¿Qué carne es más #ecofriendly?

16 / 11 / 2017
POR Kike Adela

Alimentarse como lo hacemos hoy dejará de ser sostenible muy pronto, sobretodo cuando hablamos de carne. Las proteínas alternativas de nuestro no tan lejano futuro, apuestan por carne de laboratorio o galletas de grillo… Pero en vista de las no tan apetecibles opciones, la concienciación por el medio ambiente ha llegado a la mesa: Comprar todo producto bio que encuentres o unirse a los veganos son algunas de las alternativas. Pero si aún no estás preparado para pasarte al kale o al tofu, he aquí unas directrices para una dieta con carne más #ecofriendly.

Ternera — 6%
Las vacas son el animal que más tierra, comida y tiempo consumen para producir alimento. Este animal no solo es poco sostenible sino que es uno de los más consumidos, así como los productos que preparamos con su leche. No tienes porqué renunciar a un entrecot, pero convendría retirarlo del menú diario. Reserva ese tipo de carne para ocasiones especiales y empieza a substituir los lácteos por alternativas vegetales, como la leche de soja.

Cordero — 18%
Olvidado por muchos y adorado por otros, es en cualquier caso mucho más #ecofriendly que la ternera, ya que engorda mucho antes y requiere de menos recursos. Aún así no se reproduce tan a menudo como los cerdos o los pollos, por lo que sigue siendo un tanto ineficiente y solo puede consumirse de vez en cuando.

Cerdo — 31%
Los cerdos son lo más. Comen cualquier cosa, se reproducen como locos y conseguir un kilo de su carne requiere tan solo la mitad de recursos que una vaca. Además, su carne es considerada blanca, por tanto más saludable que la de los predecesores. Y como del cerdo “se aprovecha todo, hasta los andares” o como se diría ahora “head to tail”, el rendimiento es máximo y puede constituir una buena alternativa. Ah, y además ¡de ellos sale el bacon!

Pollo — 45%
El pollo es una de las carnes menos perjudiciales para el medio ambiente. A pesar de que su producción industrial es tanto mala para ellos como para la naturaleza, comer carne de pollo campero y/o ecológico es una de las alternativas menos dañinas.

¡Otras alternativas!
Hay mundo más allá de la pechuga de pollo o el bistec de ternera, proteínas como el conejo, la cabra o incluso la rana son también opciones para variar. Pero no toda la cuestión recae en el animal: el método de cría, si es carne de caza, el pienso suministrado, la proximidad… Son muchos los elemenos que definen la relación entre medio ambiente y consumo de carne, pero ya lo sabéis, en general, ¡hay que consumir más proteína vegetal y menos animal! O sino, acabaremos zampando gusanos y grillos.

 

#VeinFood