Roses, la exposición sobre Alexander McQueen y su amor por las flores

03 / 01 / 2020
POR Estela Gómez

Sarah Burton nos ofrece un viaje por el atelier de McQueen, así como por sus procesos creativos con un hilo conductor en sus colecciones: las flores.

Alexander McQueen. ‘Red Rose’ primavera-verano 2020.

La segunda planta de la tienda londinense de Alexander McQueen, en Old Bond Street recoge desde diciembre de 2019 hasta final de abril de 2020: ‘Roses’, una exposición sobre el diseñador que mantenía contacto con la naturaleza en todo lo que creaba. Sarah Burton, mano derecha del diseñador y posterior sucesora tras la muerte de McQueen, es la curadora de la exposición, como parte de su misión en la creación eventos que permitan a las nuevas generaciones empaparse de conocimiento. Algo que ya ha hecho en otras ocasiones invitando personalmente a estudiantes de moda de Inglaterra a esta exposición, o junto con Judy Halil, directora del taller McQueen, mostrándoles cómo trabaja la marca, sus técnicas, así como compartiendo con ellos recuerdos de su época trabajando junto al diseñador.

Tanto el amor del propio McQueen por las flores, como el de Burton, han sido la inspiración principal, tomando como pilares base de la exposición dos trajes icónicos de la marcaEl primero, que coincide con la primera pieza que uno ve al entrar en la exposición, es el vestido floral, realizado por el propio diseñador como parte de la colección Sarabande, de primavera-verano 2007. Hecho de flores naturales, hizo falta un equipo de floristas para su preparación, y según la propia Barton recuerda para Vogue, las flores tuvieron que ser colocadas casi segundos antes de salir a la pasarela. Estas flores se desprendían del vestido a la vez que la modelo caminaba, cumpliendo con la intención de McQueen de reflejar en su colección que nada dura para siempre y que la belleza desaparece. La segunda pieza principal se trata del “Red Rose”, vestido que Burton presentó como cierre de su colección otoño invierno 2019, e inspirada en el norte de Inglaterra. Un vestido repleto de drapeados que simulan los pétalos de las rosas, al que le acompaña un video de la propia Judy Gail realizando todo el proceso de creación: desde la búsqueda de inspiración, el corte del patrón, la realización de cada uno de los pliegues hasta el resultado final de este traje de tafetán. Una oda al trabajo artesanal de los talleres.

Pero estos no son los únicos vestidos a destacar de la colección, pues todos los trajes de la marca, de McQueen y Burton, con elementos naturales (camelias, rosas inglesas, flores de jardín, abejas) se encuentran también en esta exposición. Los videos son elementos recurrentes en la muestra, contando con uno del vestido floral de McQueen en la pasarela, rodeado de las piezas correspondientes a la colección P/V 2007 que combinan pétalos con capas de tul. En otro, la propia Barton habla de su fascinación por la iconografía de las flores y narrando recuerdos de los procesos de creación de diferentes colecciones.

Roses nos ofrece un maravilloso viaje por el taller de Alexander McQueen, a la vez que un lugar en el que aprender técnicas para los jóvenes diseñadores. Barton es muy consciente de la importancia del equipo que trabaja con ella, en la colección de P/V 2020 sacó a todos a saludar al final del desfile, y con esta exposición hace visible una vez más su trabajo; homenajeando a Alexander McQueen como diseñador y como marca.

Roses. Fotografía de Tim Beddow.
Roses. Fotografía de Tim Beddow.

Roses. Fotografía de Tim Beddow.

Roses. Fotografía de Tim Beddow.

www.alexandermcqueen.com