¿Ha llegado el fin de las pasarelas?

29 / 06 / 2020
POR Pilar Ramón

La distancia social, las restricciones al viajar y la recesión hacen que celebremos que las pasarelas se vuelvan cada vez más digitales.


Backstage Ernesto Naranjo

Parece que, de repente, las pasarelas han llegado a su fin. No habrá más gente guapa vestida impecablemente con la nueva colección del alguno de nuestros diseñadores favoritos. No habrá más cotilleos en el front-row, no habrá peleas por conseguir los asientos más cotizados, ni periodistas escribiendo sus artículos en taxis entre desfiles. Esta temporada las pasarelas serán digitales, empezando, con la London Fashion Week, como ya hemos podido ver, y continuando con los eventos online organizados para París y Milán el próximo mes.

Aún así hay algunas marcas que confirman su regreso, como Burberry – que presentará colección el 17 de septiembre – o Dior – con una colección crucero el 22 de julio en la Plaza del Duomo de Lecce. A pesar de que otras firmas como Gucci y Saint Laurent hayan invitado a repensar estos eventos, estas se mantienen firmes en que la moda no es concebible sin los desfiles “Es importante contar con un desfile porque el lujo es emoción y nada es tan emotivo como un pase real. La electricidad de ese momento creativo, los plazos, la adrenalina…”, sostiene el presidente de Dior, Pietro Beccari en rueda de prensa online.

Lo cierto es que ya antes del confinamiento estaba claro que los desfiles debían cambiar. Semanas de la moda repartidas por ciudades de todo el mundo, marcas presentando seis u ocho colecciones anuales, producciones cada vez más espectaculares y viajes a lo ancho y largo del planeta, hacían de estas una experiencia que día a día se iba volviendo más insostenible. Ahora le sumamos la distancia social, las restricciones al viajar y la recesión, lo que hace que celebremos que las Semanas de la Moda se vuelvan digitales.

Imagen Alexander McQueen 1998

Muchos echaremos de menos las pasarelas tal y como las conocíamos, o al menos las Semanas de la Moda frenéticas, donde podíamos asistir a varios desfiles en un mismo día. La editora de moda Jess Cartner-Morley cuenta que, con la llegada de los años 2000, los desfiles de moda evolucionaron de la exclusividad y el elitismo que servía solo a editores y compradores en años anteriores, a un carnaval que cada vez buscaba espacios más grandes y extravagantes donde lanzar las nuevas colecciones. En esa época “McQueen reinventaba la moda como si fuera teatro. Su rival por la atención del mundo de la moda era John Galliano, quien había comenzado a transformar las pasarelas de Christian Dior en desfiles psicodélicos. McQueen y Galliano tenían estéticas muy dispares – Galliano vibrante y de gran tamaño, McQueen oscuro y ajustado – pero ambos adoraban impresionar a su audiencia” explica la misma en uno de sus últimos artículos para The Guardian.

Desde el desfile de McQueen en Nueva York, cuando todos los shows habían sido cancelados debido al huracán; pasando por el de Lagerfeld, creando un supermercado en el que Rihanna empujaba un carrito de la compra con Cara Delevingne dentro; a los desfiles de presentación de Raf Simons en Dior o Nicolas Ghesquière para Louis Vuitton. La pasarela nos ha ofrecido momentos inigualables que siempre formarán parte de la historia de la moda, por ejemplo “los últimos shows de Yves Saint Laurent antes de su retiro, el público se sentó en pequeños bancos, emocionados de estar allí, la elegancia era austera e intoxicante como el vodka frio” según describe Cartner-Morley.

Imagen Yves Saint Laurent 2002

Aunque no se sabe con seguridad cuál será el futuro después de la pandemia de estas, lo cierto es que lo que hemos visto en esta pasada edición de la London Fashion Week nos ha gustado y mucho. Y es que la moda debe adaptarse al momento, de otra forma no estaríamos hablando de moda. Los desfiles se han reinventado en múltiples ocasiones, desde los pequeños desfiles en casas de costura hasta las súper producciones y volverán a hacerlo de nuevo, quizá como propone Dior y Burberry a través de pequeños desfiles tras las Semanas de la Moda. Aunque las pasarelas tienen muchas historias que contar de momento pertenecen al pasado y la moda es futuro, por ello, estaremos expectantes para ver qué nos depara esta nueva temporada.