Conoce a Monterrosa, el grupo que ha revivido el pop bakala

17 / 09 / 2019
POR Marta Hermosilla

Un viaje al pasado, miedos e inseguridades, reconciliación con el seno materno al ritmo del sonido de los 90… Así es Latencia, el primer LP del dúo. Hablamos con ellos antes de su cita en la Sala Sol de Madrid. 

Desde que Rocío Saiz y Enrique F. Aparicio pisaron un escenario juntas no se han vuelto a separar. Amor a primera vista de dos amigas que unieron sus gustos, inquietudes, miedos y sobre todo, las ganas de bailar. Así es Monterrosa, el fenómeno musical de la temporada que revive el pop bakala de los 90.

Aunando las experiencias dentro del sector de ambas, como cantante de Las Chillers y en la mesa de mezclas de Esnórquel DJ, lanzaron el pasado febrero su primer LP llamado Latencia. Un trabajo que relata un viaje en el tiempo y las vivencias del dúo hacia una aceptación interna.

Acaban de volver de un verano frenético lleno de festivales como el FIB o el Low, pero el grupo no para. Su siguiente cita, la presentación del álbum en la Sala Sol de Madrid el próximo 26 de septiembre.

Conoce a Monterrosa. Sus ganas de vivir, de contar y de cantar; de ser una misma y de bailar hasta el amanecer. Entrevistamos al fenómeno musical más guay del momento:

¿Cómo nace Monterrosa? 

Empezamos a coincidir como DJs en salas y festivales al tiempo que nos íbamos haciendo amigas. Un día pinchando juntas, supimos que no queríamos estar detrás de la mesa de mezclas sino delante, con un micro en la mano. Además, Rocío tenía algunas canciones escritas que por estilo no encajaban en las Chillers, y todo encajó. Empezamos a trabajar juntas y fuimos descubriendo –todavía estamos en ello– qué es Monterrosa.

Tras años de experiencia dentro del mundo de la música por separado ¿qué hizo que os decidierais a formar un grupo? ¿qué aporta cada uno en Monterrosa?

La chispa fue la necesidad de compartir algunas cosas que nos unen: las dos crecimos sintiéndonos diferentes, rechazando lo que éramos e intentando encajar sin éxito en los patrones que nos imponían. El espíritu de Monterrosa es exorcizar a través de la música esos demonios. Compartirlos, verbalizarlos y ponerlos en común. Las dos trabajamos todos los aspectos de las canciones y los directos, pero nos complementamos bien porque tenemos caracteres muy distintos. Rocío es impulsiva y pasional, Enrique perfeccionista y maniático. De modo que muchas veces Rocío aporta las ideas en bruto, o melodías que se le ocurren en un semáforo en rojo con la moto, y Enrique las trabaja con calma encajando las piezas.

 

 

¿Cómo definiríais vuestro estilo musical?

Pop bakala.

Latencia es vuestro primer trabajo. ¿Qué queréis decirle al mundo con él?

La latencia, en música, es el tiempo que pasa entre pulsar una tecla y que suene. Nuestro disco habla de nuestra infancia y adolescencia, de retrotraernos a esos miedos y también a esa inocencia del pasado. De hecho, aunque hay una introducción, el disco realmente empieza con una canción que se llama ‘1992’, y que habla de rendir cuentas con el niñx que fuiste para ver cómo todas sus aspiraciones se han desvanecido porque el mundo no ha cumplido sus promesas. Esa canción además es un homenaje explícito a ‘Flying free’, uno de los himnos de la ruta del bakalao, que nosotras solo vivimos de oídas siendo pequeñas. Pero tenía todo el sentido del mundo envolver esa latencia que suena ahora pero que llega de los 90 con el sonido de la época.

‘Me manipulaste’ habla de la utopía de una felicidad normativa. ¿Cómo es para vosotros la felicidad?

Rocío: la felicidad es pasar más de dos días sin ansiedad.

Enrique: citando al filósofo queer Paul B. Preciado, «la felicidad reside en la convicción de que estar vivo significa ser testigo de una época y, por tanto, en sentirse responsable, vital y apasionadamente responsable, del destino colectivo del planeta».

Habladnos de ‘Fauna’ 

Para nosotras es la canción más importante que hemos hecho hasta ahora. De hecho cuando la terminamos, nos miramos entre nosotras (y con nuestro productor Pau Paredes) y supimos que habíamos hecho algo importante. A nuestra escala, pero importante. Entendemos que la música pop no puede ser ajena a la sociedad a la que va dirigida, y tampoco creemos que solo se puedan cantar mensajes reivindicativos con el pelo largo y una guitarra. ‘Fauna’ habla de la manada, habla de pasar miedo volviendo a casa por el solo hecho de ser quien eres. Y es algo que los hombres cishetero que copan las listas de venta y encabezan los festivales nunca van a vivir, está bien que se nos presten espacios seguros para poder transmitirlo nosotras.

Acabáis de volver de un verano lleno de actuaciones en distintos festivales nacionales como el Low o el FIB ¿era vuestra primera experiencia en algo así? ¿qué ha significado para vosotros?

Rocío ya había tocado en grandes festivales con Las Chillers, pero este era el primer verano de Monterrosa con un disco en la calle y, sinceramente, no sabíamos qué esperar. Nunca hubiéramos imaginado que estaríamos (con apenas un año de vida) delante de miles de personas coreando las letras que escribimos en la soledad de nuestros dormitorios. Es indescriptible la energía que se genera cuando al público le gusta lo que haces.

El 26 de septiembre presentáis el disco en la Sala Sol. ¿Qué podemos esperar del directo de Latencia?

En los conciertos nos acompaña Any, que es la mejor batería de España, y eso le da un gran punch a nuestras canciones. Además, presentaremos temas nuevos y será el momento de compartir con el público de Madrid lo que llevamos haciendo este verano en festivales.

Os han catalogado como los herederos de Fangoria ¿Os sentís identificados?

Es un título que asumimos con gusto, para nosotros son el máximo referente. No solo en lo musical, también en lo industrial. Ahora mismo en España no hay otro gran grupo de pop electrónico. Nos hemos criado escuchando sus canciones y, aunque lo de herederos quizás se nos queda grande, es un orgullo que nos comparen con ellos.

 

 

¿Cómo es una fiesta en la que suena Monterrosa?

Es una fiesta en la que la gente va vestida y maquillada como quiere, se mueve como quiere y se relaciona entre sí como quiere. Es un espacio seguro en el que no cabe ningún tipo de fobia. Es un lugar donde la música es fundamental y en el que dejarse impregnar por lo que esa música propone. Traed hielo.

Tras este fructífero año ¿que esperáis de los próximos meses? ¿qué planes futuros tenéis? ¿algún sueño por cumplir?

Queremos sacar otro disco en la primera mitad del año que viene, después de lanzar algunos singles. Nos encararía seguir tocando y apostando por un directo cada vez más espectacular. También nos encantaría colaborar con artistas que nos interesan, tanto nacionales como internacionales.