“Fieras, Cuevas, Volcanes” de Little Exhibition

22 / 01 / 2020
POR Peña Fernández

A través de la ilustración y la cerámica, el artista nos presenta un mundo seguro lleno de magia, inocencia y emoción

 

 

Galería Modus Operandi (Madrid) acoge hasta el día 11 de febrero la exposición ‘Fieras, Cuevas, Volcanes’ con la que Little Exhibition, el alter ego del cordobés Pablo Rodríguez, nos muestra su universo donde el sentido de la protección, de la emoción y de la libertad cobra una especial importancia. Para expresar su mundo interior, toma sus mejores armas, el dibujo y la cerámica, y bajo esa perspectiva de, como él mismo reconoce, adulto pequeño o niño grande, nos habla del amor y de la magia en las personas. Los trabajos de Little toleran las imperfecciones, también porque forman parte del aprendizaje, se nutren de la sencillez y desprenden poesía.

Hablamos con él para comprender mejor lo que encierra el trazado de sus dibujos e introducirnos en ese mundo de Fieras, Cuevas y Volcanes, que ahora podemos visitar.

Little con sus trabajos, fotografía de Diego Ruiz

¿Cómo inicia tu gusto por el dibujo? ¿cuándo empiezas a querer compartirlo con el público?

Siempre he dibujado para mí. El dibujo me ha servido como una herramienta de desahogo personal, una forma de concretar ideas y canalizarlas sobre el papel, pero siempre ha sido algo íntimo y personal, nunca pensé que podría dedicarme a dibujar como profesional, a comunicar a través del lápiz y el papel.

Me dedicaba a otras cosas, tenía trabajos temporales e iba enlazando un trabajo con otro. Trabajaba entre otras cosas para otros artistas y por ello, pensaba que era incompatible mostrar mi trabajo. Mi perro tuvo un accidente y tuve que operarlo de urgencia y fue ahí donde se me encendió la bombilla y me lancé a enseñar mi trabajo a través de las redes sociales. Hice una carpeta de dibujos con fotos muy cutres donde vendía mis dibujos muy baratos que se llamaba “estos dibujos son míos, pero prefiero que los tengas tú” y la gente empezó a comprarlos y a encargarme dibujos de repente a una velocidad que no esperaba. Pude pagar la operación de mi perro y de repente me vi metido en un proyecto nuevo. Ahí empezó todo, sin darme cuenta empezé a preparar dibujos, proyectos, exposiciones sobre la marcha. Quién me iba a decir que lo que hacía tenia valor. Me siento agradecido y esto me ha hecho querer y respetar el dibujo cada día mas.

¿Cómo describirías tus ilustraciones?

Mis dibujos son sencillos, tienen poca técnica, mucha intuición y algo de poesía. Trabajo en blanco y negro y tinta sobre papel. Lo hago desde la intuición y disfruto con los errores y las lineas torcidas. Mis dibujos son parte de mí, de mi carácter y mi forma de entender la vida y querer.

¿Qué importancia tiene la escritura en tus trabajos?

La escritura es muy importante en mis dibujos. Cuando estudiaba en la universidad, me hice un blog donde plasmaba pequeños poemas  y desahogos personales, siempre me ha gustado escribir, pero no lo veía como mi herramienta creativa. Créeme, aquello que escribía era muy tormentoso. Por suerte, esos textos y manera de escribir fui combinándolos y fusionándolos con mis dibujos y ahora forman parte de ellos. Actualmente, la escritura sirve como complemento de mis dibujos, cierran el círculo del significado y otras veces, añadir texto a los dibujos cambia totalmente lo que transmiten a primera vista. Me alegra que me preguntes por la escritura, también porque he sido castigado toda mi vida por tener mala letra y ahora presumo de ella, de su rareza y de eso, de que es mía .

¿En qué encuentras inspiración para dar vida a tus ilustraciones?

Me considero un adulto pequeño o un niño grande, de ahí el nombre LITTLE, que es como mis hermanos mayores me llamaban. Hablo del amor, de la luz y la magia de las personas que tengo cerca, necesito respirar fuerte y observar el mundo que me rodea.

Fotografía realizada por Diego Ruiz 

¿Qué pasos sigue tu proceso creativo?

Trabajo por acumulación. Dibujo y escribo a diario ideas sueltas e imágenes que me obsesionan. Poco a poco las voy agrupando en significados y voy desarrollando la idea de un proyecto concreto. Leo, voy al teatro, salgo a bailar y reír con los amigos, de ahí siempre salen cosas que me interesan y las voy guardando en un cajón.

Fotografía realizada por Diego Ruiz 

Consideras que tu estilo y temas han evolucionado con el tiempo? ¿De qué manera?

Sí, a pesar de que llevo poco tiempo dedicándome a dibujar, he notado cómo mis dibujos han ido cambiando en forma, estilo y definición. No me he lanzado a dibujar con color, pero he tocado otros formatos, materiales y técnicas como la cerámica. Todo se puede dibujar, y desde esa premisa me he lanzado a probar cosas nuevas y una de mis favoritas es dibujar sobre cerámica.  Los temas son los mismos, eso sí, no paro de jugar con los rotuladores y en el juego hay aciertos y errores y con todos ellos disfruto y aprendo del proceso.

Fotografías realizadas por Diego Ruiz 

¿Quiénes son tus referentes artísticos?

Me inspiran muchos artistas, no solo de artes plásticas sino escénicas o musical. Para mí es un referente la dibujante Flavita Banana y muchos dibujantes de mi entorno. He trabajado como organizador de exposiciones y eso me ha permitido nutrirme de los procesos creativos y puntos de vista de muchos artistas y eso imprime cierto carácter, pero, sin duda, un artista que considero mi referente principal es el artista David Shrigley, con el que si el quiere me casaría y lo que el quiera. Es increíble.

Tus trabajos han sido expuestos en muestras individuales como ‘Amor, Magia, Infinito’ en la Galería Roja (Sevilla 2016) o ‘El amor es sencillo’ en El Imparcial (Madrid 2016)¿cómo te preparas para ello? ¿A nivel emocional qué sientes?

He aprendido a desnudarme en público. Cuando inauguré mi primera exposición, tuve una mezcla rarísima de emociones. Mi trabajo es emocional, es mío, pero el día que lo publico en redes o inauguro una exposición, pasa a ser de todos. Mis emociones y mi forma de ver el mundo se convierten en algo colectivo y para eso sí que sigo trabajando en saber entenderlo. Las sensaciones y el feedback son increíbles y eso me hace crecer personalmente.

Fotografía realizada por Diego Ruiz 

‘Fieras, Cuevas, Volcanes’ puede visitarse hasta el 11 de febrero en Galería Modus Operandis (Madrid) ¿Cuál es la conexión entre las diferentes ilustraciones que forman la muestra?

‘Fieras, Cuevas, Volcanes’ es un concepto de tres palabras que tienen un significado para mí. Entiendo las fieras como elementos de protección, el volcán es mi universo emocional, todo lo que está dentro y puede salir o manifestarse en cualquier momento;  y la cueva es un lugar seguro, donde nada pueda molestar y donde pueda vivir en libertad.

Son dibujos para la protección; reivindico el amor, la ternura y la honestidad. Mis dibujos son una herramienta naif para defenderme del mundo rápido, gris y hostil en el que vivimos.

Tomemos alguna de tus ilustraciones ¿nos cuentas algo de ellas?

Mis ilustraciones son sencillas, muchas veces no necesitan ser explicadas, pero allá vamos. Nunca las he explicado.

 

 

He ordenado un montón de rocas para que formen una cueva, un lugar tranquilo, solitario y sin alteraciones externas, ahí voy a estar seguro.

 

Siempre he creído que dibujar me salvó la vida. Encontré un camino y una motivación que se ha convertido en mi modo de vida. En este dibujo, la tinta negra abraza a un chico tatuado. Así es como siento que es mi relación con el dibujo.

 

Dibujo mucha cerámica porque para mí es una forma de expandir el dibujo. La cerámica, entre otras virtudes, tiene la de ser frágil; estas personas que abrazan y juegan alrededor de un jarrón sirven como protectores del mismo. Muy frágil – significa que puede romperse y yo quiero cuidar de mí y de todo lo que sea vulnerable.

 

Soy aficionado a ver danza contemporánea y este movimiento es un recurso que suelen usar los bailarines. En este movimiento , con los ojos cerrados, un cuerpo se deja caer sobre el otro y eso es lo que me llama la atención. Es un momento de confianza incondicional, donde tu cuerpo depende del cuerpo del otro.  Es algo mágico que me parece bellísimo.