‘Vindicación de los Derechos de la Mujer’ y el feminismo temprano del siglo XVIII

25 / 08 / 2020
POR Pilar Ramón

La obra de Mary Wollstonecraft reivindica el derecho a la educación de las mujeres, en una época donde algunos pensaban que su única función era la de ser buenas esposas.

Mary Wollstonecraft de John Opie

La escritora y filósofa inglesa, Mary Wollstonecraft (1759-1797), fue una de las pioneras del feminismo, autora de ‘Vindicación de los Derechos de la Mujer’ y madre de Mary Shelly, quien dio vida a la conocida obra literaria Frankenstein. Wollstonecraft en 1792 publicó una obra revolucionaria que ante todo se centra en reclamar una educación igualitaria para las mujeres.

Wollstonecraft estaba muy decepcionada con la resolución de la Revolución francesa en la cual los hombres habían obtenido derechos esenciales, pero las mujeres, a pesar de haber participado activamente en la revolución, habían quedado relegadas. La autora consideraba, al igual que Olympe de Gouges, que estos derechos debían ampliarse a la mujer.

En su obra criticó al pensador Rousseau, quién consideraba que las mujeres debían instruirse para ser buenas esposas. La autora consideraba que el objetivo de la educación “es conseguir carácter como ser humano, independientemente del sexo al que se pertenezca”. Algunos de los puntos clave sobre la educación en los que la autora hace hincapié son:

  • Las mujeres no pueden ser buenas madres si no están bien educadas: “el primer cuidado de las madres o padres que se ocupan realmente de la educación de las mujeres debería ser, si no fortalecer el cuerpo, al menos no destruir su constitución por nociones erróneas”.
  • Las mujeres no deben sacrificar la inteligencia por la belleza, ya que esta última terminará por desaparecer y entonces las mujeres se quedarán sin nada. En palabras de la autora “renunciar a los derechos naturales que el ejercicio de la razón les habría procurado y elegir ser reinas efímeras, en lugar de trabajar para obtener los sobrios placeres que nacen de la igualdad”.
  • Si la mujer no recibe una educación apropiada no podrá ser una igual para el hombre y se convertirá en una mera distracción. Por ello la autora recomienda que las mujeres no reciban solo educación en francés, música o pintura; sino que reciban la misma educación que los hombres.

Interior de la contraportada de ‘Vindicación de los Derechos de la Mujer’

También abogó en nombre de todas las mujeres por la libertad civil y política. Expresando que la mujer, al poder hacer uso de la razón, tiene los mismos derechos que los hombres. Con este planteamiento teórico entrelaza la sensibilidad con la razón  “se requiere juicio con que convertir la sensibilidad en el ancho canal de la humanidad”.

Han pasado más de 200 años de la publicación de la obra de Wollstonecraft y sus ideas perduran en el tiempo. Demostrándo las grandes mujeres que hay detrás del movimiento feminista y que es algo por lo que merece la pena seguir luchando en nuestros días.