El interior de la fábrica Hermès: una escuela de maestros artesanos

15 / 11 / 2016
POR Laura Caufapé

La fábrica de seda de Hermès es el sitio donde moda, tradición y calidad se unen para crear piezas de coleccionista: los pañuelos de seda o “carré”.

 
hermes-panuelo-seda

Situada en Lyon, ciudad cuna en la tradición de la seda, esta nueva fábrica de pañuelos y carteras de Hermès acoge el trabajo de los mejores artesanos.

La media de edad del taller es de 25 años, y todos los trabajadores son formados durante un año por un tutor para perfeccionar su técnica. El savoir faire se transmite de unos a otros, para así lograr tener a los mejores creadores entre sus paredes.

 how-hermes-scarves-are-made-29

El carré, creado por primera vez en 1937 en el taller del artesano Marcel Gandit, implica un gran trabajo: cada pañuelo pasa por ocho etapas, cada una llevada a cabo en un atelier específico, y dos años es el tiempo que lleva su completa fabricación, desde la ilustración hasta la revisión de calidad.

Cada proceso es lento, meticuloso y complejo. El estampado de la seda, por ejemplo, utiliza de media 30 colores distintos, cada uno con su tono personalizado, mezclando los más de 75.000 disponibles.

Como dice Kamel Hamadou, director de comunicación de la marca: “nos lleva 2 años producirlos y tan sólo 2 minutos comprarlos”.
 

how-hermes-scarves-are-made-27

Los procesos de Hermès no entienden de prisas. Es una forma de trabajar tradicional y meticulosa, que se esfuerzan en enseñar a las nuevas generaciones que se incorporan en la fábrica.
 
 

via Designscene