En el Mes de la Historia Negra, celebramos a Toni Morrison y a Audre Lorde

18 / 02 / 2020
POR Peña Fernández

Rendimos homenaje a dos escritoras por su talento y contribución a la causa.

Fotografías de Toni Morrison y Audre Lorde, respectivamente.

Febrero es el Mes de la Historia Negra, una iniciativa que busca recordar figuras y acontecimientos importantes para la comunidad afroamericana en su la lucha por la igualdad y la libertad y visibilizar una parte de la historia que a menudo ha sido ignorada. Este 18 de Febrero, coincidiendo con la fecha de su nacimiento, recordamos a Toni Morrison y Audre Lorde.

Los orígenes de la iniciativa se remontan a 1926 en Estados Unidos cuando Carter Woodson, un destacado académico e historiador, junto a la Asociación para el Estudio de la Vida y la Historia de los Negros, declararon la segunda semana de febrero como “Semana de la Historia de los Negros”. La fecha fue elegida por la coincidencia del nacimiento de dos figuras importantes para la comunidad: Abrahan Lincoln y Frederick Douglas, y cuyo objetivo era fomentar la enseñanza coordinada de la historia afroamericana en las escuelas del país.

Con frecuencia anual, el evento fue alcanzando un notable éxito, gracias a la entusiasta acogida por parte de los maestros y el apoyo de la Iglesia y de los blancos progresistas, que llevó a los alcaldes del país americano a declararlo como día festivo. 

El paso a la instauración del Mes de la Historia Negra fue propuesto en 1969 por los docentes negros y los estudiantes de Black United de la Universidad Estatal de Kent, realizando su primera celebración al año siguiente.

Tras el reconocimiento del acontecimiento por el presidente Gerald Ford seis años después, en el que instó a honrar los logros a menudo descuidados de los estadounidenses negros en cada área de esfuerzo a lo largo de nuestra historia”, el Mes de la Historia Negra llegaba a todas las instituciones educativas, centros de cultura negra y centros comunitarios, y  la iniciativa de EEUU, se unía el Reino Unido en 1987, Canadá en 1995 e Irlanda en 2014.

Toni Morrison y Audre Lorde son dos escritoras nacidas un 18 de febrero que forman parte de esta historia que en este mes la sociedad se compromete a recordar.

Toni Morrison (1931-2019)

“Si quieres volar tienes que dejar atrás toda la mierda que te lo impide.”

Toni Morrison fue una escritora estadounidense y Premio Nobel de literatura en 1933, además de ganadora del Premio Pulitzer en 1988.

Fue una persistente luchadora por los derechos civiles y el racismo, esfuerzos que llevó también al plano profesional: en primer lugar, en su rol como editora para Random House promoviendo la literatura afroamericana con las publicaciones de autores como Hery Dumas, Angela Davis, Gayl Jones… y, en segundo lugar, como escritora al hacer de la vida de la población negra argumento central de sus obras, concediendo una especial importancia a las mujeres.

“Ojos Azules”, su primera novela, relata la vida durísima y llena de violencia de una niña negra que desea, más que nada en el mundo, tener los ojos de color azul como las muñecas de las niñas blancas.

“La isla de los caballeros” (1981) trata el tema de la esclavitud a través de una mujer que escapa de ella, y descubre, ya como mujer libre, las diferentes formas de ser esclavo. Este tema también es centro de la obra  “Una bendición” en la que se narra la historia de una joven afroamericana en el siglo XVII, que deja ver la dura realidad del racismo y de la segregación.

Audre Lorde (1934-1992)

“Cuando me atrevo a ser poderosa, a usar mi fuerza al servicio de mi vision, entonces importa cada vez menos si tengo miedo”

Audre Lorde fue una escritora afroamericana, feminista y activista por los derechos civiles y de los homosexuales. Temas como las injusticias sociales, el feminismo y la identidad femenina negra configuraban la línea argumentativa de su producción.

Durante los años 50, sufrió ataques homofóbicos por querer formar parte de la asociación (de escritores)” Harlem Writers Guild”, pero eso no la detuvo y fundó la editorial para mujeres de color “The kitchen Table” y desempeñó la función de codirectora del periódico lésbico “Chrysalis”.

En 1968 se publicó su primer libro de poesías, “The First Cities”, pero fue su volumen de poemas “Coal” el que la estableció como voz influyente del movimiento artístico negro.

Su obra con más repercusión, “La hermana, la extranjera”, muestra su compromiso, a través del ensayo, contra el racismo, el machismo y la opresión heterosexual.

Tras pasar por un cáncer de mama, escribió “Los diarios del Cáncer” dirigido a las personas que están pasando o han pasado por el proceso de la enfermedad y a quienes las acompañan.