#GIRLSATDHABAS

06 / 12 / 2015
POR Marisa Fatás

En Pakistán las mujeres no hacen uso del espacio público como en la mayoría de países del planeta. Estar en las dhabas (cafeterías de carretera), montar en bici, pasear solas por la playa… no está permitido.

Natasha Ansari, como tantísimas otras mujeres, quería ocupar las calles. Se preguntaba por qué no podía disfrutar tranquilamente de una taza de té fuera de su casa. Al no encontrar una razón convincente que se lo impidera, decidió salir y disfrutar de la ciudad. Llamó a sus amigas y poco a poco fueron aumentando esas incursiones urbanas que transgredían las normas consensuadas. Y de repente se dieron cuenta que lo que había comenzado como una aventura personal se había convertido en un movimiento político al que trataron de dar voz.

Natasha Ansari - @girlsatdhabas

Natasha Ansari – @girlsatdhabas

Crearon un instagram, @girlsatdhabas, un tumblr y una página de facebook. Es en redes donde comparte, generalmente con el hastag #GirlsatDhabas, las imágenes que documentan cada una de sus acciones. Estos mensajes provocaron una conversación nacional e internacional sobre la libertad de las mujeres para moverse a su antojo  en los espacios urbanos dominados por los hombres. Desde entonces, ‘Las chicas de Dhabas‘ han estado recibiendo selfies de niñas en varios países del sur de Asia, en particular la India que documentan sus conquistas.

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

No es fácil clasificar a @GirlsatDhabas como grupo. Cada una de las componentes es distinta. Algunas pueden vestir con ropas occidentales y con el pelo al descubierto, otras no dejan de ir acompañadas por sus parejas masculinas mientras reclaman el derecho a ocupar el espacio público y también las hay que llevan hijabs y vestimenta musulmana.

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

Cuenta Sadia Khatri, una de las cofundadoras, que el siguiente paso natural, después de hacer uso de las dhabas con normalidad, era practicar actividades reservadas a los hombres. El cricket, uno de los juegos más practicados en Pakistán, es una de ellas.

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas #girlsplayingstreetcricket

Ir en bicicleta o en moto también es toda una peripecia. Los hombres no están acostumbrados pero, al ver mujeres conducirlas, tampoco parece que reaccionen negativamente. En la foto que sigue, comentaban en la cuenta de instagram que:

El hecho de que todo el mundo las esté mirando demuestra lo escandaloso que esto se considera en nuestra sociedad, a pesar de que debería ser bastante normal. Si una chica quiere montar en bicicleta, debe seguir adelante y hacerlo sin pensar en todos aquellos que vayan a juzgarla. Amo esta foto.”

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

A pesar de sus proezas, sus protagonistas reconocen que representan la punta del iceberg. “Somos una comunidad muy, muy pequeña y que es privilegiada en muchos sentidos”. Sus acciones, además, son simbólicas en muchos sentidos. Recuperando los espacios públicos, reclaman también sus derechos en general, como el acceso a la atención sanitaria, la educación, el trabajo y el fin de la violencia contra la mujer, un fenómeno generalizado.

@GirlsatDhabas

@GirlsatDhabas

 

@girlsatdhabas