BENEFICIOS DEL YOGA EN NIÑOS

05 / 04 / 2022
POR Anne Galan

“Los niños que practican yoga en edad escolar consiguen mejorar su concentración, adquirir conciencia de su propio cuerpo, canalizar su energía y aumenta su autoestima.”

El yoga es una disciplina hindú, originada hace más de cinco mil años, que engloba toda una filosofía de vida. Gracias a la combinación de asanas, respiración y meditación equilibramos el cuerpo con la mente. Existen numerosos tipos de yoga, así como ejercicios, técnicas y posturas que nos ayudan a conseguir un mayor control físico y mental, con grandes beneficios. Por ello el yoga es para todos: niños, niñas, hombres y mujeres.

El yoga para niños brinda diversos beneficios, a nivel físico y emocional, que han sido comprobados a través de estudios científicos. Aprender a relajarse y mantener una respiración consciente mediante la práctica del yoga les ayuda a canalizar su energía, manejar situaciones difíciles y aumentar la confianza y autoestima.

Está demostrado que los niños que practican yoga en edad escolar consiguen mejorar su concentración, adquirir conciencia de su propio cuerpo, aprendiendo a reconocer cada una de sus partes. Aprenden a respirar y mantener una postura correcta para la columna vertebral, además son más flexibles y controlan mejor su equilibrio, por lo que también agudizan sus sentidos.

Y aunque parezca sorprendente, estimula la creatividad, imaginación y fomenta la amistad o el compañerismo, pues algunas de las posturas se practican en pareja o en grupo.

La infancia es una etapa de desarrollo donde se experimenta un alto nivel de vitalidad, energía y emociones por descubrir. Durante la época escolar estas emociones también se intensifican mucho y aprender a gestionarlas desde pequeños es tremendamente beneficioso tanto durante esta etapa como durante su vida adulta.

En el yoga podemos encontrar múltiples técnicas de respiración y relajación que les ayudaran a controlar situaciones de estrés. Por ello hemos preparado algunas para que las podáis practicar en casa con vuestros peques.

Por ejemplo en la posición básica del yoga para niños, en la que se cruzan las piernas y se mantiene la espalda recta y relajada, se trabaja una técnica de respiración profunda y lenta, que requiere un especial atención por su parte. Esta posición también fortalece la columna y mejora su postura.

La postura del árbol es una postura divertida porque los niños tienen el reto de mantener el equilibrio durante un periodo largo de tiempo. Esta favorece la concentración, la calma y la paciencia de nuestros peques.

Para realizarla se juntan los pies firmes contra el piso. Luego, se juntan las manos en el pecho y se mira a un punto fijo. A los niños se les dice que su cuerpo es el tronco del árbol y sus brazos las ramas y hojas. Luego, se levanta la planta del pie derecho y se coloca en la parte superior de la pierna izquierda. Una vez se consigue equilibrio, se levantan los brazos y se unen las manos arriba.

La postura de la rueda es perfecta para estirar toda la parte abdominal y el pecho, y crear elasticidad en la columna. En esta postura se comienza acostado en el suelo, mirando hacia arriba, se colocan las manos a los lados de la cabeza. Luego poco a poco se sube la cadera y los glúteos hasta llegar a una postura similar a un puente, allí se mantiene la postura por 30 segundos.

 

Créditos
Fotografías y dirección de arte de Anne Galan
Estilismo cortesía de BOBO CHOSES
Modelo: Aina

Siguenos en @veinkids