Economia Circular Vs. Bebés “El mejor residuo es el que no se genera”

19 / 02 / 2022
POR Anne Galan

La economía circular es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales o productos existentes.

Camiseta y pantalón CO LABEL

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la “economía circular”? ¿Cuáles son sus beneficios para el medio ambiente, el crecimiento y los ciudadanos? La Unión Europea produce alrededor de 2.500 millones de toneladas de residuos al año. En 2018 se fijaron nuevos objetivos vinculantes al reciclaje, el envasado y el vertido; el objetivo de estas nuevas reglas es promover el cambio hacia un modelo más sostenible conocido como economía circular.

La economía circular tiene como misión principal, alargar la vida util de las prendas y objetos. ¿Cómo hacerlo? Dandole una segunda, tercera, cuarta vida… tantas veces como se pueda. Compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales o productos existentes. De esta forma, el ciclo de la vida de los productos se alarga, reduciendo los residuos al mínimo.

Apostar por marcas de ropa o accesorios que produzcan con materiales orgánicos o reutilizados siempre será una mejor opción, si queremos considerar la economía circular y probablemente por su calidad en los materiales, estas prendas duren más en el tiempo.

Body y culotte SUUKY

Por todos es sabido que los bebés requieren de muchas cosas, pero durante un tiempo muy limitado, pues a medida que van creciendo necesitamos comprar ropa nueva o juguetes, entre otras cosas, que se adapten a su edad y estímulos. ¡Con esto, se derrochan muchos materiales y recursos naturales! Para hacernos una idea, se gastan 3.000 litros de agua para la producción de una única prenda de recién nacido.

Ni que decir del gran desafío que supone comprar para tu bebé, ya que para empezar no puedes adivinar que talla tendrá cuando nazca, sin ir más lejos un bebe de 4 kg no será capaz de llevar por mucho tiempo la ropa de primera puesta y en el caso de un bebe de 2.5 kg pasará a la inversa y necesitara una talla de prematuro. Lo mismo ocurre con los juguetes y otros artículos, que dependiendo del tiempo, habilidades o carácter del bebé, necesitará unos estímulos u otros. Por lo que el ciclo de vida de estos mismos, también será de un tiempo muy limitado. Esa famosa frase de “los niños crecen muy rápido”, podemos asegurar que es muy real.

Entonces ¿cómo podemos trasladar la economía circular a la economía de nuestra familia?

Las madres siempre han llevado a cabo una economía circular de manera innata, una vez ya no sirven las cosas del bebe, las pasan a su familia, amigxs o conocidxs con hijos e hijas más pequeños para que puedan darle una segunda vida a estos ¿pero y luego?¿qué pasa con estos mismos?

Y si te decimos que hay empresas nacionales que apuestan por la economía circular y ofrecen servicios de alquiler en productos de bebé de toda clase.

Peto SUUKY

En Lapona por ejemplo, puedes disfrutar de la ropa que necesitas para tus hijos de 0 a 3 años durante 30 días a través de una subscripción y cambiarla por otros looks mes a mes, sin acumular y sin preocuparte porque hay ropa que compraste que todavía no te ha dado tiempo a ponérsela y se le ha quedado pequeña. Además tu misma puedes escoger el estilo de prendas que quieres para tu bebé.

Los cochecitos de bebé son el gran qué, sus precios son muy elevados, duran un par de años a lo largo, si tienes suerte de que a tu bebé le guste más ir en cochecito y no porteado por mamá o papá. Babyboo te ofrece la posibilidad de alquilar cochecitos de calidad como Bugaboo por unos días o todo el tiempo que necesites, además de sillitas de coche, tronas, torres de aprendizaje y mucho más.

También podemos adoptar este mismo método cuando pensamos en juguetes y ya de paso enseñar a nuestros hijos a no comprar de forma derrochadora, puesto que desechar un juguete de 1 kg de plástico PVC, supone emitir más de 2 kg de CO₂ a la atmósfera. En Play go round te ofrecen un programa cíclico de recibir juguetes, experimentarlos, disfrutarlos y pasarlos, de esta forma los niños también aprenden a compartirlos y cuidarlos, mientras les enseñamos la importancia de cuidar de nuestro planeta.

“El mejor residuo es el que no se genera”

 

Créditos
Fotografías Anne Galan

Síguenos en @veinkids