‘Aquel Verano’, la colaboración de Elisa Pomar y Figtree Collection

25 / 06 / 2020
POR Pilar Ramón

 “Un colgante de la diosa Tanit, deidad cartaginesa de la isla, anillos florales, peces vertebrados de los años 60… todas las piezas tienen esa alma que las liga a Ibiza”. 


Las marcas ibicencas de joyería y moda de baño, Elisa Pomar y Figtree Collection, presentan ‘Aquel Verano, un proyecto “coral y femenino” cuyo objetivo es revivir los sentimientos y escenarios de una Ibiza autóctona, fresca y libre. Para conocer todos los detalles de esta colección hablamos con Elisa Pomar, quien nos desvela las partes más importantes del proceso creativo, cómo se realizó esta colaboración, sus inicios en el mundo de la joyería y mucho más.

Compuesta en su mayoría por piezas en plata de ley con un baño de oro de 24k, esta edición limitada está también pensada para un público más joven y contiene peces vertebrados de los años 60, sellos de inspiración antigua con diseños florales, o colgantes con el símbolo de la Diosa cartaginesa Tanit, deidad a la que siempre se ha hecho tributo en la Isla Pitiusa.

 

 

Tras cuatro generaciones dedicadas a la joyería tradicional, Elisa Pomar, muestra su lado menos barroco como complemento para todo aquel que quiera llevar consigo un trozo de isla. En la campaña, fotografiada en analógico por Valentina Riccardi, las piezas de Elisa aparecen como “talismanes contemporáneos” junto a los trajes de baño de Figtree Collection, para aflorar sensaciones pasadas y evocar la serenidad de los buenos recuerdos.

Aquel Verano’ aúna los valores esenciales que comparten ambas firmas como el hedonismo, el amor por lo bien hecho, las prendas pensadas para permanecer y la inspiración mediterránea. Además, todos los diseños presentados han sido creados, diseñados y producidos en la isla.

 


‘Aquel Verano’ evoca la nostalgia propia de los meses de estío cubiertos por mar, sueños y amistad ¿Hay algún momento concreto de tu vida que la haya inspirado?

Nuestra idea era evocar esos veranos de juventud en la isla de Ibiza. En mi caso, los domingos nos juntábamos con toda la familia y amigos y nos íbamos siempre a pasar el día a la playa. Se trata de hacer tributo a esa sensación de despreocupación y un poco a la Ibiza hippie y tranquila de nuestras infancias.

¿Qué parte del proceso creativo de esta nueva colección es la que más has disfrutado?

El momento que más disfruto siempre es cuando, después de mucho trabajo, tengo la pieza terminada en mis manos y me emociono al ver que es tal cual la imaginaba. Por esa sensación vale la pena todo el trabajo que hay detrás.

¿Y la que menos?

Cuando todavía no he empezado la pieza y tengo esos nervios de no saber cómo va a quedar. Mis diseños empiezan siempre con dibujos y después los joyeros trabajan cada pieza de forma artesanal, por eso es muy difícil saber el resultado final antes de tenerlo terminado.

 

 

En esta colaboración se muestra el lado menos barroco de tu firma ¿A qué se debe este cambio?

Era un poco lo que nos pedía el momento que estamos viviendo. Parece que esta situación te pide piezas más sencillas, menos cargadas, que tengan una razón de ser y formen parte de un entorno. Mucha gente dice que la Ibiza de este verano va a ser parecida a la de los años 70 y 80, y por eso quisimos hacerle un homenaje también con esta colaboración.

Desde Figtree Collection dicen que comparten valores contigo como la pasión por las cosas bien hechas y, sobre todo, el amor por la isla ¿Cómo habéis conseguido plasmar estas bases en las piezas?

Teníamos a Figtree en el punto de mira porque consideramos que compartimos esas bases con la marca y con Alba Esteva, su directora creativa. A la hora de plasmarlas en las joyas, quise sacar el lado más bonito y a la vez sencillo de la isla: un colgante de la diosa Tanit, deidad cartaginesa de la isla, anillos florales, peces vertebrados de los años 60… todas las piezas tienen esa alma que las liga a Ibiza y consiguen que la lleves contigo estés donde estés, a modo de talismán de la isla.

 

 

Ambas firmas tenéis la inspiración mediterránea como elemento común, pero ¿Cómo una firma de bañadores como Figtree y una de joyería como Elisa Pomar deciden hacer una colaboración?

Fue un flechazo a primera vista. Desde el principio me sentí́ muy identificada con esa mirada tan autóctona, tan ibicenca. Una mirada que respeta, quiere y trabaja con todos los valores y detalles que hacen de Ibiza, la Ibiza de los locales. Por ese motivo, también quisimos que Alba dirigiera artísticamente la sesión, porque nadie mejor que ella podía ensalzar este ADN en común y expresar tan bien nuestras bases en esta campana.

La colección está pensada para un público más joven ¿Crees que las nuevas piezas que diseñes a partir de ahora estarán más orientadas hacia ellos? ¿o planeas regresar a tu target original?

Muchos creen que solo diseño piezas ostentosas, pero mi universo creativo ha sido siempre diverso y este público más joven, en realidad, siempre ha formado parte de la marca. Me encanta cuando vienen chicas jóvenes a la tienda y disfrutan probándose piezas enormes, barrocas o más sencillas. Por eso, la idea de esta campaña es mostrar que estas joyas algo más sencillas también son Elisa Pomar. Yo no creo mucho en los estereotipos y tampoco me gusta etiquetar a las joyas por el público al que van dirigidas, de hecho, cuando vienen chicos se sorprenden porque para mí el diseño de joyas no tienen género, ni edad. Unos pendientes enormes pueden ser también para la chica más sencilla del mundo, o me encanta ver a chicos con alguno de mis anillos que tradicionalmente eran de mujer.

 

 

Cuatro generaciones de tu familia se han dedicado al diseño de joyas ¿Siempre supiste que tú también acabarías haciendo esto o fue algo que te sorprendió́?

Desde que nací́ supe que acabaría dedicándome a esto, lo que no sabía era de qué manera lo haría. De pequeña ya iba al taller de mi padre a hacer los deberes mientras él trabajaba y era algo que me apasionaba. Cuando él falleció́ hace 12 años, decidí darle un vuelco a mi trabajo y empecé́ a llevar toda esa joyería tradicional, con la que trabajaba, a mi terreno. Fue así́ cuando empecé́ mi propia marca.

Dolce & Gabbana son clientes tuyos y en cada escapada a la isla visitan tu tienda ¿Alguna anécdota con ellos que nos puedas compartir

No me gusta mucho hablar de mis clientes porque les apoyo en su privacidad y anonimato. Lo que sí puedo decir es que son dos personas encantadoras y que nos une ese amor por el mediterráneo y por nuestra cultura. También tenemos esa pasión por la tradición, pero con un toque innovador, por eso cada vez que vienen hacemos intercambios culturales y aprendemos mucho los unos de los otros.

¿Cómo ha sido colaborar con Valentina Riccardi? ¿Crees que ha conseguido plasmar la historia que querías contar con tus piezas?

Hacía tiempo que teníamos en mente trabajar con Valentina y la verdad es que ha facilitado muchísimo el trabajo y estamos contentísimos con el resultado. Es una fotógrafa que consigue una combinación perfecta entre el estilo documental y el toque de editorial que íbamos buscando. También se unió́ la idea de que la sesión fuera analógica y este conjunto de factores, que ella domina, han conseguido plasmar muy bien nuestra historia de ‘Aquel Verano’ en Ibiza.

 

Créditos:
Una colaboración de Elisa Pomar & Figtree Collection
Dirección arte: Alba Esteva
Fotografía: Valentina Riccardi
Modelos: Carla Guetta, Marley Aurora Red y Araceli Navarro
Escenario: Ibiza, mayo 2020