Michele Lamy viste su archivo de Comme des Garçons

09 / 05 / 2017
POR Verónica Martín

Su aparición en la reciente gala del MET fue imponente. Ahora esta multidisciplinar dama renueva su admiración hacia Rei Kawakubo luciendo sus diseños en una espectacular sesión de fotos.

 

 
De origen argelino y nacida en Francia, la musa y esposa de Rick Owens es restauradora, intérprete, comisario, performer y canta. Pero ante todo es una figura emblemática de la industria de la moda y un icono en sí misma.

Son característicos sus dedos tatuados en negro, al igual que la línea que luce en la frente y sus dientes color plata. De ella nadie conoce su edad exacta y tiene una poderosa presencia que llena cualquier espacio en el que se encuentre. Lo demuestra con esta serie de fotos realizadas por el fotógrafo Pierre Debusschere en la que nos va contando historias de cada pieza, todas ellas pertenecientes a su colección personal.

El vestido rojo con el que se vistió para la mencionada celebración del Metropolitan lo eligió también en una actuación de la artista y filmmaker Caecilia Tripp en la que participó. “Cecilia no da ninguna directriz para la ropa, pero al llegar al set todo fue sencillamente perfecto” afirma Michele.
 

 
Fue en 1981 cuando descubrió Comme des Garçons, la marca de la que Kawakubo es fundadora, mientras esta escandalizaba a occidente por su arriesgada apuesta que rompía con lo establecido hasta entonces: ocultar el cuerpo en lugar de resaltarlo. A menudo con prendas oscuras que podían tener alguna parte sin terminar de coser ó una manga extra.

No es de extrañar que Giovanni Bassan, familiar de su marido, no se creyese que Michele fuera a ponerse este vestido negro desestructurado para salir a comer. “Tuvo que empujarme para ayudame a entrar en el coche” declara ella.
 

 
“Este es increíble. Hasta hoy pensé que nunca lo utilizaría. Se lo pondría como vestido de novia a alguien que no estuviera de acuerdo con el matrimonio, porque no sería capaz de firmar nada”, afirma sobre una prenda que aparenta ser una especie de edredón nórdico. Su sentido del humor contrasta con su potente imagen.
 

 
“Sus piezas son extraordinarias, cambian muchas cosas de la manera en la que quieres vivir. ¡En un avión, necesitas tres asientos!” manifestando de esta manera su flechazo por la firma. Se rindió por completo a ella cuando tras el tsunami que devastó Japón en 2011 Kawakubo, nacida allí, presentó su primera colección pensada totalmente en color blanco.

Dice que a sus gatos les gusta dormir entre su ropa y que es especialmente este modelo de la colección más reciente de Comme des Garçons con la que más cómodos se sienten pues aprovechan la rigidez de la estructura de los hombros.
 

 
Estas dos inclasificables mujeres se reunieron por primera vez hace relativamente poco. Lamy, que cuando compró este modelo separado en partes y del que le encanta la pieza de la cabeza pensaba usarlo en su día a día, se ríe recordando la reunión y señala “No hablo japonés, pero fue muy físico, acabamos cogidas de la mano”. Y es que dos personalidades con tanto en común se reconocen sin necesidad de hablar.
 

 

Vía Dazed