. Siempre se ha entendido que eran diosas de la fecundidad, diosas madres, etcétera. Pero la arqueología empieza a tener una vertiente feminista, y se empieza a repensar el entender siempre la figura de la mujer desde la divinidad, y nunca desde la tierra, que las mujeres podamos tener un poder real más allá de la divinidad. Y se empieza a plantear que estas figuras puedan estar hechas por artistas que, al no haber espejos, como están tan deformadas, pueda ser la imagen de cómo las mujeres artistas se veían desde arriba. O también incluso que estas estatuillas significaran una alternativa a la mirada patriarcal del hombre como humanidad, pues que fuera la mujer como humanidad. ¿Por qué no podemos tener el poder en la tierra?

En tu Instagram hay muchos post como dices sobre diosas de la Antigüedad, u otras figuras de la mitología, Lilith, Venus o Medusa, ¿cómo llevas esas enseñanzas a tu vida? Siempre decimos que la historia sirve para aprender sobre el futuro, a nivel personal ¿crees que podemos aprender de estas mujeres? 

No lo había pensado, pero me está viniendo a la cabeza la idea de la culpa. Sobre las mujeres siempre ha caído la culpa, la primera fue Eva. La primera culpable de todos los pecados es Eva, que mordió la manzana. Y yo tengo la sensación de que a las mujeres, desde que nacemos, se nos hace sentir culpabilidad por absolutamente todo. Y esto es un aprendizaje. Yo la culpabilidad me la estoy sacudiendo, estoy empezando a mirarme, y a decir esto está bien, esto otro está bien, estoy aprendiendo a hacerlo. Parece que si no hacemos las cosas de una manera determinada, está mal hecho. Y sí que es verdad que en estas figuras históricas vemos mucha culpabilidad sobre la mujer, el mal sobre el bien. Y me parece super bonita la idea de que mis decisiones, aunque vayan en contra del discurso, o de lo que se espera de mi, pueden estar bien. O que no somos malas por hacer ciertas cosas.

Nunca me lo había planteado antes, pero al final es que todas las figuras de las que hablo están totalmente representadas en la actualidad, me viene la idea de la Virgen María, como es la madre perfecta, abnegada, que hace todo por su hijo. Y parece que las a mujeres no se nos da la posibilidad de elegir entre maternidad y no maternidad. Se está empezando a superar, pero todo el mundo te presiona, como si tus instintos estuvieran mal si no quieres ser madre, y al final esto viene de muy atrás. A las mujeres no se nos permite tener grises, o buenas o malas, o santas o putas, o gordas o flacas. Y cargamos con ello.

Otra pregunta que quería hacer, volviendo un poco a las redes sociales, es sobre tu Instagram porque al final inviertes mucho tiempo, imagino, en formarte en pensarlos, en planearlos. ¿Sientes que los consumidores somos conscientes de todo el esfuerzo que hay detrás? O a veces lo damos por hecho. 

Yo me siento muy bien valorada, si te digo la verdad. Hay una cosa que nos pasa en la redes, que nos sentimos el centro del mundo. No hay que olvidarse de que cuando una le dedica tantas horas a hacer contenido, no podemos olvidar que la gente tiene vida. Cuando subimos un post, que igual nos ha costado muchas horas hacer, no podemos olvidar que igual hay gente que lo valora mucho pero también habrá quien lo pase de largo porque no soy el centro del universo. Sobre todo porque yo lo hago porque me da la gana, especialmente en Instagram que es gratuita. Ahora bien, me siento muy bien valorada, no puedo quejarme. Especialmente los post más informativos, que yo antes los hacía en stories pero después pensé que podía añadirlo a feed. El primero que hice fue Lilith, y fue un boom, que no siempre pasa pero hay determinados post que se han compartido muchísimo. En general estoy muy satisfecha con la respuesta, siempre va a haber haters o gente que no le guste.

Hay una cosa que me pasaba en Instagram, cuando empecé tenía muy poquitos seguidores, y pensaba que me daba pena la gente que tenía muchos seguidores y muy pocos likes, así que me inventé que yo consideraría que la gente está recibiendo bien mi contenido si tenía un 10% de likes de mis seguidores, era mi manera de medir que iba por el buen camino y que lo que hacía le interesaba a la gente. Y más o menos se mantiene, así que estoy contenta.

Una última pregunta que me gustaría hacerte es por nombres de mujeres que te guste su trabajo. Me parece importante en el feminismo crear redes y compartirnos, entonces si hay historiadoras, divulgadoras o escritoras que te gustaría aprovechar para nombrar. 

Sara Rubayo tiene un canal de youtube, La gata verde, es historiadora del arte y hace una divulgación muy guay, no especialmente orientada a la perspectiva de género pero sí hace un esfuerzo muy grande por rescatar artistas. Además está haciendo un trabajo muy importante y muy serio que aún no está en la redes que consiste en que, junto con otras dos historiadoras, han buscado nombres de mujeres para hacer una pequeña recopilación donde aparezcan sus biografías y alguna obra. Con lo difícil que es porque muchas están totalmente olvidadas y sus obras no están digitalizadas, y si lo están es en una calidad horrible. Eugenia Tenenbaum, otra historiadora del arte que hace un trabajo muy importante de divulgación y de feminismo. No tiene nada que ver con historia del arte, pero Luna Miguel, escritora, está hablando de nuestro deseo que creo que es algo muy necesario porque no se habla. La artista olvidada está haciendo un trabajo importantísimo de divulgación de artistas. Hay muchísimas, pero para terminar una importantísima La Roldana, una plataforma desde la que luchan por la revisión de la historia del arte en el curriculum educativo. Por mucho que yo o mis compañeras, divulguemos en Instagram, piquemos piedra, si los niñxs o en la universidad no se enseña, hay un coladero enorme. Hacen un trabajo espectacular para proponer un curriculum revisado para que haya una paridad. 

Créditos:

Todas las imágenes pertenecen a @femme.sapiens
Visita su Patreon en www.patreon.com/femmesapiens