8M: la huelga general de mujeres a través de sus organizadoras

08 / 03 / 2017
POR Jaime Martínez

Hablamos con nueve responsables de organización de diferentes colectivos internacionales para conocer cual es la situación de la mujer en sus respectivos países, y las razones por las qué hay que participar de la Huelga Internacional de Mujeres del 8 de marzo.

 

 

Después de la Marcha de las Mujeres sobre Washington que terminó llenando las ciudades y plazas de todos los rincones del mundo de manifestaciones y propuestas pacíficas, es ahora Polonia quien recoge el testigo y se convierte en el centro de los movimiento que han originado el primer Paro Internacional de Mujeres de la historia. Actos que tendrán lugar el 8 de marzo, coincidiendo con el día internacional de la mujer trabajadora, con más de 300 concentraciones en más de 40 países diferentes y bajo el lema “La solidaridad es nuestra arma”.

Todo comenzó el pasado 3 de octubre de 2016, cuando, siguiendo el ejemplo de las mujeres islandesas de 1975, las mujeres polacas organizaron una huelga de un día contra el proyecto de ley que introducía medidas para la penalización del aborto, incluyendo los casos de aborto espontáneo y del realizado como consecuencia de una violación. A estos actos, banalizados por ciertas facciones del gobierno polaco, le siguieron acciones de solidaridad hacia las mujeres reprimidas durante la marcha del Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina, y un segundo paro polaco el 24 de octubre contra la violencia y la ignorancia del estado de las problemáticas de la mujer.

Hablamos con 9 mujeres pertenecientes a diferentes plataformas en defensa de los derechos de la mujer, para saber como es la situación que se vive en sus respectivos países y las razones por las que hay que sumarse y participar de esta jornada histórica.

 

1. España. Miren Haizea Miguela, Madrid.

“Este año está siendo especialmente cruel en cuanto a asesinatos por violencia machista. Tan solo la semana pasada, dos mujeres en Madrid fueron asesinadas el mismo día, y otra fue gravemente herida”, nos cuenta Haizea, miembro de la comisión del 8 de marzo en Madrid.

“Nos preocupa que el número de mujeres asesinadas no haga más que aumentar, mientras que los recortes en políticas sociales, educativas y de concienciación no hace más que disminuir. Qué no existan políticas educativas que ayuden a construir relaciones sanas y de igualdad entre chicos y chicas, o la brecha salarial y los puestos de trabajo a los que se ven relegadas las mujeres. ¿Acaso nuestro trabajo no vale? Si es así decimos de acuerdo, pues produzcan sin nosotras. Con la huelga del 8 de marzo no es que nos sumemos a ningún paro, es que cómo no vamos a participar de él. No es un acto de solidaridad con los graves asesinatos de Argentina o los sucesos que están ocurriendo en Polonia, es un nuevo internacionalismo con el que buscamos soluciones a nuestros problemas comunes de una manera conjunta”.

 

8 de Marzo – Madrid

 

2. Polonia. Marta Lempart, Baja Silesia.

Hablamos con Marta Lembart, una de las líderes del movimiento por el Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo. En el caso de Polonia, “recientemente se ha propuesto una ley que introduce un pago de 4.000 zlotys, aproximadamente 1.000 euros, para llevar a término el embarazo de un feto enfermo terminal, en lo que se está percibiendo como un paso hacia una prohibición total del aborto”. Por eso, las mujeres polacas “recogemos firmas para exigirle al gobierno el fin de la misoginia, el sexismo y el desprecio hacia la mujer. Demandamos una educación sexual efectiva en las escuelas que termine con las agresiones sexuales y el acoso. Unos derechos reproductivos plenos, incluyendo acceso a métodos anticonceptivos de manera gratuita y a un aborto seguro”.

“Estamos hartas de la violencia física, económica, verbal y moral dirigida contra nosotras. Sin una reacción a nivel mundial no vamos a conseguir lo que nos proponemos. Lo mejor que podemos hacer es salir en solidaridad con otras mujeres, porque todas estamos viviendo lo mismo: una fuerte consolidación machista en un momento de crisis mundial.”

 

Paro Internacional de Mujeres

 

3. Francia. Elisabeth Salvaresi, París.

“A menos de tres meses de las elecciones presidenciales, la situación en Francia nunca ha sido tan confusa y peligrosa como ahora”, nos cuenta Elisabeth Salvaresi, una de las responsables de la organización de la Huelga Internacional de Mujeres del 8 de marzo en Francia. “Seguimos bajo el estado de emergencia debido a la amenaza de más ataques terroristas, y los profundos conflictos internos que dividen a la izquierda francesa y el aumento de apoyos hacia el partido de extrema derecha ‘Frente Nacional’, no hacen más que aumentar la tensión. Esta situación favorece un clima en el que la gente es cada vez más proclive a olvidarse de lo que ocurre en el resto del mundo y a cualquier acción de solidaridad con otros países”.

El 8 de marzo supone “El día perfecto para descubrir todo lo que nos une, las cuestiones que nos preocupan y los objetivos que compartimos como mujeres a pesar de encontrarnos en países distintos y pertenecer a culturas diferentes. Un día para la lucha a favor de los derechos de la mujer”.

 

Grève Internationale des Femmes / International women’s strike

 

4. Canadá. Wendy Goldsmith, Londres.

Para Wendy Goldsmith, organizadora de la concentración que tendrá lugar en el Victoria Park de Londres (Ontario), “las mujeres en Canadá todavía tenemos que luchar por nuestros derechos reproductivos, de igualdad en el trabajo y por el fin de la violencia contra la mujer. En Canada contamos con una población indígena que ha sufrido abusos sistemáticos y ha sido marginada desde el comienzo de la colonización, con más de 1200 mujeres indígenas que han sido asesinadas o están desaparecidas, y un gobierno que no ha cumplido sus promesas hacia sus familias”.

“Nuestro colectivo lo formamos un grupo de mujeres de diversos orígenes, unidas contra la opresión. Nos preocupa como se están desarrollando los acontecimientos en la escena internacional, especialmente con nuestras hermanas de Estados Unidos,  inmersas en una dura lucha contra la islamofobia, la misoginia y el odio. Creemos que el silencio significa complicidad, y que esa posición no ayudará a mejorar las cosas. Imaginamos un mundo donde el amor es el que gobierna, y seguiremos luchando y resistiendo hasta conseguirlo”.

 

International Women’s Strike day of action in London, Ontario

 

5. Alemania. Micaela Leon, Frankfurt.

Micaela Leon, organizadora de las concentraciones que tendrán lugar en Frankfurt con motivo del IWS (International Women’s Strike) del 8 de marzo, hace un llamamiento para que “todas aquellas mujeres, y quienes se solidaricen con nosotras, se unan para construir una red de apoyo en defensa de los derechos de la mujer. Nuestra meta es aumentar la conciencia sobre la interseccionalidad femenina, y lo que supone”.

“Aquí en Alemania el sexismo se encuentra oculto de muchas maneras en la sociedad, desde la asistencia limitada al cuidado de los niños, a un sistema educativo obsoleto, diferencias salariales en función del sexo, y la practica ausencia de mujeres en puestos de responsabilidad. Contamos con un alto número de casos de violencia domestica, con cifras que apuntan a que aproximadamente una mujer al día es víctima de un abuso. Somos conscientes de que no estamos solas en esto, y como ciudadanas en un mundo globalizado, queremos hacer de este día una jornada especial con la que solidarizarnos con nuestras hermanas del resto del mundo, cuyos derechos se siguen violando y vulnerando a diario”.

 

International Women’s Strike, Frankfurt

 

6. EEUU. Magally Miranda, Brooklyn.

De herencia mexicana, pero nacida en Los Angeles, Magally Miranda nos habla desde su residencia de Brooklyn como miembro destacado de la organización americana del IWS, “son muchas las mujeres que han estado luchando largo tiempo en los Estados Unidos por la dignidad de quienes cruzan la frontera, por los derechos civiles de los afroamericanos o, más recientemente, contra de la construcción del Dakota Access Pipeline, que supondrá una violación de los derechos y las tierras de los pueblos indígenas”.

“No queremos que la elección como presidente de Donald Trump represente un paso atrás para todo el país, ni un regreso a los años en los que la mayoría de nosotras no podíamos manifestarnos ni teníamos voz. Queremos un futuro donde la violencia contra las mujeres, incluyendo a las mujeres transexuales, no exista. Donde la explotación laboral de la mujer y las diferencias salariales desaparezcan. Por esas y por muchas otras razones nos estamos uniendo, para hacer del 8 de marzo y del Paro Internacional de Mujeres, una jornada histórica”.

 

National Women’s Liberation

 

7. EEUU-España. Elia Gran, Nueva York.

Miembro de la plataforma WomenStrike en Estados Unidos, la catalana Elia Gran lleva viviendo desde hace 4 años en la gran manzana, “Después de llevar viviendo en Nueva York tantos años, me siento preparada para hablar de Estados Unidos como ‘mi país’ ”.

“La huelga general está cumpliendo con sus objetivos incluso antes de empezar, haciendo que personas de todo el país estén fijándose en el trabajos que desempeñan esas mujeres con las que conviven a diario. Esto no hubiera sido posible sin el éxito que han supuesto las concentraciones de The Women’s March, ni otras movilizaciones como la huelga general de mujeres de Estados Unidos de 1970. Para rendirles un homenaje a todas aquellas que lucharon por nuestros derechos, y por todas las que siguen haciéndolo día a día, las mujeres de este país deberían unirse a la huelga general del 8 de marzo”.

 

Women’s Strike USA

 

8. Argentina. Cecilia Palmeiro, Córdoba.

Miembro de la organización “Ni una menos” contra la violencia machista, Cecilia Palmeiro nos habla del alarmante aumento de los actos machistas en la Argentina, “desde 2015 hemos observado un alarmante incremento del índice de asesinatos contra mujeres, junto a una constante culpabilización y revictimización de las víctimas. La repetición en los medios de comunicación de frases como “viajaban solas” o “salía de noche”, no hacen más que atacar nuestra autonomía como mujeres”. La reciente crisis económica y las medidas de austeridad también han mermado sus derechos, “Una mujer aquí gana entorno a un 27% menos que un hombre, trabajando tres horas diarias más. Y cuando la pobreza llega al hogar, las mujeres somos las más perjudicadas”.

“Nos organizamos y unimos para luchar en lo que Rita Segato denominó “la guerra contra las mujeres”. En defensa de nuestra libertad, nuestra autonomía y nuestra supervivencia. Nuestras reclamaciones son de carácter transversal. Nuestra arma, nuestra solidaridad”.

 

Ni una menos

 

9. México. Sandra Muñoz, Ciudad de México.

Coordinadora del PIM en México, Sandra Muñoz nos explica que en México, “estos últimos años las mujeres hemos abierto los ojos a la violencia, empezado a hablar de ella abiertamente y a apoyarnos entre nosotras”.

“El gobierno ha disminuido los presupuestos de salud y en educación, así como las partidas destinadas a la concienciación y la prevención de la violencia. En un país donde son asesinadas entorno a 6 mujeres cada día y es habitual que el gobierno maquille cifras de desapariciones, feminicidios y casos de violencia contra la mujer, estas disminución de recursos pueden hacer empeorar todavía más la situación. Por esa razón, este 8 de marzo y cada día 8 de cada mes, alzaremos nuestra voz, organizaremos encuentros, idearemos estrategias para presionar a nuestros gobierno y nos protegeremos del machismo cruel y latente que sigue viviendo entre los jóvenes y hombres mexicanos. ¿Qué defendemos? Nuestro derecho a una vida libre de violencia”.

 

Paro internacional de mujeres – México

 

#8M #MujeresEnHuelga #SolidaridadNuestraArma