Banzo: prendas deconstruidas para una segunda vida

10 / 08 / 2022
POR Rocío Madrid

Asentada en Ciudad de México, Camila Banzo deshace ropa para recrear a mano piezas únicas. Rocío Madrid habla con ella y la retrata para #VEINDIGITAL.

Banzo es la marca de ropa upcycling de Camila Banzo. Ropa a medida con piezas únicas deconstruidas, hechas a mano en Ciudad de México. Camila es capaz de meter un cuello victoriano en la camisa de un banquero de los 90, generando una indumentaria age less que a la vez está en compromiso con la ecología. 

A su arte le aplica sabiduría sobre patronaje y costura: la ropa Banzo gana el triple cuando se ven en vivo sus finísimos acabados. También sabe posar como modelo para sus piezas, hacer lámparas y dar forma a lo que se proponga, se le une la capacidad de ejecutar de su sol en capricornio y la sensibilidad de su ascendente en cáncer 🦀​

El showroom de Banzo comparte el espacio con La Vintaje, el baúl con más tesoros que puedes encontrar hoy en la Roma <3. Si vas por esta parte de la ciudad CDMX y quieres levantar tu interés por la historia de la moda mexicana Coahuila 129 es visita obligatoria. 

Resumiendo: El nombre por tu apellido, pero ¿cuál es la historia de Banzo?  

Escogí mi apellido porque me parece muy original. Soy una persona que está en constante cambio, así que elegí un nombre del que no pudiera cansarme, igual un nombre que no me aprisionara creativamente bajo ningún concepto. También mi amor por la costura sale de mi lado Banzo, mi abuela paterna era modista, una buena, alguna vez tuvo una casa de moda en Ciudad de México. 

Fue muy guay lo que me contaste de que tras recibir una partida de ropa oversize diste a luz a un montón de piezas nuevas.   

Pero la marca comienza cuando yo decido acercarme de nuevo a la máquina de coser, quería ya iniciar mi marca de ropa y como tenía que atender la tienda no me daba tiempo de salir a buscar manufactureros o materia prima pero me di cuenta que dentro de mi tienda vintage tenía toda la materia prima que podría necesitar. Justo me donaron varios blazers de talla extremadamente grande así que pensé en cómo podría modificarlos para que la talla fuera más pequeña, inspirada en los típicos delantales mexicanos; estos son muy cuadrados, tienen un fit boxy y muchas bolsas, están delineados por bies en algún color que les hace contraste y entonces así se me ocurrió hacer el clásico blazer Banzo o bien “the -apron- blazer” con cortes en las sisas y moños que de forma práctica hacen la pieza. 

¿Desde pequeña te interesó la moda ? Cómo descubriste que este oficio era lo tuyo? 

 Siempre me han gustado las manualidades, cualquier tipo de arte o cualquier forma de crear, eso me fue inculcado por mi abuela materna, Maru. Recuerdo que la acompañaba a la tienda de telas a comprar material y para mi era como ir a una juguetería. A los 11 años le pedí a Santa Claus mi primera máquina de coser y de ahí empecé a practicar y a crear disfraces o vestidos para mis muñecas. Fue algo que disfrutaba y siempre supe que quería hacer.

Antes de Banzo ya habías montado tu tienda La Vintaje en la Roma ¿cuándo comenzaste? ¿Qué expectativas tienes con ella?   

Después de graduarme en diseño de modas en la universidad de NABA, en Milán, no quería estar ni cerca de una máquina de coser ya que mi tesis me dejó agotada, aunque disfruté mucho mi carrera, por ello decidí acercarme al vintage. Siempre me ha encantado comprar ropa vintage, buscar tesoros es algo que me da mucha satisfacción, además es una forma más sustentable de comprar. Eso es algo que igual siempre he tenido muy presente: cualquier cosa que yo haga siempre va a ser con el fin de generar conciencia ambiental en algún nivel. Y descubrí que vender vintage y ofrecer a los compradores opciones más sustentables era algo positivo. Puse mi tienda de ropa vintage en 2018 y desde ahí no he parado. Lo que espero es generar conciencia en los compradores, dar una segunda vida a piezas que ya fueron desechadas y que tienen mucho potencial. Igual pues es algo que me hace feliz y va de la mano con Banzo. 

Estudiaste en Europa ¿con qué te quedas de tu etapa europea? 

Estudié en Milán, en la nueva academia de Bellas Artes, ha sido de las mejores experiencias de mi vida. Me quedo con el hecho de que nada de lo que uno crea es totalmente original o nuevo, todo viene de algo o de un conjunto de cosas y un toque personal, eso es crear. Mezclar conceptos de forma homogénea tal que parezca algo nuevo pero al final todo tiene una historia y eso lo hace aún más bello.  

 ¿Qué crees que puede sumar la visión o la manera de hacer mexicana a la moda y el diseño global?  

Creo que es importante integrar la moda mexicana y la cultura mexicana al mundo de la moda global, pero a partir de diseñadores mexicanos. Para dar a conocer nuestra cultura obvio pero más que para los externos, es importante para los mismos mexicanos. Culturalmente los mexicanos tendemos a ser malinchistas, es un tema social que se viene cargando desde la conquista, y es cuando un mexicano ve más valiosa la cultura externa que la propia. Los mexicanos tienen que darse cuenta de su riqueza cultural y de lo valiosos que somos como cultura y pienso que si logramos hacernos un lugar importante dentro del mundo de la moda poco a poco construiremos algo importante.  

¿Por qué decides instalarte en CDMX? ¿Cómo se beneficia tu trabajo en la capital?  

La verdad es que amo CDMX, aquí nací y crecí por lo que esta ciudad es muy importante para mi. En términos prácticos sé donde encontrar lo que necesito, sé moverme, aquí esta mi familia y eso es algo muy importante para mi. Igualmente al final así se dio y estoy contenta. 

¿Qué es lo que más te inspira? (No tiene por qué estar relacionado con la moda)  

Lo que más me inspira es encontrar belleza en cualquier cosa, objeto o momento que puede ser lo más cotidiano y “normal”, que puedes verlo en cualquier esquina, todos los días, pero dejas de verlo porque siempre está ahí, dejas de apreciarlo, pero si de verdad te pones a observar y te das cuenta de lo lindo que puede ser, no se, te genera un sentimiento hermoso. Eso me inspira. 

¿Cuál es el proceso que sigues para generar una pieza?  

Tengo diferentes procesos que surgen, a veces muy de la nada, tal vez solo porque encuentro un material bello que quiero hacer más bello. Pero cuando me propongo a hacer algo “nuevo” mi proceso conlleva mucha investigación, soy muy visual entonces guardo imágenes que me gustan de las cuales género palabras clave y de éstas encuentro sinónimos que siempre me llevan a otros conceptos y a aprender cosas que integro o desecho pero bueno, más o menos así funciona.  

Las piezas de banzo son unisex, cuéntanos más particularidades sobre la idea detrás de tus diseños.  

Son unisex y también diría que son para cualquier tipo de cuerpo y age less; las puede usar un adolescente o unx persona mayor, la verdad me encanta esto por que al final lo único que yo quiero de las personas que usan Banzo es que se sientan cómodas y espero usen mis piezas para disfrutar de esos pequeños momentos que a veces damos por sentados.  

¿Compartirías algunos proyectos futuros? ¿En qué te gustaría basar tu próxima colección?  

Pues la verdad estoy en ese proceso, no se muy bien hacia donde vaya, lo que si es que los materiales que he conseguido para trabajar son tesoros a mis ojos y a partir de ellos quiero crear piezas que se sientan así. Que te lleven al pasado, a recuerdos de tus abuelos tal vez o recuerdos de historias fantásticas que te contaban de pequeño. Quiero hacer tesoros de mis tesoros, es lo único que sé. 

Algunos artistas de referencia  

Un poeta: Mariano Blatt 

En pintura: Andrej Dugin, Leila Rahimi 

Cuándo viajas, ¿qué prenda no te puede faltar?  

Un par de jeans, amo la mezclilla 

¿A quién / quienes te encantaría ver llevando Banzo?   

A las hermanas Gohar, Laila y Nadia. Me encanta su trabajo.