‘Be Still, My Soul’, un canto luterano hecho joya por Beatriz Palacios

19 / 10 / 2017
POR Marisa Almonacid

El papel de la mujer en el mundo religioso, himnos finlandeses y una canción de Nick Cave han inspirado unas piezas únicas y muy personales.

 




 
Beatriz Palacios, ingeniera de formación y artesana joyera por vocación, lanzó su primera colección de joyas en el 2011. Estudió Ingeniería en Madrid, pero tras su paso por Dublín y el contacto con diseñadores y el mundo de la moda, dio un cambio a su carrera profesional y cuando vuelve a la capital se dedica a su pasión: la creación de joyas únicas y muy personales.

Encuentra la inspiración en los diferentes movimientos del diseño y el arte de la Europa del siglo XX o en las distintas formas de la naturaleza, sus diseños siempre están creados con unos altos estándares de calidad y son 100% artesanales. La firma lanza dos colecciones por año, la última,’Be Still, My Soul’, tiene un aire de siglos pasados, casi monástica, pero con un punto transgresor y surrealista, utilizando materiales como el oro o las perlas para crear anillos, pendientes o broches muy especiales y de inspiración religiosa. Hablamos con Beatriz sobre este nuevo proyecto.

Tu última colección, se llama ‘Be Still, My Soul’¿Por qué has elegido el nombre de este himno cristiano Finlandés?

Cuando desarrollo una colección, para mí es muy importante cerrarla con un título y una introducción que por sí mismas expliquen el origen de la inspiración. En el caso de ‘BE STILL, MY SOUL’, la colección está cargada de simbología religiosa como recuerdo de mi adolescencia en un colegio religioso sólo para chicas y después de investigar el papel femenino en el mundo eclesiástico, me encontré con este canto luterano que fue compuesto por una mujer y me pareció maravilloso como título para esta colección.

¿Qué ha significado Dublín en tu transformación de ingeniero a artesana joyera? 

Irme fuera de España una temporada fue definitivamente el detonante de esta transformación.  Allí estuve rodeada de gente relacionada con la moda y el arte, y me acercó a un mundo que me interesaba mucho, pero que desconocía. Ese acercamiento me hizo perder el miedo a lo desconocido y dejarme llevar por lo que realmente me apasionaba.

En la presentación de esta nueva colección, hay un texto de la canción From her to Eternity, de Nick Cave ¿Cómo te ha inspirado este artista? 

La coherencia entre las piezas de una colección, su imagen de campaña, el título y la introducción es muy importante para mí. Durante el desarrollo de “BE STILL, MY SOUL” volví a ver la película de Win Wenders ‘Wings of Desire’ y hubo elementos de la película como el color sepia cuando son los ángeles los protagonistas, o la actuación de Nick Cave & The Bad Seeds, que para mí se relacionaban con la colección en ese momento. La mejor manera que se me ocurrió de introducirlos fue con ese tono sepia que hay a lo largo de toda la colección y con la introducción de una fracción de la canción ‘From her to eternity’ como presentación de “BE STILL, MY SOUL”.

Has dado un giro a tu carrera profesional para hacer lo que amas de verdad ¿Que le dirías a todos aquellos que se plantean un cambio, pero no se atreven a dar el paso?

En mi caso, este giro ha sido muy gradual. Es cierto que tenía muy claro el cambio de carrera profesional, pero la falta de financiación y de conocimientos técnicos en joyería no me permitió hacerlo de otra manera. Es duro. Y es difícil. Pero nunca me he sentido tan feliz como ahora que me dedico 100% a lo que me apasiona.

En tu anterior colección y en esta encontramos la influencia del universo daliniano.

Sí, en “BE STILL, MY SOUL” sigue habiendo referencias al surrealismo como puede ser el párpado o la boca con un diente partido mordiendo una perla.

 



www.beatrizpalacios.com