NIMPH: moda desprovista de etiquetas y tendencias para combatir la heteronormatividad

30 / 10 / 2020
POR David Alarcón

 Esta marca barcelonesa transforma lo viejo y olvidado en piezas únicas a través de la reivindicación oculta tras un universo fantástico. Hablamos con su directora creativa.

‘Chapter 01’, la primera colección de NIMPH / Fotografía: Mireia Deulofeu

Patty Mañá no concibe la moda sin un significado que trascienda la estética y lo perceptible por el ojo humano. La diseñadora barcelonesa, fundadora de la marca independiente NIMPH, concede tanta importancia  a los valores que se desprenden de su filosofía como a las prendas textiles en cuestión. Y es que la creativa, quien se refiere a su firma emergente como “un proyecto que celebra la imperfección y la riqueza de lo diferente”, conoce, entiende y comparte los reclamos de una joven generación que reniega por completo de la heteronormatividad y la tediosa uniformidad.

“El costumbrismo y las pequeñas cosas del día a día que vivo con mis amigxs son mi mayor fuente de inspiración” comenta Mañá, para quien la ropa de segunda mano constituye el punto de partida de sus colecciones. De pequeña, asaltaba el vestidor de su madre y de su abuela en busca de piezas sobre las que descargar sus irrefrenables impulsos creativos; ahora, recurre a mercados vintage y a los armarios de amigos. “Para conseguir materiales siempre hago recogida” confiesa, destacando la libertad que trabajar bajo una metodología menos recta de lo habitual le confiere. “Ser capaz de descifrar este rompecabezas es muy gratificante” añade.

Ni hombres ni mujeres. Tampoco personas. Los sujetos que habitan en su imaginario creativo son “criaturas”. Personajes empoderados y libres en cuyo ecosistema no existen etiquetas ni clichés. El universo fantástico de aires utópicos promueve la sostenibilidad, la colaboración o la igualdad. Valores que la barcelonesa traslada al terreno textil a través del “dirty design” en su primera colección ”Chapter 01′. “La campaña se basa en un imaginario genderlesss y no binario, y cuenta con una selección de modelos determinados a conciencia con la intención de dar visibilidad a gente de mi entorno” explica. Convencida de que una mejor forma de hacer moda es posible, la diseñadora se muestra optimista cuando la preguntamos por el futuro. “Queda mucho trabajo por hacer, pero cada vez hay más voces que se atreven a levantarse” exclama, a la vez que nos confiesa estar trabajando en su segunda colección. “Os adelanto que se titulará ‘Out in the Woods’”.

Hablamos con Patty Mañá para conocer sus referentes y fuentes de inspiración, los valores que promueve desde su marca y su forma de entender la moda.

Patty, tú capitaneas el proyecto NIMPH, una firma de moda emergente que pretende celebrar la imperfección y lo diferente. Y en este viaje te acompaña todo un grupo de jóvenes creativxs que comparten esta filosofía. ¿Quiénes estáis detrás de la iniciativa?

Tengo la increíble suerte de rodearme de gente creativa a la que he podido ir sumando a esta aventura. NIMPH se ha hecho realidad gracias a la colaboración de Marta Ochoa, arquitecta y artista visual multidisciplinar que ha hecho el maravilloso Logo 3D de NIMPH; Mireia Deulofeu, fotógrafa con quien he tenido el placer de poder desarrollar toda la parte de la imagen de la marca; las miembrxs de Gina Guasch Team que se han encargado de dar vida a NIMPH uniendo el mundo gráfico con el mundo fotográfico para crear el lenguaje de la marca; Max Torres Altés, artista visual que ha proporcionado a NIMPH una nueva dimensión a través de una trilogía de videos que presentaremos muy pronto. Y por último, pero no menos importante, Jesús S Ferrera, que es mi PR. Trabajar con amigxs y que todo fluya tan bien durante el proceso es un lujazo.

¿Cuándo y de qué forma se produjo tu primer acercamiento a la moda? ¿Siempre supiste que acabarías dedicándote a ello?

Mi mayor hobby cuando era pequeñita era disfrazarme y hacerme looks con la ropa del armario de mi madre… Puede que suene a cliché, pero así es.  ¡Siempre lo he sabido! Lo último que recuerdo querer ser antes de diseñadora de moda era bailarina, y no tenía ni 10 años.

“Moda upcycled para todas las criaturas bonitas”. De esta original (y desconcertarte) forma presentas tu proyecto personal en redes sociales, poniendo especial énfasis en dos valores fundamentales: la sostenibilidad y la comunidad. ¿A quién van dirigidas tus prendas?

“Criatura” para mí es una forma inclusiva y fantasiosa de decir persona, es una palabra que permite que cualquiera pueda sentirse identificado y te introduce en el mundo fantástico de NIMPH. La criatura NIMPH es una persona que potencialmente vive al margen del mundo heteronormativo, una persona empoderada, libre, que abraza la vulnerabilidad y la interdependencia. NIMPH es para todos aquellos cuyos intereses se enfocan hacia ideales de sostenibilidad, igualdad y prácticas colaborativas. Gente que conecta no solo con la estética del proyecto sino también con el concepto, con la ética productiva y reivindicativa de la marca.

Las ninfas, además de inspirar el nombre de la marca, están muy presentes en tu imaginario. Deidades femeninas de la mitología griega que habitan las montañas, los bosques o los arroyos. ¿Cuál es tu relación con estos personajes?

Proyecto hacia estas ninfas lo que me gustaría que todo el mundo fuera. Gente sensible, conectada con su alrededor, bondadosa, llena de amor y respeto para los demás. Pero no son solo las ninfas, es también el mundo en el que viven. El mundo de la fantasía es una importante fuente de inspiración y espacio de creación para mí ya que es un mundo imaginario, con infinidad de posibilidades, sin límites. Eso me permite poder imaginar y crear de una forma muy libre, pensando en un mundo mejor donde todxs somos aceptadxs y empoderadxs tal y como somos, sin límites sociales de ningún tipo.

NIMPH apuesta por dar una segunda vida a telas residuales y ropa de segunda mano. Un compromiso con la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente que no deja de ganar adeptos, que ven en el upcycling una forma de reducir el impacto humano sobre el ecosistema. ¿Qué otros aspectos destacarías de esta metodología de trabajo?

El upcycling es un proceso que, además de ser sostenible, es muy interesante y similar al de hacer un puzzle. El material con el que trabajo tiene una forma predeterminada o un límite de cantidad y, por lo tanto, el proceso creativo requiere pensar antes de hacer. Que las piezas ya tengan una forma predeterminada significa trabajar con límites de material que para mí, en vez de restringir, abre un horizonte de posibilidades infinitas. Es una línea creativa menos recta de lo habitual, pero ser capaz de descifrar este rompecabezas es muy gratificante.

Muchos diseñadores se sirven de colecciones anteriores a la hora de reconvertir las prendas en nuevas piezas. Tú, por el contrario, recurres a mercados, tiendas de segunda mano, e incluso armarios de amigos. Háblanos del proceso de búsqueda y selección de materias primas.

Siempre he tenido un amor especial a la ropa de segunda mano, y mi lugar preferido donde encontrarla era el armario de mi abuela. Los prints, los colores y los tejidos me fascinaban, pero el corte y el look en general se veían anticuados. Entonces fue cuando empecé a modificarlos y a hacer tops y prendas de ropa mezclando lo que sacaba del armario con otras prendas, con tal de darles un look más actual y poder ponérmelos. Las prendas que escojo para las colecciones tienen unos colores y texturas muy determinados. Cuando veo algo que me gusta lo sé, y la gran mayoría de las veces no es de prendas actuales ni de tejidos innovadores sino de aquellas un poco más antiguas y de look “demodé”.

Lo de armarios de amigos es porque en cierto momento para conseguir materiales siempre hago recogida. Ahora que ya he sacado la marca, por ejemplo, no paro de recibir mensajes de amigos que están haciendo cambio de armario para que vaya a mirar a ver si me gusta algo y me sirve para NIMPH.

“En NIMPH ningún límite viene preestablecido” sentencias en el manifiesto de la marca, destacando la importancia de que sean las propias prendas quienes dictaminen a quién van dirigidas, y no a la inversa. ¿Qué te inspira a la hora de crear?

Es muy importante para mí que se establezca un vínculo de conexión entre la pieza y aquel que la compra. Que cada una sea única y distinta de la anterior lo permite, y me parece algo precioso y muy necesario para un consumo responsable. El costumbrismo y las pequeñas cosas del día a día que vivo con mis amigxs son mi mayor fuente de inspiración. Cada vez que me pongo con una pieza, sea por el tejido que escojo, los colores o los estampados, la hago pensando en alguno de ellxs, como si fuese hecha a medida. Son el link perfecto para traer a la actualidad los tejidos que selecciono.

La teoría y la estética del ‘Dirty Design’ constituyen un pilar fundamental en tu proceso creativo y productivo. ¿Cuál es el verdadero significado de este término? ¿Qué firmas, diseñadores o iniciativas destacarías en lo que a un buen uso del concepto se refiere?

El “dirty design” es un concepto que desarrolla Marianne Van Herbert y lo describe como “aquello opuesto a lo limpio en el sentido material, ético, estético e incluso ideológico”. Otorga al término “sucio” el significado opuesto a la mercancía perfecta, y del modernismo, el estatus de lo suave, brillante y nuevo, y la obscenidad abrumadora del objeto fetichizado.

Estoy obsesionada con Chopova Lowena, que hacen upcycling de telas tradicionales búlgaras y trabajan con procesos artesanales. De “dirty design” destacaría OTTOLINGER y un par de marcas de joyas upcycled que se llaman Blobb y Marland Backus . Como estilistas Natacha Voranger y Jamie-Maree Shipton. ¡Todo lo que hacen es una fantasía!

Más allá del inteligente proceso creativo y productivo, prestas especial atención a la reivindicación social y la defensa de las libertades. En NIMPH celebráis la diversidad y su riqueza, constituyendo un espacio queer y  seguro para todas las identidades. ¿A través de qué acciones y decisiones materializas este imaginario inclusivo?

Me gustaría decir que en todas y cada una de las decisiones que tomo quiero que eso esté patente.  Desde las decisiones iniciales como la selección de tejidos y materiales, pasando por el patronaje y el tallaje, y finalmente creando la campaña e imagen de NIMPH. Campaña que se basa en un imaginario genderless y no binario, que cuenta con una selección de modelos determinados a conciencia y con la intención de dar visibilidad a gente de mi entorno. Gente diversa, real, que se identifica con un espectro más amplio que la binariedad.

¿Crees que la moda de hoy en día es, en términos generales, discriminatoria? ¿Por qué?

No me gusta para nada generalizar. Lo que sí creo es que cada vez más -quizás por presión social- la moda se dirige hacia un mundo mucho más inclusivo. Queda mucho trabajo por hacer, pero cada vez hay más y más voces que se atreven a levantarse y dar visibilidad a quien se le niega en el mass media. Creo que la mayoría de quienes estamos detrás somos impulsores también de este cambio y al ser un doble espejo, hace que la gente sea cada vez más consciente de ello. La moda siempre ha sido un refugio y medio de expresión para muchos. ¡Y ahora más que nunca!

Todas y cada una de las prendas incluidas en tu primera colección, ya a la venta en tu página web, son distintas entre sí. Tu firme apuesta por las piezas ‘one of a kind’ hace que cada artículo sea único, resultando prácticamente imposible su exacta reproducción. ¿Trabajas bajo pedido previo? ¿Respondes a peticiones concretas –de color, material o talla- de tu clientela?

En un inicio sí que creaba prendas bajo pedido, incluso llegué a ir de shopping con quien me las encargaba con tal de seleccionar juntxs los tejidos y colores que iba a usar para su prenda. De ahí hacía unas tres prendas y el cliente seleccionaba una, las otras las ponía la venta en mi Instagram. Pero sale poco rentable y hacía que cada prenda fuera demasiado independiente de la anterior. Me apetecía hacer algo más continuado, elaborado y con más cohesión. Fue entonces cuando decidí empezar la colección Chapter 01 y convertirlo en el inicio de NIMPH. Eventualmente, me gustaría recuperar este “made to order” entre drops y drops, pero he de encontrar una forma de que sea más eficaz y que sea factible mientras sigo desarrollando  las colecciones. Estamos trabajando para hacerlo posible cuanto antes.

Háblanos de tu alianza con VITAMIN, la tienda online (conocida por colaborar con artistas y diseñadores en el lanzamiento de ediciones limitadas) donde pondrás a la venta parte de tus creaciones.

La alianza con VITAMIN es algo que tenía muchas ganas de consolidar. Conocía VITAMIN ya que había trabajado con una de sus dos creadoras anteriormente, y antes incluso del shoot de Chapter 01 NIMPH, decidí ponerme en contacto con VITAMIN ya que es un modelo de plataforma súper interesante y con contenido de calidad. Mezcla cultura y arte más allá de la venta de objetos y prendas de ediciones limitadas, siempre apostando por artistas emergentes y propuestas distintas, y la verdad es que ha sido súper orgánico conectar y muy fácil. Me he sentido muy apoyada por ellas, ya que las unas hemos apostado por las otras en nuestros respectivos proyectos nuevos.

Y por último, ¿qué nos puedes adelantar acerca de tus próximos proyectos?

NIMPH Chapter 02 ya está en marcha. ¡Tengo en mente colaborar y crear sinergias con artistas súper interesantes! Os adelanto que este nuevo capítulo se titulará ‘Out in the Woods’.

Créditos:

Dirección Creativa: Mireia Deulofeu & Patty Mañá
Vestuario: Patty Mañá
Fotografía: Mireia Deulofeu
Estilismo: Patty Mañá & Flor Violeta Sobrequés i Palma
Peluquería: Tati Hausman
Asistente de peluquería: María Pena
Maquillaje: Lluc Llobez, Sandra Martín Díaz, Silvia Rubio
Modelxs:
Guillem Jimenez, Mijal Perez Saggio, Lluc Lobez, Josep Barnadas , Berta Cascante,Nora Cascante, Rosana
Ehizele Ozgul, Hary Safu Oz, Blanca Arias, Julia Valdés, Dina Bougnouch & Bet Callieri.
Logo: Marta Ochoa
Gráficos y web: Gina Guasch Team