Commes Des Machines y Nina Ricci: un idilio en 3D

27 / 10 / 2021
POR Julia González

Una colaboración que gira en torno al concepto de artesanía digital. Hablamos con Aran Azkarate, CEO del laboratorio vasco, sobre esta propuesta zero waste.

Bolso y zapatos de Commes Des Machines.

Los directores creativos de Nina Ricci, Lisi Herrebrugh y Rushemy Botter, tenían claro que la colección ready to wear que presentarían en la Semana de la Moda de París tenía que ser un reflejo de su compromiso con el cambio climático. Por ello, además de inspirarse en el mar, han colaborado con la casa Commes Des Machines, encargados de producir los bolsos y zapatos que acompañaron a las prendas de su última propuesta. Si es la primera vez que tienes noticias de esta firma bilbaína, lo más probable es que su nombre aún así te suene familiar porque Commes Des Machines quisieron rendir homenaje a la diseñadora japonesa Rei Kawakubo y a su trabajo en Commes Des Garçons de los que se confiesan seguidores. En activo desde 2012, han llevado la impresión 3D a marcas tan conocidas como Burberry o Bruno Pieters.

En esta ocasión se han unido al equipo de Nina Ricci porque lo que la firma francesa quería conseguir era que parte de la colección fuese ‘zero waste’ y para eso la impresión 3D era la herramienta idónea. “La impresión 3D nos permite fabricar los tejidos con la forma del patrón, sin generar residuos y siendo más ágiles, ya que no hay tela que cortar. Para ellos el material que hemos empleado es TPU, un elastómero reciclable que se caracteriza por su flexibilidad, durabilidad y la suavidad”, nos cuenta Aran Azkarate, cofundadora y CEO de Commes Des Machines.

Muestra de TPU empleado en la colección con Nina Ricci.

Tras esta propuesta de Nina Ricci parece que a los grandes nombres del mundo de la moda no les queda otra que renovarse o morir, porque ya no hay excusas. Aún son varias las marcas que se refugian en el concepto de la artesanía y el savoir faire interponiendo entre ellas y el resto el rechazo la industrialización y la producción en masa, pero Aran y su equipo trabajan con lo que ellos llaman artesanía digital. “La fabricación digital nos permite un medio camino acorde a las necesidades del nuevo siglo: flexibilidad, personalización, sostenibilidad, agilidad… La impresión 3D tiene lo mejor de ambos mundos. Posee la versatilidad, la calidez y la singularidad intransferible de las piezas artesanales y la agilidad y rendimiento de la fabricación industrial”.

Y ahondando un poco más en el tema, Aran nos cuenta que los beneficios de esta técnica de trabaja no sólo consisten en la reducción de residuos, sino que las ventajas que ésta supone son muchas y de todo tipo. Por ejemplo, la artesanía digital permite fabricar los stocks necesarios ya que se trata de fabricación a tiempo real, y tal y como el cliente lo desea. “Nuestro cliente no tiene que adquirir mínimos, ni pagar ni almacenar más piezas de las que necesita. Le permite gestionar mejor sus recursos”. Pero además, señala las posibilidades a la que se abre el diseño “las piezas se diseñan por fuera y por dentro. Por ejemplo: una pieza puede ser o parecer metálica y ser muy ligera porque la hemos vaciado total o parcialmente”.

Zapatos de Commes Des Machines.

“Para incorporar una tecnología nueva no sólo hace falta una nueva máquina, sino otra forma de pensar”.

Desde Commes Des Machines son conscientes que puede ser muy abrumador para quienes no han trabajado nunca con este tipo de tecnología imaginar algo que no han visto nunca, y por eso nos han contado también cómo fue el proceso creativo para esta colección. “El primer paso fue enviar una serie de propuestas textiles que ayudasen al equipo a imaginar posibilidades. A partir de ahí, hubo un ir y venir de ideas hasta que el diseño del tejido del zapato y del bolso quedó definido”.

Sin embargo, Aran Azkarate no quiere dejar de mandar un mensaje sobre la artesanía digital y es que para ella la impresión 3D es la fabricación del siglo XXI y está en todas las industrias. “Recientemente Harvard (que no son precisamente una banda de technofreaks encerrados en un garaje) publicaba un estudio en el que concluía que esta tecnología venía a cambiar para siempre las reglas del juego. ¿Por qué? Porque nos va a permitir fabricar riñones, piel, hueso, una supercasa o un barrio entero para vivienda social, arrecifes de coral que hemos destruido, ropa, otras máquinas… Y además de forma sostenible”. Y recalca “gracias a ellas, podremos parecernos más a la naturaleza y a sus procesos. Ser más eficientes y competitivos siendo más justos y amorosos.

Otra muestra de TPU utilizado para la colaboración.