‘Mood Swing’, historias sobre adolescencia, identidad y descubrimiento de Leo Adef

15 / 02 / 2018
POR Natalia García

Presentamos en exclusiva el tráiler de la serie Mood Swing, de estreno en Mtv, y entrevistamos a su director.

 

 
Afincado en Barcelona, pero de origen argentino, Leo Adef decidió cruzar el charco para desarrollarse en aquello que más le apasiona: el cine y la fotografía.  Su máxima es contar historias de adolescencia, con una narración intimista, rebelde, oscura y que representa diferentes tipos de sexualidad, amor y amistad, sin etiquetas. Hablamos con él con motivo del estreno del proyecto en el que ha estado trabajando desde hace meses junto a Mtv, ‘Mood Swing’, una serie de aproximadamente 100 vídeos cortos que el canal empezará a emitir este mes en todo el mundo. La trama refleja las diferentes emociones por las que pasan los adolescentes cada día

¿Por qué decidiste dejar atrás Argentina y mudarte hasta Barcelona? ¿Fue algo pasional o premeditado?

Fue algo bastante impulsivo, a nivel personal y en lo profesional me sentía bastante estancado en Buenos Aires y sentí la necesidad de cambiar un poco el contexto. Creo que haberme venido a Barcelona me ayudó mucho a conocerme más a mi mismo y, sobre todo, a poder trabajar en lo que realmente quería contar. Comencé estudiando un máster en dirección de cine y a partir de eso empezaron a llegar diferentes proyectos que se diferenciaban mucho de lo que estaba haciendo allí y que me permitían aportar algo más personal a mis trabajos. También la posibilidad de estar en Europa me permitió viajar mucho y trabajar en diferentes países que si me hubiese quedado allá hubiese sido un poco más difícil.

¿Es difícil abandonar tu casa, tu familia, tus amigos… y empezar una nueva vida?

En mi caso no lo fue tanto, tenía muchas ganas de probar suerte aquí y al llegar me sentí súper inspirado por la ciudad. Cuando llegué no conocía a nadie y obviamente que hay momentos que no están tan buenos y se extrañan muchas cosas, pero poco a poco me fui creando mi propia familia aquí y ahora no puedo estar más a gusto.

Pregunta obligada, ¿por qué elegiste dedicarte al cine y la fotografía?

No se si existió un momento específico en el que tomé la decisión. Desde chico me la pasaba haciendo fotos y videos, creo que se fue dando de una forma muy natural. En la adolescencia tuve una etapa en la que no la pasé tan bien, de mucha introspección, oscuridad y en la que estaba buscando mi propia identidad. En esa época creo que todo tomó mucho más sentido. Ya no hacía fotos o videos porque si, sino que lo que hacía también me estaba ayudando a entender aquellas cosas que no me estaba pudiendo explicar, me ayudó a conocer mucha gente y a experimentar todo lo que no me estaba animando a conocer de mi mismo.

Exploras la adolescencia, la identidad, la intimidad y la sexualidad, ¿cuál es el estilo que empleas para narrarlas? Parecen estar tratadas siempre bajo una estética “marginal” o rebelde, a la que quizás no todo el mundo este acostumbrado.

Intento retratar todos estas historias de la forma en que me hubiese gustado vivirlas a mí. Suelo empatizar bastante con lo que cuento y con los personajes que busco para interpretarlo. Creo que lo que hago no deja de ser un ejercicio para vivir muchas adolescencias que tal vez yo no me animé a experimentar en la mia.

 

 
Tu trabajo te ha permitido explorar tus propias ideas sobre sexualidad, masculinidad y amor, ¿has tenido problemas alguna vez por dar voz a estos temas? En la serie Summer of Love cuentas la historia de dos amantes homosexuales en Barcelona. Incluso en el video musical “Vamp” de Tofel Santana, creaste una historia de masculinidad extrema que se transforma en una orgía.

Para nada he tenido problemas en contar estas historias, de hecho la intención principal de lo que hago es contarlas. El cine, la moda y la fotografía está lleno de gente que retrata identidades y relaciones tradicionales y heteronormativas con las que no me siento identificado. Una de las cosas que más me gusta hacer es darles voz a estas historias así otras personas que tal vez estén pasando por lo que yo pasé en mi adolescencia pueden sentirse identificados e inspirados. Por suerte recibo bastante seguido mensajes de chicos y chicas de diferentes partes del mundo que me comentan justamente eso.

En mis trabajos personales es mucho más fácil hacerlo y cuando son encargos trato de incluirlo todo lo posible y peleo por ello. Por ejemplo, en el último trabajo para Mtv rodamos una historia de amor gay que hasta ahora no lo habían hecho nunca en la comunicación del canal. Espero en mis próximos trabajos seguir ampliando estas identidades y darles cada vez más visibilidad.

 

 

 
¿Representan los medios tradicionales estas realidades o aún no están familiarizados con ellas? ¿Consideras que las redes sociales o las nuevas plataformas digitales sirven como medio para firmar discursos al margen de lo establecido en cuanto a sexualidad?

Los medios tradicionales seguro que están muy lejos todavía de representar esas identidades y realidades, o si las representan lo hacen ¨heterosexualizandolas¨, es decir, presentan historias y personajes gays pero que se casan y tienen hijos mostrando que pueden ser parejas o familias “normales”. Fuera de todo eso, quedan relaciones que escapan de la norma y no se representan. Relaciones de amistad diferentes, relaciones abiertas, poliamorosas, sexualidades más libres y sin etiquetas. En el mundo digital por suerte hay un poco más de lugar para todo esto y algunas marcas y medios se están animando cada vez más a dejarnos explorarlas.

¿Crees que todo el mundo siente nostalgia de la adolescencia? En tu caso, ¿por qué te atrae tanto?

No sé si todo el mundo sentirá nostalgia, pero sin duda parece ser un tema que interesa a mucha gente. Creo que es una etapa bastante clave en la formación de la personalidad, en la elección de quienes te rodean, en la que experimentas muchas cosas por primera vez. En mi caso en particular me interesa por mi propia experiencia personal y también porque me resulta muy interesante conocer otras realidades de chicos y chicas que la están experimentando. Cuando hago fotos o estoy buscando algún chico para algún proyecto me gusta mucho pasar tiempo con ellos, conocer sus habitaciones, sus mundos, sus ideas y te encuentras que cada uno la está viviendo de una forma diferente, como quiere o como puede.

 

 
Científicos de la revista médica The Lancet, han dicho que la adolescencia ahora se extiende de los 10 a los 24 años, etapa que suponía acabarse a los 19 años. ¿Crees que se debe a las expectativas sociales que puedan tener de ellos en lugar de haberse alargado el crecimiento biológico?

Creo que la adolescencia para cada uno es diferente y va más allá de la edad biológica. Es más que nada una sensación y a cada uno le llega esa etapa cuando le llega, o cuando está listo para vivirla.

Hablemos ahora del proyecto Mood Swing para Mtv, ¿seguirá la línea de los vídeos en los que has trabajado hasta ahora? ¿En qué será diferente?

Cuando me llamaron de Mtv, fue porque el concepto que venían trabajando para el canal está muy relacionado a los temas que trabajo en todos mis proyectos. Estaban interesados en retratar las diferentes emociones que sienten los adolescentes y cómo van cambiando de humor todo el tiempo. Encaré el proyecto con la misma visión y sensibilidad con las que encaro mis otros videos. Es diferente en el sentido que fue un proyecto bastante grande en el que había mucha gente tomando decisiones pero creo que logré mantener bastante mi punto de vista.

La serie retrata las diferentes emociones por las que pasan los adolescentes, ¿cuál son aquellas que más se repiten? ¿Y sus principales preocupaciones?

Estuvimos trabajando varios meses en las diferentes emociones, historias y personajes con los que íbamos a trabajar en el proyecto y creo que al final las que más aparecen en esas edades son las que tienen que ver con el amor y la amistad. A partir de esos grandes tópicos se pueden ir encontrando muchos matices y miles de formas que tiene cada adolescente a la hora de vivirlas. Son emociones que están llenas de ilusión, de momentos de felicidad, de inseguridades y preocupaciones.

También has trabajado en moda, y has impartido clase en el Máster Internacional de Fotografía de Moda, ¿cómo es formar parte de este mundo?

Me resultó súper interesante. A la hora de trabajar en moda lo hago de igual manera que cuando trabajo en mis proyectos personales y trato de elegir bien con quien colaborar de acuerdo a lo que podré contar. Creo que las marcas y diseñadores también se están dando cuenta que resulta mucho más interesante contar historias y no intentar vender algo a la fuerza. Por ejemplo, en el último proyecto que hice con Saint Laurent, tuve libertad total para contar la historia que quería mientras que los personajes estén vestidos por la marca. También me parece que está bien aprovechar estos proyectos para seguir contando lo que quiero y llegar a mucha más gente que a la que llegaría con mis proyectos personales.
En el caso de las clases, me gusta mucho la posibilidad de inspirar a otros jóvenes como yo, que se quieren dedicar a esto y siempre hago hincapié en lo importante que es la visión y el punto de vista del artista a la hora de encarar el proyecto que sea.

 

 
¿Algún otro proyecto entre manos? ¿Te gustaría explorar nuevos temas o prefieres seguir trabajando con los mismos?

Siempre estoy con mil proyectos en la cabeza esperando el momento y los recursos necesarios para ir llevándolos a cabo. Aún me queda mucho por explorar sobre los temas que me interesan y mi intención es ir ampliando cada vez más el imaginario para volverlo cada vez más diverso.

Fotogramas de la serie Mood of Swing reaizada por Leo Adef para Mtv:
 

 

 

 

 

 

www.leoadef.com