Ingrid García-Jonsson nominada al Goya

12 / 01 / 2015
POR Estel Vilaseca

ingrid8

Si, ya lo habíamos advertido en nuestro primer número: Ingrid García-Jonsson era una de los descubrimientos de este año, al protagonizar «Hermosa Juventud». Y no nos equivocamos, porque acaba de ser nominada al premio Goya a la mejor actriz revelación junto a Natalia Tena (10.000 Km), Yolanda Ramos (Carmina y Amén) y Nerea Barros (La isla mínima).

Además, esta película le ha dado otras sorpresas: nominada en los Premios Gaudí, en los premios Asecan, en los premios Jose María Forque, en los Premios Feroz 2015…

Por eso hoy recuperamos un pequeño QUIZ que grabamos con ella, su entrevista integra y la sesión de fotos con DANIEL RIERA para el primer número de VEIN MAGAZINE.

Ingrid García-Jonsson, su nombre todavía suena a nuevo. La actriz revelación del 2014 por su papel de Natalia en “Hermosa Juventud” está lista para sorprender. Su belleza nórdica se llena de sol cuando rompe a hablar con acento andaluz. Entre el parecer y el ser, un montón de matices que despliega mientras nos cuenta emocionada su primer viaje a Cannes, cómo consiguió el papel de su vida y sus últimas obsesiones.

Fue sentada encima de Tom Cruise cuando Ingrid decidió que quería dedicarse en serio a esto del cine. No, no era la co-protagonista, sino la doble de Cameron Díaz en la película “Noche y Día” en las escenas que se rodaron en España. “El cine me encanta, me lo paso bien. En ese rodaje me dije, ostras, yo quiero hacer esto toda la vida!”. Lo explica con brillo en los ojos y alegre, con la resaca de Cannes todavía en el cuerpo. La actriz parece que no acaba de creerse lo que le está pasando. Con el entusiasmo de una fan explica: “Vi a Cronemberg, a Wim Wenders, François Ozon, Adele Exarchopoulos…estaban todos. Se me puso a hablar Vigo Mortensen como su fuéramos iguales!”. Y es que, de hecho, lo eran. La actriz presentaba la última película de Jaime Rosales, “Hermosa Juventud” en el que da vida a Natalia, uno de esos papeles regalo por el que muchos ya le dan el Goya de “actriz revelación 2014”. Horas antes de volar a Francia, Ingrid dice que estaba acojonada. “No quería ir, estaba súper nerviosa. Quiero seguir con mi trabajo cutre pensaba…que no me metan en la vorágine. Me preocupaba que la imagen que fuera a dar no se correspondiera conmigo. Sentirme fuera de lugar. Pero cuando acabó, ya quería volver otra vez”. Y es que mirando las fotos de la promoción, Ingrid lucía pletórica posando ante la prensa vestida de Pedro del Hierro, con el saber hacer de una veterana. Cómoda y sonriente, su cara y su cuerpo parecían disfrutar de ese sueño hecho realidad. Eso sí, que quede claro: “Cannes no es como te lo imaginas. Yo pensaba que era fiesta y ver pelis. Y es trabajo, trabajo, trabajo…no comí en cuatro días!”.

ingrid6

En el horizonte planean proyectos muy interesantes, en parte gracias a este viaje iniciático a la Croisette: “Me llaman representantes a los que les entregué material hace cuatro años, he notado mucha diferencia al volver de Francia. He hecho muchos castings, algunos internacionales”. Pero mientras otro gran papel llega, la actriz española criada en Sevilla, de padre andaluz y madre sueca, hace equilibrios entre ese futuro prometedor y la Ingrid anónima, esa que se ha curtido haciendo anuncios, teatro local, un buen puñado de cortos y que ha trabajado de camarera durante años para ganarse la vida. De hecho, después de terminar la película de Rosales, Ingrid volvió a poner copas. “Me quedé un poco tocada, perdida. Y tener algo que hacer te ordena la cabeza. Sentía que era lo que sabía hacer. Estoy cómoda, se me da bien y me da estabilidad. Soy Ingrid sin más, peleándose con los clientes, no es un personaje”. A pesar de que parece que todo vaya a ir rodado a partir de ahora, Ingrid sabe de sobras que una primera buena película no es seguro de nada. “Todavía dudo. Es tan complicado, me parece tan difícil. Ser actor es una decisión muy valiente, yo soy muy cobarde. Y por eso a veces he buscado cosas más seguras que me permitieran huir de mi deseo secreto. Pero al final hay que ser valiente y hacer lo que uno quiere. La crisis en el fondo me ha venido bien para salir de la zona de confort y reconocerme. A veces te dejas llevar por lo que hacen los otros y cuesta separarse”. El personaje de Natalia en “Hermosa Juventud” por el que sólo ha recibido alabanzas es su primera gran apuesta. Todo un ejercicio de introspección para descubrir si es capaz de hacer de esto una profesión y un modo de vida.

ingrid2

La jugada ha salido muy bien. Jaime Rosales es un director de cine independiente que suele trabajar siempre con gente real, pero para esta película quería llegar a más público y buscaba personas con experiencia que no fueran caras conocidas. Jaime no la veía en el personaje, creía que Ingrid no daba el perfil de chica de barrio. Pero ella decidió que ese papel sería suyo y lo engañó presentándose ya en el casting como Ingrid en una posible versión de Natalia: “ Le hice una propuesta de personaje y coló. Pensé que no tenía nada que perder y se la colé y mucho”. Inspirada en la manera de pensar de algunas amigas Ingrid consiguió hacer una Natalia creíble en este retrato generacional de la apatía de los “nini”. Ya dentro de la película lo más duro estaba por llegar. Como parte de la preparación del personaje Ingrid pasó las cinco semanas de la grabación encerrada en la que sería la casa de la protagonista en la película. Todos tenían instrucciones de no hablar con ella. Comer sola, nada de teléfonos e internet, y sólo un par de libros tristes. Aislamiento total. “Se trataba de que me concentrara y alcanzara un estado de profundidad que yo no tengo. Natalia es lo contrario de mi, está tremendamente aburrida y Jaime quería que yo cogiera ese estado de ánimo. Y fue muy duro, pero también creo que no hubiera podido hacer este papel sin esta preparación”. Esta es la primera versión que cuenta. Pero Ingrid está convencida, según relata unos minutos después, que todo esto se trató en realidad de un castigo “porque le había engañado. Cuando tuvimos que escribir nuestra biografía para ver qué puntos en común teníamos con el personaje, se lo confesé todo. Creo que me impuso estas medidas tan drásticas porque había mentido en el casting”. Fuera una cosa, la otra o las dos, el realizador de La soledad no se queda corto en elogios con Ingrid, a la que define como la actriz con más talento que ha dirigido en su carrera.

ingrid3

Cuando se le pregunta a Ingrid si se siente parte de esta generación sin futuro, la respuesta es un sí y un no. Teniendo en cuenta que la sevillana no para desde los catorce años es difícil compartir el estado de apatía de Natalia, pero pronto surgen los puntos en común: “Compartimos la sensación de que no hay futuro, de que no hay una salida fácil. Llevo seis años poniendo copas. Ese sentimiento de estancamiento es inevitable compartirlo. Quizá, antes lo sentía más bien como un problema particular, pero quizá la película me abrió la posibilidad de ver que todos nos sentimos así”. Hasta aquí la parte que Ingrid comparte con ella. “El aburrimiento, el no tener nada que hacer, la falta de interés” le suenan ajenos, a lo que añade divertida: “ahora el que está interesado es un friki”, y Ingrid automáticamente se coloca la etiqueta de friki, porque en la conversación queda claro que ella está más cerca del interés por muchas cosas que del aburrimiento supino.

Hija de padre fotógrafo y madre escultora, Ingrid creció aprendiendo que ser diferente no está mal. Pero por lo que cuenta, el camino hacia la vocación no ha sido fácil: “Yo he tenido muchas crisis. Mi padre me decía, cambia pero haz algo. Eso sí, cuando he tomado decisiones claras me han apoyado”. Y es que a pesar de dedicarse los dos a profesiones artísticas, los padres no lo veían claro. El coqueteo con la profesión empezó cuando su maestro de baile vio potencial como actriz y la animó a que se apuntara a clases de teatro. A partir de ese momento todo fue de manera muy natural, sin que por entonces, se planteara como algo muy serio. De hecho, hasta hace poco, todavía insistía en proseguir la carrera de Arquitectura. Pero es difícil no escuchar la llamada, y a Ingrid se le ilumina la cara cuando volvemos a hablar de cine y su carrera de actriz. “A mi me gusta sentir cosas diferentes, y siendo actor puedes ir al límite”.

ingrid1

Cuando hacemos la entrevista se encuentra en Barcelona, a punto de rodar un nuevo papel protagonista en “Sweet Home”, el debut de Rafa Martín, una película de terror de bajo presupuesto para distribuir internacionalmente, rodada en inglés y con la que Ingrid se muestra entusiasmada: “Es un personaje tan diferente al de Natalia. Me resulta todo un reto ver si seré capaz de gritar bien y que la gente se lo crea”. A Ingrid se la ve con ganas de lo que le echen: “Busco seguir aprendiendo, no me gustaría quedarme sólo con personajes como el de Natalia. Cuanto más diferentes sean, mejor. Es bueno ir cambiando y colocarse en diferentes sitios”. Buena prueba de ello es el personaje de Bianca Rock en Aliados, la nueva telenovela argentina de Cris Morena, creadora de la famosísima Rebelde Way. Aunque parece tomárselo a broma, gracias a Bianca, Ingrid ha sentido el aliento de los fans: “Soy la mala de la película. Allí nos perseguían hordas de niñas y me han dicho de todo”. Mientras aquí, todavía sigue disfrutando del anonimato, aunque no le importa imaginarse lejos. Woody Allen, Quentin Tarantino, Steve McQueen, Scorsese…son algunos de los actores con los que le encantaría trabajar. “Yo iré donde me llamen para trabajar, pero Estados Unidos es la meta de todos, la industria está allí, tanto de majors como independientes, hay que ir y ver si te gusta”. A favor del camino hacia el “éxito”, el hecho de que Ingrid habla un inglés perfecto y “Sweet Home” puede ser un buen escaparate para demostrarlo.

Además de actuar, que por ahora es a lo que Ingrid a decidido enfocar todos sus esfuerzos, le gusta mucho dibujar. Retratos de Lady Gaga o Rhianna, una postal de Almagro, una pareja en el metro…”Se me da muy bien y me ayuda a vaciar la cabeza”. Curiosa por naturaleza, “soy muy cotilla, me encanta observar a la gente, un actor no se puede encerrar en sí mismo”, disfruta de un buen paseo junto a su perro, leer y perderse en internet. “Paso mucho rato online. Estoy enganchada a Tumblr. Tengo una carpeta en la que voy guardando todas las cosas que me gustan. Ahora estoy muy metida en el ayurveda, eso de hacerte tus propias cremas…Es mi nuevo hobby, los aceites esenciales…estoy megavendida!”. Su último experimento, una pasta de dientes hecha por ella misma con productos naturales siguiendo un tutorial que encontró en internet. “Todo lo relacionado con el mundo vegano y naturista me encanta. Me hace sentir mejor. Intento no comer carne. Es un submundo fascinante. Me gustaría ser vegetariana, pero me cuesta. Como pescado y el queso me gusta demasiado”. En cuanto a su estilo, la moda le interesa, “me divierte. Me parece interesante la posibilidad de trasformarte. Miro mucho como la gente va vestida. Me encanta que parezca que no me lo he pensado, pero que dentro de lo normal haya pequeños detalles. Soy más de prendas que de marcas”. Una manía: comprar la ropa para probársela en casa.

ingrid7

La conversación se va diluyendo pero Ingrid parece dispuesta a seguir hablando por horas: “Si hablo demasiado me lo dices!”, es pura entrega. ¿Es esa Ingrid de charla sin parar, alegre, divertida, la Ingrid-Ingrid? Después de lo que ha contado sobre como engañó a Jaime es difícil valorar si este no será otro de sus muchos personajes, a lo mejor lo es. Lo que parece cierto es que Ingrid García Jonsson tiene en la chistera muchas versiones de sí misma para lograr sobrevivir en las múltiples vidas paralelas en las que en este momento está inmersa: la gran promesa del cine español, la actriz de éxito teen en Argentina, la Ingrid que aprendió que en la vida está bien ser diferente, la Ingrid que se relaja dibujando mandalas mientras deja volar la sobrecarga de ideas, la Ingrid insegura que no está segura de haber tomado la decisión acertada…Sea cual sea, deseamos que este sea sólo el inicio de un montón de nuevas Ingrids.

Créditos:
Fotografías de Daniel Riera
Maquillaje y peluquería: Alizia Moreno
Ingrid va vestida con prendas de Martin Lamothe y gafas de VAVA