Las Guerrilla Girls, refuerzos para la lucha #MeToo

10 / 10 / 2018
POR Lucía Sauca

“Del no a la esperanza”. Con su nueva exposición, el colectivo activista protesta en Londres contra el abuso sexual y los machismos en el mundo del arte.

 

 
Desde su primera acción en 1985 en el MOMA de Nueva York, las Guerrilla Girls no han parado de luchar contra la preponderancia del hombre en el mundo del arte. El anonimato es su arma y, gracias a la máscara de gorila que las caracteriza, las Guerrilla Girls tienen el poder de representar y luchar por los derechos del género femenino. 

El último trabajo del grupo ha tenido lugar en el Museo del diseño de Londres, en la exhibición llamada From Nope to Hope (Del no a la esperanza). Esta vez utilizaron las fichas de pinturas para demostrar a las diferentes instituciones del arte como trótar un abuso. Como ejemplo, fue elegido el retrato de Bill Clinton del artista Chuck Close quien tiene pendientes denuncias por abuso sexual, por lo que en febrero de 2018 la Galería Nacional de Retratos en Washington D.C canceló la exhibición programada para mayo de Close debido a las denuncias por mala conducta.  
 

 
Con el título “Tres maneras de escribir fichas de pinturas de un museo cuando el artista es un depredador sexual”, las Guerrillas Girls querían mostrar las tres posibles maneras que hay de escribir una ficha de pintura en un caso como el de Chuck Close. En la primera no hacen mención a ninguna denuncia contra Close y lo describen como uno de los artistas más importantes de esta generación, siendo así el texto apropiado “para museos que temen enfadar a los administradores millonarios y coleccionistas que donan el trabajo”. La segunda ficha es “para museos a los que no les parece bien revelar el abuso de un artista al lado de su obra” e incluye al final del texto una misteriosa frase: “Como muchos artistas, Chuck Close tiene a algunos empleados descontentos”. Por último, la tercera está dirigida a aquellos “museos que necesitan ayuda de las Guerrilla Girls” denunciando que Close ha sido acusado de abuso sexual por sus modelos y la industria lo tolera “porque el arte está por encima de todo, y los artistas blancos no necesitan seguir las normas”.
 

 
Las Guerrilla Girls encontraron una oportunidad para recordar a los museos que deben responder al movimiento feminista #MeToo. Todos deberíamos de aprender de estas mujeres anónimas que protestan con una sola intención: una sociedad igualitaria.
– https://www.guerrillagirls.com/