Espíritus y moda, o como capturar lo etéreo por Seiran Tsuna

27 / 01 / 2020
POR Estela Gómez

Estructuras 3D, colores vivos y llamativos, y una clara influencia oriental son sus signos distintivos.

Fotografía de Sho Makishima

Seiran Tsuna comenzó a estudiar en la universidad de Coconogacco en 2016 mientras aún trabajaba como enfermera. En esta escuela se la permitió centrarse más en los aspectos creativos del diseño de moda, que la apasionaba desde que era pequeña, pudiendo aprender más que las técnicas comunes de patronaje. Su intención siempre fue crear ropa de forma diferente que el resto de diseñadores, con una nueva silueta y materiales poco comunes en moda. Y partiendo del concepto de ‘vestidos para comunicarse con el mundo oculto’ comenzó a desarrollar su trabajo.

Al realizar una fotografía de su padre con una parte de una de estas piezas, que le llevó a pensar el potencial de estética fantasmagórica que tenía su trabajo, se planteó la posibilidad de realizar prendas que una vez puestas mantuvieran su propia estructura 3D jugando con los efectos visuales. Fuertemente influenciada por su cultura japonesa tan ligada a la espiritualidad, que subraya la inestabilidad del alma humana. Tsuna cuenta para 1Granary que “los japoneses tiene concebida una imagen del espíritu de las personas vivas: concretamente estas son inestables y son propensas a deambular y cambiar de forma”.

Esta intención de captar los espíritus florando alrededor de las personas es lo que da lugar a estos trajes que en parte parecen enjaular el cuerpo. Rígidos, con estructura similar a un miriñaque pero de cuerpo completo, se podrían definir como vestidos-collar ya que estos trajes cuelgan del cuello. “En un principio quise involucrar impresoras 3D en la producción de mi trabajo, ya que quería incluir elementos de modernidad en los que los materiales fueran interesantes” Por ello, al entrar en una tienda de DIY a buscar más información sobre las impresoras 3D descubrió los lapiceros 3D. En comparación con las impresoras y sus acabados más perfectos y estilizados, los productos realizados con los lapiceros eran más deformes y frágiles, pero mucho más interesantes a los ojos de Seiran Tsuna, que supo ver el gran potencial que tenían para sus proyectos. El lapicero 3D mezcla materiales de resina de plástico mediante calor, permitiendo darles la forma que uno quiera, lo mismo que al dibujar y pintar, y superponiendo capas es como utiliza un articulo actualmente utilizado por niños para crear sus prendas. 

Con esta forma de entender la moda, sus prendas están ideadas para vestir a todo el mundo: desde su padre con esta primera prueba, hasta su abuela en silla de ruedas han sido protagonistas de sus posts y campañas. Su trabajo con el fotógrafo Toki, han plasmado la esencia de la diseñadora en unas fotos misteriosas y extraordinarias, que mezclan la delicadeza y el concepto de su trabajo, en dónde la personalidad que uno aporta a la prenda cuando se la pone es clave en su obra.

Seiran Tsun debe su fama a las redes sociales, que la han permitido llegar a un mayor espectador, peor esto no desmerece a que haya sido la única diseñadora japonesa finalista en los International Talent Support 2018 (ITS), que la ha llevado a ser seleccionada para crear la pieza visual clave en la Amazon Tokyo Fashion Week.

Fotografía de  Fumiya Sakurai

Fotografía de  Fumiya Sakurai

Fotografía de  Fumiya Sakurai

Fotografía de  Fumiya Sakurai

Fotografía de Toki

Fotografía de Toki
 
Fotografía de Toki

Fotografía de Sho Makishima