Corot y Morisot: los artistas que en el siglo XIX cambiaron la forma de retratar a las mujeres

07 / 12 / 2018
POR Alba Manuela Aracil

Maestro y alumna, plasmaron en sus lienzos personajes femeninos que disfrutaban del ocio al aire libre durante una época de cambio.

 

“Invierno”, Morisot (1880)

 
Tanto la obra de Camille Corot (1796-1875) como la de su alumna Berthe Morisot (1841-1895), reflejan el cambio de la imagen de la mujer en la sociedad francesa de finales del siglo XIX. Por eso, templos del arte como la National Gallery of Art de Washington y la Fundación Barnes de Filadelfia, han decidido acoger las exposiciones de “Corot: mujeres” y “Berthe Morisot: mujer impresionista”, respectivamente. En ambos casos se puede apreciar cómo estos artistas dejaron de pintar a las mujeres como objetos o simples arquetipos para que comenzasen a ser protagonistas.
 

“Mujer joven con falda Rosa”, Corot (1845-50)

 
Las creaciones más conocidas de Corot fueron las que mostraban los paisajes a plen air característicos de los inicios de la pintura moderna, con una luz y una atmósfera inconfundibles. Sin embargo, su faceta como retratista es más desconocida, aunque no por eso menos importante. Comenzó pintando a las mujeres con una expresión que les atribuía más personalidad que en los retratos femeninos anteriores y a medida que iba avanzando su carrera, los tiempos cambiaban y las mujeres también, pues dejaron de ser simples modelos para convertirse en protagonistas de escenas más complejas.
 

“Joven italiana de Papigno con su huso”, Corot (1826-27)

 
Esta transformación puede apreciarse en “Corot: mujeres” la exposición que la National Gallery of Art de Washington dedica a la obra del artista. La muestra agrupa 45 retratos pintados entre 1830 y 1870 que cambiaron la forma de representar la figura femenina en aquel momento, ya que se mostraban como personajes modernos que disfrutaban de la vida pública, leían y miraban directamente al espectador, transmitiendo una expresión más profunda. La exposición, que podrá visitarse hasta el 31 de diciembre, se divide en tres ejes temáticos: retratos individuales de mujeres disfrazadas, desnudos y escenas de estudio.
 

“Mujer en el baño”, Morisot (1875-80)

 
Por otro lado, Berthe Morisot fue una pintora impresionista que perteneció a una generación posterior. Durante su adolescencia, tuvo la oportunidad de aprender de la mano de Corot, sin embargo ella dio un paso más que su maestro. Morisot destacó además de por su obra, por ser una de las primeras mujeres con una posición consolidada en el mundo del arte, más concretamente dentro del movimiento impresionista. En aquella época, no había lugar para las mujeres en el impresionismo, ya que estas solían pintar de una manera conservadora y mitificadora, cosa que Morisot rechazó por completo. En sus lienzos plasmaba la vida cotidiana y de ocio de personajes femeninos que paseaban libres por los parques y acudían a la ópera y al teatro.
 

“En Inglaterra”, Morisot (1875)

 
Hasta el 14 de enero se puede disfrutar en la Fundación Barnes de “Berthe Morisot: mujer impresionista” una retrospectiva que recopila algunas de las obras más destacadas de la artista. La muestra presenta la trayectoria de la pintora de forma cronológica basándose en temas que fueron importantes tanto en su trabajo como en su vida.