Cosas que no son un crimen pero a la gente le gusta actuar como si lo fueran

29 / 06 / 2017
POR Verónica Martín

Celulitis, estrías, vello o la menstruación son algunos de los temas que la ilustradora Matildetilde normaliza con sencillez y sarcasmo en sus dibujos.

 

 
Con el título “Cosas que no son un crimen pero a la gente le gusta actuar como si lo fueran” la ilustradora y diseñadora gráfica Matilde Salinas presenta, a través de su alter ego Matildetilde esta serie de dibujos.

“Siempre me ha gustado dibujar, pero ni sabía dónde mostrar mi trabajo, ni estaba segura de si le gustaría verlo a alguien, así que en el 2013 decidí abrir un tumblr y una página en facebook para compartirlo con mis amigos, luego con el tiempo, publicando constantemente, estructuré más la idea y mi estilo visual, así fue surgiendo todo” nos cuenta.
 
 

 
A través de estas ilustraciones, Matilde reivindica vivir con naturalidad cosas tan propias de la vida como el período, el pecho, las estrías, la celulitis y la libertad para elegir si depilarnos o no. “Hace mucho tiempo que el mundo se ha encargado de ‘cosificar’ a la mujer ante la sociedad, algo que se mantiene vigente en la cultura y que se apoya en la publicidad” afirma. Ella, que ha crecido en Medellín (Colombia) nos explica que allí “la presión está apenas en proceso de superación: lo que se denomina narcocultura, y la aparición de la “narcoestética” están aún muy presentes. El tema es mucho más difícil de tratar y como mujer mucho más difícil de llevar. Las normatividades alrededor del cuerpo femenino son temas que se encuentran muy arraigados en mi contexto cercano, así que me decidí a hacer esta serie porque a mí me costó entenderlo y sé que a muchas personas como yo también les ha costado. Creo que aceptarlo públicamente es un paso más para quitarle el tabú a esto, yendo más allá de las construcciones sociales, no hay razones verdaderas para sentir vergüenza de nuestro cuerpo en su estado natural”.
 

 
Acompañando las imágenes con textos como este de Katt Williams “Las estrías significan cualquiera de dos cosas:
O eras grande y ahora eres pequeño o…Tú eras pequeño y ahora eres grande” Matildetilde defiende la libertad femenina sobre su cuerpo frente a los intentos de control tradicionales por parte de la cultura del patriarcado.

“En un principio quería expresar mi inconformidad alrededor del tema, mi hastío. Luego sentí que podía abrir el debate sobre la apropiación de las mujeres de su (nuestro) propio cuerpo ¿qué tan libres somos con nuestro cuerpo? no se trata de juzgar a quienes prefieren una cosa u otra en su cuerpo, sino más bien de reflexionar hasta qué punto es decisión nuestra pensar que algo es “bello” o “feo” en él y no más bien la imposición de un estereotipo físico” explica.

 

 
 

 
En 1996 surge a nivel mundial un movimiento feminista conocido como Body Positive que invita a las mujeres a que seamos amables con nuestro propio cuerpo y a liberarnos de posturas y opiniones misóginas. Su máxima es que cada mujer quiera y acepte su cuerpo todo lo posible y que lo muestre cuando y como quiera sin necesidad de examinarlo centímetro a centímetro ni de que sea perfecto.

“Me encanta que se esté haciendo visible, lo considero necesario porque estamos acostumbrados a que los cuerpos deben ser como los enmarca la publicidad típica y no lo digo solo por los de las mujeres, sino también por los de los hombres. Es una idealización de una idea única del cuerpo, en el que al no identificarte ahí, fácilmente caes en la vergüenza o en el rechazo, porque es el cuerpo que no se muestra, el cuerpo que se oculta” afirma la artista cuando se le pregunta por esta corriente.
 

 
“Creo que mis ilustraciones son completamente Body Positive, sí, porque el movimiento está enfocado en querernos a nosotros mismos, en sentirnos cómodos con nuestros cuerpos, y eso va desde aceptar tu cuerpo si no eres delgada (que normalmente se cree que abarca solo este factor), querer las marcas o cicatrices que él tiene, o quererlo naturalmente sin intervenirlo, como no pasa por ejemplo con la depilación”.

El mundo femenino en general con su día a día, situaciones cotidianas y sentimientos es el eje central de los dibujos de Matilde, quien utiliza el sarcasmo para romper con la idea tradicional de la mujer.
 

Matildetilde