Afrofuturismo como herramienta de inspiración y sanación

23 / 08 / 2022
POR Gabriella Nuru

“El estado de consciencia de una persona negra es liberado del confinamiento y de la mentalidad esclavista y colonial, para luego darse cuenta de las múltiples posibilidades y probabilidades que tiene dentro del universo” – Andrew Rollins

Fotograma del fashion film ‘An Alien In Town’

El Afrofuturismo se ha establecido como una corriente artística, un movimiento cultural o incluso una forma de ver y percibir la vida que ofrece una narrativa alternativa a cómo se debería percibir y sentir la comunidad negra, superando los tópicos y estereotipos que han recaído sobre esta siempre. Y de esta forma, generar más resistencia, amor propio y cabida para nuestra expresión humana y creativa en el más amplio sentido de la palabra.

En mitad de una vorágine de sentimientos y reflexiones sobre cómo nos tratan en Occidente a las personas negras y la constante amenaza que suponemos para estos poderes eurocéntricos que practican una necropolítica de forma crónica y sistemática, me dispongo a hacer este artículo y, si bien este tipo de textos no van usualmente dedicados a nadie, sólo espero que éste ayude a entender la necesidad de movimientos que ensalcen a las mal llamadas minorías, y que el resto de sociedad involucrada conozca sus orígenes, los respete y los acepte más allá de formar parte libremente de éstos.

Según Ytasha L. Womack el afrofuturismo es una forma de unir presente con pasado, hacer una intersección de una multitud de elementos como la imaginación, el misticismo, la cultura negra y la liberación para reinventar y reescribir la experiencia de las personas negras puesto que normalmente solo se impregna en la narrativa oficial de dolor y/o sufrimiento.

Oficialmente no se acuña el término como lo conocemos hasta los años noventa. Sin embargo, la música, textos y arte con perspectiva y visión afrofuturista datan de los años 50, siendo uno de los pioneros el gran artista Sun Ra. Este experimentaba con nuevos sonidos y voces, así como utilizaba un imaginario afrocentrado a la hora de crear títulos y las portadas de sus álbumes. De esta forma, Sun Ra mostraba el vínculo directo que tenía con la cultura africana y qué elementos influenciaban en su arte.

Sun Ra

El afrofuturismo reivindica una nueva identidad a través de la ciencia ficción y la fantasía histórica. Es un movimiento que experimenta y orbita alrededor de la experiencia negra. Busca deshacerse y liberarse de la mirada eurocéntrica y sesgada de Occidente hacia las cosmologías africanas y salvar el realismo mágico que ha hecho de las vivencias y experiencias negras carta libre para soñar y vernos válidos en todos los espacios.

La creación del término afrofuturismo, en la década de 1990, se usó principalmente para categorizar “ficción especulativa que trata temas afroamericanos y aborda preocupaciones afroamericanas en el contexto de la tecnocultura del siglo XX”, pero pronto incluyó prácticas artísticas, científicas y espirituales en toda la diáspora africana.

A principios de la década de 1990, Mark Dery, en su ensayo de 1994 ‘Black to the Future’, comenzó a escribir sobre las características que consideraba comunes en la ciencia ficción afroamericana. Dery llamó a este fenómeno “afrofuturismo”. En una entrevista, la autora Alondra Nelson explicó el afrofuturismo como una forma de ver la posición de sujeto de los negros que cubre temas de alienación y aspiraciones de un futuro utópico. La idea de “extraterrestre” u “otro” es un tema que se explora a menudo ya que desde un prisma occidental la persona negra siempre ha habitado la otredad y se nos ha relegado a un segundo plano y es desde esa periferia desde la que creamos y existimos, lo que no quiere decir que no veamos nuestras capacidades en nuestra totalidad y alcancemos de este modo la luz.

El afrofuturismo tiene que ver con la recuperación de esas identidades o perspectivas que se han perdido. Por tanto, busca reexaminar las narrativas para intentar construir nuevas verdades fuera de la narrativa cultural dominante y de esta manera conectar a la diáspora africana con sus historias y narrativas propias.

El afrofuturismo es un subgénero de la ciencia ficción que trata, como rasgo fundamental, el tema de la raza y los problemas que suelen estar ligados a ella: la identidad, la Historia, el colonialismo y la alienación. Como el afrofuturismo entiende que la historia siempre ha estado contada por la gente blanca con poder, se busca analizar las realidades desde la afrocentralidad. 

El afrofuturismo mezcla elementos del pasado (la nostalgia, la Historia o la memoria) con nuevos elementos que las generaciones actuales puedan entender y con los que se puedan identificar. De este modo, entender todos los elementos de lo que somos, de todo lo que nos construye y así no aislarnos de nuestras propias culturas y combatir el extractivismo.

El afrofuturismo defiende la accesibilidad a nuestros propios conocimientos y la conexión con éstos como la mejor arma. la conciencia de uno mismo es la herramienta más potente contra la opresión. Según Ytasha Womack, la función del afrofuturismo es desmontar “la raza como tecnología”, es decir, desmontar los argumentos biológicos de diferencias de razas que han justificado la esclavitud y el colonialismo.

En palabras de Angela Davis, “para trabajar en beneficio de un mejor futuro necesitamos creer que ese futuro es posible”, es por eso que el afrofuturismo cumple la función fascinante de, según Lonny J Avi Brooks “crear nuevas tecnologías de inspiración afro para reparar los traumas que vivieron y que seguimos experimentando”.

Habiendo expuesto de forma más o menos claras las premisas del afrofuturismo, voy a enumerar algunas figuras relevantes del presente y del pasado para tener en cuenta para adentrarse más en el movimiento y buscar lugares (artísticos) seguros libres de supremacía blanca: 

Los escritores más relevantes son Octavia Butler, Samuel Delany y actualmente N. K. Jemisin o Nnedi Okorafor. El colectivo Black Quantum Futurism tambien hace una labor artística, educativa y literaria abrumadora. 

Octavia Butler

En la fotografía destaco a Inyegumena Nosegbea y a Krista Franklin.  En la pintura o collage destaco a Wangechi Mutu, Ellen Gallagher o Lina Viktor, Krista Franklin o Olalekan Jeyifous aunque como precursora destacaría por encima de todas a la artista y pintora Allison Saar

Wangechi Mutu

Y, por último, en música, el precursor es Sun Ra, pero también destacan Erykah Badu,  FKA Twigs,  Solange, dúo musical Ibeyi, Janelle Monaé, Flying Lotus, Kamashi Washington, Paul D. Miller (conocido como DJ Spooky),  Shabazz Palaces o, a nivel nacional, Jokoo.collective es un colectivo artístico y cultural que está apostando por una propuesta musical e ideología creativa atrevida, arriesgada y abiertamente afrocentrada.

Erykah Badu

En conclusión, como dijo el reverendo Andrew Rollins: “El estado de consciencia de una persona negra es liberado del confinamiento y de la mentalidad esclavista y colonial, para luego darse cuenta de las múltiples posibilidades y probabilidades que tiene dentro del universo”. Y nunca es tarde para empezar ese camino y saber el potencial y el legado de la comunidad negra en el pasado y en la actualidad.