Elena Sánchez creadora de Lele Lerele: “Siento como si al hacerlos cobraran vida”

19 / 11 / 2021
POR Anne Galan

Elena es la creadora de Lele Lerele, una marca de peluches y muñecos que, desde 2010 ha estado diseñando de forma cuidada, respetuosa y sostenible en su pequeño taller situado en la comunidad valenciana. Hablamos con ella.

Mi nombre es Elena Sánchez Santos y soy una nostálgica empedernida, disfruto con todo aquello que me recuerda a mi infancia. Desde el sabor de los helados, hasta ver la peli “mi chica” en bucle. Quizás eso es lo que me ha llevado a dedicarme a hacer peluches y muñecos. Quizás también sea porque disfruto mucho con la sensación de crear algo desde la nada. Me siento como si al hacerlos cobraran vida, como si tuviera cierta magia en mis manos y un poco de mí se quedara en ellos.

Elena, sabemos que tus pequeñas creaciones tienen alma y que les das mucho mimo ¿Que te impulsó a crear Lele Lerele?

Hace ya 10 años (se dice pronto) tenía un trabajo monótono que nada tenía que ver con mis estudios, necesitaba encauzar toda esa energía  creativa de alguna forma, así que aprendí a hacer peluches. Los primeros los hice para regalar a una amiga, pero poco a poco fui haciendo más, comencé a hacerles fotos, abrí un blog y una tienda en Etsy. Y tras mucho camino recorrido, aquí me encuentro viviendo de esta afición tan bonita.

Nos encantaría saber qué te inspira, cuáles son tus influencias a la hora de crear tus pequeños seres?

Me inspiran muchas cosas. Sobre todo los recuerdos de mi infancia: si cierro los ojos aún puedo ver a mi abuela sentada en el sofá con sus labores entre manos. Pero también las películas que veo, la música que escucho, mis compañeras gatuna y perruna, mi hija Candela, y por supuesto otros creadores a los que admiro.

La maternidad es un hermoso caos, cuéntanos ¿cómo ha cambiado la maternidad tu visión de Lele Lerele?

Mi visión de Lele Lerele se mantiene como el primer día, aunque sí que es cierto que mi hija es una fuente de inspiración muy grande, y que gracias a ella se me ocurren muchas ideas.

Algo que sí me he visto obligada a cambiar es la forma de organizarme. Antes los días duraban 24horas, ahora parece que duren 24 minutos.

 

Después de seguir tu trabajo durante años sabemos que madrugas mucho y que tu taller es un espacio lleno de inspiración ¿Cómo te organizas para conciliar maternidad y trabajo?

Mi secreto de organización no te va a gustar, jejeje… está en despertarme muy pronto. Mi despertador suena antes de las 5. Así tengo un par de horas en las que puedo trabajar sin interrupciones. Reservo las tareas más importantes o de mayor concentración para esas horas. Ya que es cuando estoy más “fresca” y luego cada día es una sorpresa. Pero una vez tachadas esas tareas todo lo demás es más fácil.

Le has dado a tu marca un carácter único y especial, conservas la esencia de un pequeño negocio que gestiona con mimo y cariño cada uno de los pedidos ¿Qué te ha llevado a seguir este modelo de negocio y cómo logras que la gente lo valore como algo único y especial, en estos días en los que el consumo masivo parece una norma?

Parece complicado que un negocio como el mío subsista en los tiempos que corren. Reconozco que hubo muchos momentos al principio en que pensé que no lo conseguiría. Pero la verdad es que no he sabido hacerlo de otra forma. La empresa ha ido creciendo conmigo muy poco a poco, pero de una forma firme, fiel a mis principios y a mi forma de ver el mundo. Lo que a mí me gusta es ser pequeña, ser slow, ser consciente y seguir disfrutando del proceso y de cada pasito que doy. Por suerte hay mucha gente que lo valora y que está dispuesta a apostar por ello.

Las flores Lele Lerele son su último lanzamiento y con ellas quiere traer un poquito de su jardín a tu casa, para así llenar de luz tu hogar. Estas pequeñas dormilonas “Margarita y Florinda” pueden ser compañeras de juegos, de sueños o simplemente decorar y dar alegría a tu habitación.

 

Síguela en @lelelerele

Créditos:
Entrevista de Anne Galan para @veinkids