7 pintoras del siglo XIX que te gustará conocer

01 / 10 / 2018
POR Julia Olmo

Sus obras son poderosas y en ellas se respira la fuerza de unas mujeres que ya hace dos siglos lucharon por su propio espacio.

 

Obra de Berthe Morisot

 
En el siglo XIX, las mujeres estaban relegadas al hogar, al papel de esposa y madre. Sin embargo, algunas de ellas no se conformaban con las tareas que les imponían sus padres o maridos y querían llegar lejos. Hoy nuestras protagonistas son ellas, pintoras del siglo XIX que lucharon por la igualdad y abrieron el camino a nuestras artistas actuales.
 

Berthe Morisot


Aunque empezó estudiando música, pronto comenzó con clases de dibujo y pintura. Fue alumna de Camille Corot, famoso paisajista. En 1868 estableció una gran amistad con Eduard Monet quien le presentó al grupo de pintores expresionistas con los que expuso y a quienes ayudó en su desarrollo. Sus pinturas se caracterizan por su técnica basada en grandes pinceladas aplicadas en todas las direcciones, dándoles calidades transparentes, tornasoladas e iridiscentes.
 
 

Mary Cassatt


Su sueño desde pequeña era dedicarse a la pintura y lo consiguió, en contra de la decisión de su padre. Estudió en la Pennsylvania Academy of Fine Arts con otras mujeres y años después, Edgar Dagas se convirtió en su mentor. Junto con sus lecciones, unidas al arte japonés, creaba sus obras en las que no hacía retratos por encargo, utilizaba modelos profesionales y se caracterizaban por representar la relación de las madres con sus hijos.

Amelie Beaury-Saure


Nació y se crió en nuestro país. En 1895 se convirtió en maestra de la Académie Julian y tuvo que compaginar su trabajo con el de artista. Sus pinturas, caracterizadas por ser retratos, ganaron premios en las Exposiciones Universales de 1889 y 1900 y en el Salón de Blanco y Negro de 1891 en París.
 
 

Elizabeth Nourse


Fue una de las pocas mujeres que fueron admitidas en la Escuela de Diseño McMicken aunque rechazó la oportunidad y en 1887 se matriculó en la Académie Julian. Gracias a su esfuerzo consiguió ganarse la vida con sus pinturas caracterizadas por retratar personas comunes con cierta universalidad.
 
 

Louise Breslau.


El dibujo era su vía de escape frente al aburrimiento. Estudió en París donde abrió su propio estudio tras exponer por primera vez en el año 1879 en el Salón de Blanco y Negro. Además, se convirtió en la tercera mujer y primera no francesa en recibir el premio la Legión de Honor.
 
 

Ellen Thesleff


Influenciada por el simbolismo, ayudó a formar el grupo Septem que llevó a su país, Finlandia, el impresionismo. Su talento fue reconocido concediéndole una medalla de bronce en la Exposición Universal de París en 1900 o la medalla Pro Finlandia por el presidente del país en 1951.
 
 

Rosa Bonheur


Fue su padre quien le animó a dedicarse al arte. Su amor por los animales se refleja en las pinturas, que parten de una estricta observación, donde representa escenas campestres para las que se vestía de hombre y así, poder apreciar mejor a los animales.