‘Above us only sky’: un viaje por la intimidad de Yoko Ono y John Lennon

13 / 08 / 2019
POR Daniela Calderón

Un nuevo documental hace públicas grabaciones y escenas de la relación creativa entre el músico y la artista, todo ello, acompañado del testimonio de algunos amigos cercanos de la pareja. 

La historia de Yoko Ono y John Lennon es quizás el romance más legendario de la cultura pop contemporánea. Él formaba parte del grupo más reconocido de la historia de la música, el cual se disgregó escasos meses después de que iniciara su relación con la japonesa. Yoko Ono se convirtió, a los ojos del público, en la culpable de la ruptura del grupo, pero a la vez, inició junto a John una lucha pública para alentar el movimiento pacifista que se encontraba en ebullición en aquel momento.

Para entender más a fondo el nexo creativo que se formó entre ambos, ‘Above us only sky’ nos trae grabaciones inéditas de la vida de la pareja, además de entrevistas a personas muy relevantes en la vida de Lennon como Julian Lennon o el fotógrafo David Bailey, autor de la portada de Vogue que Lennon y Ono protagonizaron en 1971.

Con motivo del estreno del documental, en #VEINDIGITAL hemos seleccionado 5 datos que debes saber sobre Yoko Ono Y John Lennon para comprender el legado de este idilio.

 

1. EL PRIMER ENCUENTRO

A mediados de 1960, Londres se convirtió en la capital mundial del arte. La escena underground de la ciudad era el motor de toda la cultura alternativa occidental y así lo demostraban las primeras galerías de arte dedicadas a estas corrientes que quedaban excluidas del circuito convencional.  En este contexto se funda la galería Indica, el espacio don Yoko Ono exhibió ‘Unfinished Paintings and Objects’. La muestra incluía la famosa obra ‘Apple’, que consistía en una manzana verde perfecta que debía ir cambiando con el paso del tiempo y el deterioro habitual de los alimentos. Pero Lennon, que acudió a la inauguración, tenía otros planes y decidió morder la manzana. Yoko enfureció, John devolvió la manzana a su lugar y al parecer, surgió el amor.

 

2. LA BODA PERFECTA

Menos de tres años después de este primer encuentro, la pareja contrajo matrimonio en Gibraltar. Ella apostó por un traje nupcial que resumía todas las tendencias de la década que ya llegaba a su fin. Minifalda, botas de charol y una amplia pamela, todo en blanco inmaculado, haciendo destacar su larga y reconocible melena azabache. John, no quiso ser menos y se decantó por una americana y una camiseta blanca.

Casualmente, la pareja eligió el 20 de marzo para la ceremonia y ese mismo día se dieron cuenta de que empezaba la primavera. Así lo explicaba Yoko en su instagram: “Cuando alguien nos dije que justo nos habíamos casado el primer día de primavera, nos miramos entre nosotros y fue como…”¡Vaya!”.

3. LUNA DE MIEL PACIFISTA

Tras la boda, la pareja se desplazó a Amsterdam donde hicieron de su viaje de novios, una performance pacifista. Pasaron 7 días metidos en la cama, ataviados con pijamas blancos y rodeados de carteles que pedían la paz. La prensa pudo ser testigo del encierro voluntario bajo el lema: “Es mejor quedarse en la cama que ir a la guerra”. 

La iniciativa fue todo un éxito mediático y motivó a los recién casados para iniciar un camino hacia el activismo que no abandonarían nunca más.

 

4. LA PORTADA CENSURADA

La chispa instantánea entre ambos supone el inicio de una sinergia creativa que envolvería toda la relación. De hecho, en su primera noche juntos, compusieron su primer trabajo conjunto: ‘Two Virgins’. Se dice que el sencillo nació después de una pasional noche juntos, por lo que ilustraron la portada con un retrato de cuerpo entero donde ambos aparecían desnudos. A pesar del carácter naturalista de la fotografía, la moral puritana de la época censuró de inmediato el álbum y se prohibió su distribución. Más tarde, el disco llegó a las tiendas enfundado en un sobre marrón que ocultaba la portada.

 

5. LA TORRE IMAGINARIA QUE CONMEMORA EL LEGADO DE LENNON

El 9 de octubre de 2018, Yoko Ono inauguró la instalación ‘Imagine Peace Tower’, un monumento situado en Reikiavik consistente en un haz de luz gigante que se proyecta hacia el cielo, creando la ilusión de ser un rascacielos abstracto. La obra es un regalo de la artista para el que habría sido el 78 cumpleaños del ex Beatle. Con él, Ono quiere rendir homenaje a la lucha incansable de John Lennon por lanzar un mensaje de paz que calara en la sociedad.