Woke o cuando se te enciende la bombilla sobre tus privilegios

14 / 01 / 2019
POR Antonina Cupe

El término describe a personas que están al tanto de las problemáticas sociales de hoy en día, incluso si no le afectan directamente. ¿La crítica? muchos les acusan de creerse moralmente superiores.

 

Matt McGorry promocionando un libro sobre el concepto de masculinidad.

 
“Woke” es un término que define a alguien con un nivel de conciencia social propio de un millenial que se precie. Es decir, alguien que se informa y se interesa sobre problemáticas sociales de actualidad. Un ‘woke’ del más alto nivel no duda en aliarse a causas, incluso cuando éstas no le afectan en lo más mínimo. Hasta hace poco, el Urban Dictionary definía el término de la siguiente manera: Ser woke significa estar al tanto, saber lo que ocurre en la comunidad. Sin embargo, ahora muchos lo emplean de forma más bien peyorativa para designar a alguien que se siente moralmente superior al resto, o a una persona blanca que ha leído algún libro y de repente se le ha encendido la bombilla sobre su privilegio. Ejemplo de ello es la primera definición que el Urban Dictionary le dedica ahora: El acto de ser pretencioso sobre lo mucho que te importa un problema social. La quinta lo define como un estado de percepción de superioridad intelectual que uno obtiene al leer el Huffington Post. Gracioso y maligno a partes iguales.
 
La realidad es que el término tiene una historia muy interesante ligada a movimientos contra el racismo y otras injusticias sociales en E.E.U.U. Muchos jóvenes negros empezaron a emplear el hashtag #staywoke en redes sociales para mantener conversaciones sobre lo que vive la comunidad negra en el país. Una especie de llamada a la acción. Su conexión con #BlackLivesMatters, el movimiento que surgió tras el asesinato del joven Trayvon Martin en 2013, es innegable. Cualquiera consciente de la forma en la que racismo, sexismo y clasismo operan en nuestra sociedad podía ser considerado como “woke”.  Sin embargo, como ocurre siempre, conforme el término es adoptado por más y más gente en internet, su significado va adquiriendo otras connotaciones.
 
Un ejemplo de la expansión del término al mundo mainstream es el del actor de Orange is the New Black y How to Get Away with Murder, Matt McGorry. “Soy un hombre blanco heterosexual y disfruto de mucho privilegio por ello” declaraba en una entrevista. “Me enfado cuando la gente hace comentarios ignorantes, pero no he sido víctima de este tipo de discriminación. Creo que hay una cierta racionalidad que puedo aportar, o eso espero. Incluso en mi día a día puedo debatir sobre cosas por el simple hecho de ponerlo en redes sociales. Mis amigos me preguntan sobre ello”. El #MetooMovement o #Timesup son solo algunas de las causas en las que este actor de 32 años se ha involucrado. Y es que el feminismo para él es algo en lo que deben involucrarse tanto mujeres como hombres. Aliado en la lucha contra el racismo institucional que opera en los E.E.U.U, no duda en utilizar su plataforma para dar visibilidad a la causa. Con 1.7 millones de seguidores en Instagram es innegable el poder que tiene en las manos.
 
“Woke” o “on fleek” son solo algunas de las aportaciones del lenguaje propio de la comunidad negra estadounidense. Términos que ya todos empleamos con total naturalidad incapaces de imaginar cómo nos expresábamos antes de su aparición. Y es que puede que internet sea un arma de doble filo, pero nunca antes habíamos avanzado a esta velocidad.