Algodón orgánico, la alternativa textil más sostenible

22 / 07 / 2020
POR Pilar Ramón

El ‘Cotton Challenge’ anima a aumentar el consumo de este material, eliminar la cantidad de pesticidas y fertilizantes sintéticos, reducir el uso de agua y mejorar la salud de los suelos, entre otras medidas.

Foto de @off_the_hook

La iniciativa ‘2025 Cotton Challenge’ de Textile Exchange pretende ser una piedra angular para el cambio en la industria textil.  Esta anima a las grandes marcas y minoristas para comprometerse a obtener el 100% de su algodón de fuentes más sostenibles en cinco años. De esta forma el algodón orgánico se convertiría en una de las principales materias primas para la fabricación de textil en el mundo. El segundo informe anual de esta iniciativa incluye informaciones y estadísticas sobre los resultados conseguidos por las empresas participantes y sobre el impacto medioambiental que está teniendo.

¿Por qué aumentar el consumo de algodón orgánico?

“El algodón orgánico se cultiva en tierras certificadas de forma natural, sin utilizar pesticidas, fertilizantes, ni semillas modificadas genéticamente. En lugar de fertilizantes artificiales, se recurre a prácticas naturales; las plagas se controlan utilizando métodos 100% biológicos. Se utiliza la tracción animal y el algodón se cosecha a mano. Por tanto, la ausencia de productos químicos o sintéticos minimiza el riesgo para la salud de los campesinos, evita la contaminación del suelo, del agua y de la cadena alimentaria de las comunidades; así como la emisión de gases de efecto invernadero que de ellos se deriva”, según explican desde Slow Fashion Next.

Otro punto importante para la sostenibilidad a tener en cuenta son las condiciones laborales de los trabajadores de los campos de cultivo de algodón y las fábricas donde se este se procesa. Slow Fashion Next destaca que “la agricultura orgánica también implica respetar los principios de equidad social y las normas de la Organización Internacional del Trabajo. Estos promueven unas relaciones laborales y unas condiciones de intercambio comercial justas que permitan a los campesinos llevar una vida digna”.

Todo ello nos lleva a concluir que el algodón orgánico no solo es un producto mejor para nosotros como consumidores, sino que es respetuoso con el medioambiente, la biodiversidad y con las condiciones laborales de los trabajadores que hasta ahora corrían peligro debido a los pesticidas utilizados y no contaban con condiciones laborales óptimas.

El ‘2025 Cotton Challenge’

El programa fue creado en 2017 gracias al Príncipe de Gales, quién convocó a un grupo de CEOs a través del trabajo de la International Sustainability Unit, y aborda algunos de los principales desafíos ambientales, como: la deforestación, el mantenimiento del fondo marino y la resiliencia del ecosistema. Así, 13 directivos se comprometieron a trabajar juntos para acelerar el uso del algodón sostenible, lo que allanó el camino para que otros líderes de la industria lo siguieran, lo que resultó en 82 empresas ahora unidas para conseguir un mismo objetivo.

El propósito del ‘Cotton Challenge’ es aumentar el consumo de algodón orgánico, de forma en que los pequeños agricultores puedan incrementar sus ingresos, eliminar los pesticidas peligrosos para la salud, eliminar o reducir la cantidad de pesticidas y fertilizantes sintéticos, reducir y mejorar el uso de agua y mejorar también la salud de los suelos. Así, a través del consumo de este algodón las empresas no solo mejoran la calidad de sus productos, sino que se vuelven conscientes del problema medioambiental.

Los datos que arroja el informe

Y es que los datos que este programa está teniendo sobre el consumo de agua, las comunidades que cultivan algodón, la calidad del suelo, la biodiversidad, el respeto social y las normas legales son de lo más alentadores. Por ejemplo, el último informe de Textile Exchange informa de que el 22% del algodón consumido en el mundo ya es más sostenible que antes. De las 82 compañías que se han comprometido a alcanzar esta meta un 27,5% ya ha alcanzado la meta del uso del 100% de algodón orgánico de las organizaciones aprobadas; otro 27,5% ha alcanzado entre el 75 y el 99%; el 25% ronda el 50 y el 74%; el 15% se ha situado entre el 25 y el 49%; y tan solo un 3% está por debajo del 24%.

Las principales organizaciones que ofrecen algodón sostenible y que han sido aprobadas por el ‘Cotton Challenge’ son: ABRAPA, BASF e3, Better Cotton Initiative (BCI), Cleaner Cotton, Cotton made in Africa, Fairtrade,, Fairtrade Organic, Field to Market, ISCC, myBMP, Organic Cotton, Recycled Cotton, REEL Cotton, Regenerative Cotton, Transitional Cotton y United States Cotton Trust Protocol. De esta forma cuando las marcas se comprometen a usar algodón de estas están confirmando su intención de mantener su compromiso con este desafío.