Los hombres dominan los mejores puestos en la industria de la moda

05 / 06 / 2018
POR Irati González

A pesar de que la moda se alimenta principalmente del consumo femenino, un informe asegura que tan sólo en el 14 % de las principales firmas dedicadas a ropa femenina tiene a una mujer al frente.

 

Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel

 
Teniendo en cuenta que la moda está alimentada por las mujeres (gastan, en promedio, tres veces más de lo que ganan los hombres en ropa), podríamos pensar que la parte superior de la industria estaría llena de diseñadores y ejecutivos femeninos. Pues no, lamentablemente, esto no es para nada así. Más bien es todo lo contrario, ya que, según un informe Business of Fashion, sólo el 14% de las principales marcas de ropa de mujer están a cargo de una directora. Es decir, nos encontramos ante un escenario donde la moda dirigida a mujeres es dominada por hombres.

Para descubrir qué está reteniendo a las mujeres en la moda, Glamour se asoció con el Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos y la consultora McKinsey & Company para encuestar a 535 profesionales de la industria sobre sus ambiciones, oportunidades y contratiempos. Bajo el título, “The Glass Runway” la encuesta desveló que el 100% de las mujeres dijeron que la desigualdad de género es un problema en la industria, mientras que sólo un 50% de los hombres lo admitieron.
 

Maria Grazia Chiuri, directora creativa de Dior

 
Casi todas las mujeres entrevistadas, incluso aquellas que se describen a sí mismas como asertivas y muy ambiciosas, dijeron que habían tenido problemas para pedir y conseguir ascensos. Están acostumbradas a ver como sus compañeros masculinos suben de categoría, mientas que las mujeres rara vez lo hacen. De hecho, un 25% menos de mujeres son promovidos sin preguntar, y para el momento en que alcanzan puestos gerenciales, un 72% menos mujeres son ascendidas sin pedirlo, en comparación con los hombres. Y, por supuesto, estas mujeres saben que se les paga menos que a sus compañeros.

La encuesta también muestra como convertirse en madre puede marginar la carrera de una mujer y que éste es el factor más importante en las disparidades salariales entre hombres y mujeres. “Es horrible decirlo, pero una de las cosas que siempre consideramos cuando evaluamos a varios candidatos para una oferta de trabajo es si están casados recientemente y si es probable que comiencen a tener hijos pronto”, admitió un ex gerente de recursos humanos de una marca de moda. “Era mucho más probable que ofreciéramos el trabajo a una mujer soltera o a una mujer mayor, pero esto nunca ocurrió con los hombres. Las mujeres con niños también fueron a menudo ignoradas por las promociones” dijo.

¿Y todo esto como se resuelve?. La moda, dice Steven Kolb, presidente y CEO de CFDA, necesita impulsar una mayor igualdad de género en la parte superior de la empresa, especialmente dado que las mujeres son el núcleo del negocio. Pero cree que la industria está bien preparada para hacerlo: “Somos una industria creativa, y creo que las personas creativas tienen un gran sentido de la humanidad, y eso se ve en la forma en que interactuamos entre nosotros”, dice. “Ahora tenemos que ver cómo traducir eso a oportunidades más tangibles para las mujeres en sus carreras y en sus vidas para que puedan seguir floreciendo y prosperando”. Nadie dice que será fácil, pero la encuesta encontró que hay formas de avanzar en la industria, y muchas de ellas son lo suficientemente universales para cualquier empresa, incluso la suya si no trabaja en la moda.

1. El primer paso es reconocer el problema. Si el 100% de las mujeres dice que hay un problema, chicos, es hora de escuchar. El seguimiento y el intercambio de métricas relacionadas con el género es uno de los pasos más importantes que una empresa puede tomar para crear un lugar de trabajo más equitativo.

2. Establecer los criterios claros para el éxito. Las empresas de todos los tamaños pueden reducir la forma en que el sesgo afecta las promociones y las negociaciones salariales al hacer que los procesos de compensación y revisión sean lo más sencillos y transparentes posible.

3. Desarrollar oportunidades de tutoría. Las mujeres son más propensas que los hombres a decir que nunca interactúan con los líderes principales. Además, tener una compañía diversa también le da una ventaja sobre otros equipos más homogéneos; es una decisión de negocios tanto como una cuestión de principios.

4. Ser un aliado. Nadie tiene éxito sin una pequeña ayuda de quienes le rodean. Tanto los hombres como las mujeres también necesitan ser aliados al advertir un sesgo donde lo ven, ya sea un comentario sexista en la sala de juntas o un comportamiento inapropiado en una sesión de fotos.

5. Programas de equilibrio entre el trabajo y la vida. Numerosos estudios han demostrado que cosas como el horario flexible tienden a aumentar la productividad y aumentar el resultado final de las empresas.