Raffaella Carrá, diva eterna

07 / 07 / 2021
POR África Poveda

Siempre viva, divertida, sensual y valiente. Recordamos sus mejores canciones, sus mejores galas, sus mejores bailes.

Una diva, una actriz, cantante y presentadora que rompió barreras, una mujer que luchó contra la censura y marcó a varias generaciones. Raffaella Carrá (Bolonia,1943), la italiana que traspasó fronteras con su carrera artística y que no se dejó distraer por Hollywood, ha fallecido este lunes a los 78 años tras una lucha incansable por la enfermedad que sufrió durante meses. Este icono televisivo y de la canción, pero también de la liberación sexual femenina, se hizo un hueco entre el público español en los años setenta, cuando presentó con gran éxito varios programas de televisión. Pero fueron sus canciones pegadizas, sus letras reivindicativas y sus bailes tan característicos los que animaron a una España gris de entonces y creó un legado que ha ido sobreviviendo año tras año. 

Raffaella tuvo esa fuerza arrolladora, siempre viva, divertida, sensual y valiente. Su presencia hacía recordar a los demás el lema de vivir el momento, de disfrutar cada día como si fuera el último. Una mujer que, son su encanto inconmensurable, saca la viveza de cualquiera. Además, ha dejado su huella en la cultura y en la moda. Su picardía, clase, inteligencia, educación, talento y modernidad fueron las responsables de otorgarle su nombre como ‘reina y diva’ entre la gente. 

Toda una una pionera del feminismo que sentó el camino para las que vendrían detrás. En una época en la que pertenecer al colectivo LGTB+ era más difícil que nunca, Raffaella aportó sueño y lucha a través de clásicos como ‘Hay que venir al Sur’, ‘En el amor todo es empezar’ o ‘Fiesta’. Canciones que gritan libertad de elegir, de equivocarse, de querer, a quien fuese y de la forma que fuese. Sus actos le llevaron a que en el 2017 fuese nombrada como ‘reina del World Pride en Madrid’

Con un pie en Italia y otro en España, la artista destacó durante décadas en el plano del cine. Su primer papel lo protagonizó con solo nueve años de edad en la película ‘Tormento del passato’ y, desde entonces, su popularidad no hizo más que aumentar. Sin embargo, lo que no todo el mundo recuerda fue su paso por Hollywood junto al actor Frank Sinatra, una carrera que rechazó porque no concordaba con su estilo de vida. Esa misma mezcla de alegría y desparpajo caracterizó también su trayectoria como presentadora televisiva, que alcanzó su punto más alto en los años 80 con programas como ‘Pronto Raffaella’, ‘Venerdi, sabato e domenica’ y ‘Ricomincio da due’. Sus audiencias millonarias hizo que alcanzara el estatus de estrella mejor pagada de la televisión europea. Tan alto era su caché que hasta pudo permitirse entrevistar a la madre Teresa de Calcuta con un vestido de transparencias y cristales de Swarovsk.

Raffaella Carrá muere, pero su legado será eterno. Una mujer todoterreno, icono feminista, de la moda y una de las reinas del pop. Una leyenda que seguirá viva en cada letra de sus canciones, cada paso de baile y en cada celebración a la liberad y a la vida. Creyeron que se había convertido en una de las grandes olvidadas, pero las nuevas generaciones la recuperaron, por lo que sus grandes hits nunca han dejado de sonar en las discotecas españolas.

Para conocer mejor el estilismo musical de esta diva, sus coreografías, sus peinados o sus looks, tenemos que viajar a través de las canciones más icónicas de toda su carrera.

‘Rumore’ (1974)

Uno de los temas que más nos recuerdan a las icónicas actuaciones de Carrá subida en los escenarios televisivos. Se convirtió en uno de sus primeros éxitos en España, no por la gran carga poética que desprende la canción, sino por su ritmo discotequero y pegadizo.

‘En el amor todo es empezar’ (1976)

Una de sus canciones más interesantes musicalmente hablando. Vemos esa esencia latina que despierta las ganas de bailar a cualquiera con unos coros y melodías mexicanizadas. Raffaella optó por grabar este sencillo, primero en italiano (‘A far l’amore comincia tu’), y luego realizó la versión en español que hoy en día conocemos.

‘Fiesta’ (1977)

Podríamos estar ante su canción más icónica, interpretada en varios idiomas como el español, el italiano y el inglés. Su versión española es una especie de rumba disco producida por Gianni Boncompagni, pareja sentimental de la artista en el momento de la grabación.

‘Hay que venir al sur’ (1978)

Esta canción de Raffaella fue todo un éxito entre la música disco del momento acompañado de percusiones latinas y riffs de guitarra. Un ritmo rumbero que va “in crescendo” en la mitad de la canción uniéndose a ese estilo que tanto estaba triunfando en España.

‘Caliente, caliente’ (1981)

El himno de Raffaella que ha formado parte durante años de las listas de canciones de las fiestas LGTB+. Un tema donde su estilo se vuelve más ella que nunca, embutida en una estrecha malla roja transparente y rodeada de un cuerpo de baile masculino, también con mallas rosas.

‘Qué dolor’ (1982)

Un hit que salió a la luz en una época donde la música disco pierde fuelle. Las máquinas conquistan los estudios de grabación y esta canción se une a ese sonido maquinero al que se apuntaron muchos músicos. Un clásico popular que bailamos suene donde suene.

_