‘Brava’, un diario visual de lo femenino hecho a cuatro manos

21 / 04 / 2020
POR Peña Fernández

Combinando el poder de la palabra y de la imagen, la escritora Pilar Franco Borrell y la fotógrafa Erea Azurmendi nos hablan, entre otras cosas, de lo cotidiano, del amor, de las relaciones familiares o del rol de la mujer en la sociedad.

‘Brava’ (Lunwerg Editores) es un diario visual femenino que nace del trabajo en conjunto entre la escritora Pilar Franco Borrell y la fotógrafa Erea Azurmendi. Tal y como nos explican sus autoras “trabajar en un proyecto editorial a cuatro manos, aunque es más complejo, es mucho más enriquecedor. Entre nosotras hubo sintonía desde el principio porque ya nos conocíamos y porque ambas respetamos mucho la opinión de la otra con respecto a su disciplina”.

El imaginario vital y creativo de cada una se entrecruza y, a través de la palabra y la imagen, nos hablan de la belleza de lo cotidiano, del amor, de las relaciones familiares o del papel de la mujer en la sociedad a lo largo de los años, a veces en forma de monólogo y otras como reflexión, cuento o microrrelato.

Fotografía realizada por Erea Azurmendia para “Brava”

Escritura y fotografía se funden en ‘Brava’, como nos explica Pilar, en la obra, han abordado “esa combinación de dos maneras: literal, cuando imagen y mensaje van en sintonía y parece que hablan de lo mismo, o complementaria, cuando ofrecen dos puntos de vista completamente diferentes, mostrando dos formas de interpretar una vivencia, una reflexión, un cuento.

Una fotografía puede trasladarte a otro lugar del mundo, hacerte sentir con muchísima intensidad la intención del que la ejecuta o la emoción de la persona que posa, en un solo vistazo. A la palabra hay que darle una oportunidad, tenerle paciencia. Pero sus recompensas son infinitas: acompaña, hace reír, amplía nuestro conocimiento y nuestras perspectivas, transporta a otras realidades, otros mundos, desarrolla nuestra imaginación…”

Erea nos habla de cómo en este proyecto, el talento de cada una suma, maximizando el potencial de la obra gracias al trabajo en conjunto: “la manera que tiene Pilar tan bonita, delicada y brillante  de escribir hace que mis fotos brillen más, cojan más fuerza e incluso ayuda a que tengan diferentes lecturas, y eso me encanta. Creo que es lo bonito de las sinergias, hacer que tu trabajo crezca con el del otro.”

‘Brava’ transita de lo cómico a lo existencial, y se mueve por un amplio abanico de emociones y sensaciones, donde la ironía ocupa un lugar especial, ya que como indica la escritora, “funciona muy bien a la hora de retratar nuestros defectos. Ablanda la imagen que nos devuelve el espejo, la dulcifica, y, a veces, consigue que entre mejor. En el relato del Mar Menor, por ejemplo, trato ese modo de actuar que tanto nos molesta de los partidos de la oposición -el criticar por criticar, sin aportar soluciones y sin formar parte del cambio que el problema exige- en el que caemos algunas y algunos tantas veces.”

Fotografías realizadas por Erea Azurmendia para “Brava”