¿Qué puedes hacer tú para combatir el cambio climático?

26 / 08 / 2019
POR Daniela Calderón

Como dice Greta Thunberg, “nadie es demasiado pequeño para no poder hacer la diferencia”. Aquí unos tips básicos para aportar tu granito de arena.

Fotografía de @marianamatija

 

Con todo el contexto actual donde el calentamiento global avanza rápidamente y los precios de la energía no paran de subir, es importante empezar a ser más responsables con la cantidad de electricidad que desperdiciamos en nuestro día a día. Para ayudarnos a tomar consciencia, Greenpeace nos da unos sencillos tips para que,  con un poco de atención y pequeños gestos cotidianos, podamos conseguir reducir nuestra factura de la luz.

1 . Hazte con un buen aislamiento.

Cambiar las ventanas por unas más aislantes es clave para ahorrar tanto en verano como en invierno. Una buena climatización del hogar hace que podamos prescindir del aire acondicionado y reducir el consumo en calefacción. Así mismo, asegurarse de un buen mantenimiento de los radiadores es fundamental para ahorrar en consumo, del mismo modo que, para ventilar las habitaciones debemos apagar siempre la fuente de calor y abrir las ventanas no más de minutos.

Si además, cuentas con una caldera eléctrica, lo más recomendable es hacerse con una de gas de última generación ya que son mucho más eficientes y seguras.

2 . Elige siempre la eficiencia. 

Al comprar cualquier electrodoméstico o aparato eléctrico, busca siempre aquellos que te ofrezcan una eficiencia energética mayor. Por ejemplo, la cocina de inducción es la mejor en este sentido. Además, para seguir ahorrando, recuerda que usar la olla a presión es la mejor forma de cocinar. Otro truco es apagar el fuego un poco antes y terminar de preparar los alimentos con el calor que queda.

En el caso de la nevera, lo más importante es tenerla siempre en un lugar fresco, nunca junto al horno, y asegurarnos de que se cierra bien y no enfría en exceso.

Para el resto de electrodomésticos, debemos evitar aquellos que funcionan a pilas y por supuesto, desenchufarlos siempre al terminar de usarlos pues, el modo stand by continúa consumiendo.

3 . Busca alternativas energéticas. 

Existen numerosos proyectos colectivos que te ayudarán a sumarte al uso de energías verdes para reducir tu consumo de energías no renovables. La energía solar o la geotérmica son las más accesibles y las más habituales. Si tienes la posibilidad, hazte con una caldera que funcione con energía solar, pues supondrá una pequeña inversión que se verá recompensada con años de ahorro.

 

4 . Revisa tu contrato energético. 

Muchas veces tenemos contratada una potencia mucho más alta de la que necesitamos en realidad. La potencia representa el costo fijo de la factura, que se cobrará mes a mes indiferentemente de nuestro consumo. Bajar los vatios de nuestra tarifa representará una bajada considerable en el precio que pagamos por el suministro.

 

5 . No te olvides de los trucos tradicionales. 

Aunque parezcan los más obvios, muchas veces no los llevamos a cabo. Gestos tan sencillos como no dejar el cargador del móvil enchufado, usar bombillas led en lugar de las tradicionales o darnos duchas en lugar de baños, son de gran ayuda para controlar nuestro consumo.