Un futuro brillante para Erin Memento

14 / 06 / 2021
POR Juan Marti

Con esfuerzo, estilo y trabajo duro, ésta joven cantautora está dispuesta a conquistar el panorama musical español con una mezcla única de rock y melancolía.

Resulta extraño toparse en Zaragoza, con una vibración creativa tan fuerte. La capital aragonesa, en el último lustro, ha acogido a multitud de artistas jóvenes que, con tan solo su talento y las ganas de crear, han empezado a dar sus pinitos en la música, el cine o la fotografía. Erin Memento es una de ellos. Con su melena rubia platino, sus pantalones de cuero y su guitarra, ha ido construyendo una carrera musical donde cada tema supone un homenaje a la sinceridad y a los sentimientos más puros. Rodeada siempre de un equipo formado por amigos y colegas, Erin prepara su próximo álbum mientras nos hace disfrutar con temas como “No, no, no” o “Muerta de frío”.

 

Erin, ¿cómo estás? ¿qué tal va tu 2021?

¡Hola! Estoy muy feliz por todo lo que ha pasado en los últimos dos meses, ha salido el segundo single de mi segundo EP, hemos tocado por primera vez en Madrid para los Premios Rock Villa y hemos vuelto a tocar en Zaragoza que siempre nos viene genial. 2021 está siendo un año un poco lento. Esperábamos tocar más y que fuera volviendo todo a como era antes pero la realidad es que estos cambios no están yendo como querríamos. De todas formas estoy emocionada por la salida del nuevo EP y todo lo que tenga que llegar con éste.

 

 

Hablando un poco de ti, estas afincada en Zaragoza pero has vivido también en Los Ángeles, ¿qué recuerdas de esa etapa y de qué manera te ha influido como cantante?

¡Estoy a punto de mudarme a Madrid en realidad! Estoy reviviendo un poco esa sensación que viví cuando me mudé a Los Ángeles.

Esa etapa fue un crecimiento absoluto. Me mudé con 18 a estudiar Sound Engineering en la escuela Musicians Institute; viví por primera vez el sentimiento de banda y empecé a conocer a gente con la que conectaba en mil cosas. Me construyó como persona y músico, aprendí a estar en un estudio y en un escenario. No es que no siga formándome, cada vez que me subo a cantar lo hago, pero si me dio las bases necesarias para saber defenderme. Los Ángeles es una ciudad maravillosa que te brinda mil oportunidades por minuto. Hay que estar siempre despierto.

 

Has recibido dos Premios de la Música Aragonesa, ¿qué significan para ti ese tipo de reconocimientos? ¿prestas atención a las críticas?

Más que los premios en sí, lo más importante era que se apreciase todo el trabajo que hubo tras el EP. 2019 fue un año duro y de mucho trabajo y al final el mero hecho de que la gente lo escuchase, y tocar en la gala, fue el premio real. A las críticas en general no les presto mucha atención, tampoco he recibido mucho negativo hasta el momento, pero cuando llegue bienvenido será. Con tal de seguir tocando me sobra.

 

Mencionas como tus principales influencias a Bowie, PJ Harvey y a Phoebe Bridges. ¿De qué manera crees que logran conectar estas tres generaciones de artistas contigo y con tu música?

¡Qué buena pregunta! Quizás suene un poco estúpido pero conmigo conectan porque disfruto de su música y de ellos, tan simple como eso. Me hacen pensar, ir más allá de la canción. Escuchar diferentes producciones, vestimentas atípicas, actuaciones especiales. Para mí son artistas que cumplen todas las casillas y a los que admiro profundamente.

El tema de cómo se reflejan estas influencias en mi música me cuesta más. Con este EP sí que empiezo a notar mis influencias más recientes, pero hasta ahora había sido muy frustrante. Componía cosas y no veía de dónde venían, quería sonar diferente y no sabía cómo hacerlo. Me refugié en el “mis canciones tienen que sonar a lo que piden” y hay veces que quizás, no me doy cuenta qué necesitan de verdad. Ahora creo empezar a ver qué producción es la más idónea y por eso veo mis influencias en mis canciones pero qué sé yo, es difícil.

 

 

Presentantes el pasado noviembre el primer single titulado “No! No! No! No!” ¿Por qué escogiste éste tema para iniciar esta nueva etapa?

Escogí “No! No! No! No!” porque es la canción que más dista de todo lo que había sacado. Es una canción que en un primer momento no iba a sacar por ese motivo, pero al mismo tiempo, se asemejaba más a toda la música que escucho normalmente y lo que más me llama la atención en cuanto a producción. Ahora es una de mis canciones favoritas para tocar en directo.

 

Ahora, le ha llegado el turno a “Muerta de frío”. ¿Qué podemos encontrar en esta canción que no tenía “No! No! No!”?

”Muerta de frío” habla de mí. Durante la cuarentena tuve muchos altibajos y pensé mucho en lo que estaba haciendo musicalmente. No me sentía cómoda con mi sonido y veía que no reflejaba lo que quería contar como yo lo quería contar. Esta canción es una calcomanía de lo que estaba sintiendo y fue componerla y empezar a ver un cambio real en mis composiciones. Las maquetas ya empezaban a sonar a cosas que me gustaban y sentía que todo comenzaba a encajar, es mi canción más especial sin duda.

En una misma semana compuse Muerta de frío, No! No! No! No! y otra canción más que forma parte del nuevo EP. Lo que más me gusto de ellas es que son muy distintas lírica, vocal y rítmicamente.

 

 

“Muerta de frío” habla sobre el miedo a la soledad y a la incomprensión, ¿por qué ese miedo a estar solos?

Para mí es estar sola nunca había sido un problema, de hecho siempre he sabido disfrutar del tiempo en soledad. El problema empezó cuando tienes una soledad impuesta. Durante la cuarentena fue cuando empecé a ver que sé lidiar con la soledad durante un tiempo limitado y me di cuenta de lo feliz que me hace estar con la gente que quiero. No es que antes no lo apreciase y disfrutase, pero en el momento en el que nos quitaron este poder, me desmoroné un poco. Ahora no paro de estar con las personas que me hacen sentir. Supongo que tendré que encontrar un equilibrio; ha sido un año complicado.

 

Para el videoclip de “Muerta de Frío” te has decantado por una estética lúgubre y fantasmagórica.  ¿Por qué?

La idea del videoclip, así como las de ‘No! No! No! No!’ y ‘no te olvides de mí’, han sido de Laura G. Escribano. Cada vídeo lleva una historia detrás que ella desarrolla que nadie se imagina, hay mucho trabajo y horas invertidas.

En el caso de ‘Muerta de frío’ a Laura se le ocurrió la idea recrear mi funeral. Soy la bola de discoteca en una fiesta de fantasmas y la celebración es mi muerte.

La canción habla de la soledad y el no saber muy bien quién eres. Para mí el representar mi funeral, la muerte de ese yo que no quiero que siga acompañándome, tenía sentido. Además, Laura tiene este don de hacer lo triste muy delicado y bonito, tiene un gusto estético impecable y encaja muchísimo con mis ideas.

 

La canción fue producida el verano pasado, en plena pandemia ¿de qué manera ha afectado toda esta situación a tu carrera musical y a la creación de éste nuevo trabajo?

Éste nuevo EP nace de la cuarentena al completo. No es que este agradecida por la pandemia, ni mucho menos, pero si que esos tres meses de parón absoluto me ayudaron a escribir diferente, cantar diferente y sonar diferente. Quizás en una situación normal hubiese necesitado más tiempo para llegar a ese punto, no lo sé, pero estoy muy orgullosa de cómo empiezo a sonar. Parte de la culpa la tiene Paco Loco, quien produjo y mezcló el EP. Conozco a Paco desde que era muy pequeña, de hecho la primera vez que entré y cante en un estudio fue en el suyo, con unos 11 años.

Confío en que este nuevo trabajo me lleve un paso hacia delante y que más gente pueda llegar a conocer mi música.

↗ Más en @erinmemento