Marion Dorn: una diseñadora textil adelantada a su tiempo

19 / 10 / 2016
POR Marta R. Ortiz

Icónica por sus alfombras y textiles, Marion Dorn inició toda una revolución en la década de los años 20 al unir arte con decoración.

 

marion-dorn-and-her-fabrics-1

Marion Dorn y sus diseños fotografiada por Horst P. Horst, 1947.

 

Nacida en California, estudió artes gráficas en la Universidad de Stanford. Buscando nuevas inspiraciones, en 1923 Marion viajó a París y fue allí donde conoció a otros diseñadores como Ruth Reeves, Raoul Dufy, o Edward McKnight Kauffer, con el que comenzaría un romance. Así, ese mismo año, Marion y Kauffer se mudaron a Londres, y fue allí donde la artista empezó a convertirse en una de las más importantes diseñadoras de textiles y alfombras de principios del siglo XX, creando incluso su propia compañía de diseño.

 

marion-dorn-london-tube

Tapicería diseñada por Marion Dorn del metro de Londres “Colindale Moquette” 1930.

 

marion-dorn-claridges-hotel-lobby

Alfombras diseñadas por Marion Dorn para el lobby del Hotel Claridges en Londres.

 

marion-dorn-syrie-maugham-white-room

Alfombra diseñada por Marion Dorn que formaba parte de la famosa “Habitación blanca” creada por la diseñadora de interiores Syrie Maugham.

 

Su trabajo llamaba la atención cada vez más, tanto que, en 1925, la revista Vogue presentó 5 de sus batiks, lo que hizo que no sólo sus textiles se pudieran encontrar en las tiendas más especializadas de Londres, sino que, por ser considerados como “textiles modernos”, sus diseños se exponían en galerías y museos.

El trabajo de Marion Dorn siempre se caracterizó por sus fuertes líneas en negrita y sus formas abstractas y geométricas que evocaban a la naturaleza. Muchos de sus diseños también recurrían a elementos marinos como conchas marinas, aves y vegetación. 

 

marion-dorn-collage-1

Diseño de Marion Dorn.

 

marion-dorn-book-of-carpet-designs

Portada del libro que escribieron Marion Dorn y Edward McKnight Kauffer sobre diseños de alfombras en 1928.

 

En 1934, regresó a Estados Unidos donde siguió trabajando, pero, sin duda alguna, Londres fue el lugar que le dio vida como artista. 30 años después, la diseñadora tomó su retiro en Tánger, donde finalmente murió en 1964, dejando en el mundo del arte un sin fin de diseños únicos e innovadores.