‘Homintern’: cómo la cultura LGTB liberó al mundo moderno

10 / 03 / 2020
POR David Alarcón

Ocultos bajo un espeso velo de prejuicios y habladurías, homosexuales y bisexuales dieron forma a algunas de las obras más significativas del siglo XX. Hablamos con Gregory Woods, autor del libro con el que busca darles voz.

‘Homintern’ (Editorial Dos Bigotes) aglutina el repaso histórico más completo de las alianzas creativas del colectivo LGTB y su aportación a la cultura del siglo XX publicado hasta la fecha. Su autor, Gregory Woods, uno de los mayores conocedores de la literatura gay y lésbica y de su imprescindible participación en el mundo de las artes, recorre distintos episodios protagonizados por personajes ilustres (y no tan célebres) de medio mundo a lo largo de los últimos cien años. Desde el controvertido ‘Caso Wilde’ de 1895, que llevó a la cárcel al memorable escritor de origen irlandés acusado de un delito de sodomía y grave indecencia, hasta un capítulo dedicado íntegramente al ‘Hollywood gay’ del siglo pasado, pasando por el ballet ruso, el escenario parisino o la mediterránea isla de Capri.

Esta obra sin precedentes, que reivindica el papel fundamental de la comunidad LGTBIQ+ en el contexto cultural más reciente, resulta ahora más necesaria que nunca. Y es que, el ascendente odio y la proliferación de la discriminación y la segregación impulsada por determinados líderes y colectivos han de ser combatidos con cultura. Cultura fraguada por homosexuales, cuya contribución permitió cambiar el rumbo de la historia, construyendo derechos y asentando libertades. Woods tiene claro que la responsabilidad de dejar constancia de la historia recae única y exclusivamente sobre nosotros. Hablamos con él.

‘Homintern’ recoge los grandes logros y eventos protagonizados por personajes pertenecientes a la comunidad LGTBIQ + en la cultura moderna. ¿Por qué es importante reclamar a día de hoy el papel fundamental que jugaron estos personajes en este ámbito?

Debemos registrar nuestra propia historia porque, si no lo hacemos, se perderá por omisión, o se falsificará deliberadamente. Nadie más hará esto por nosotros. Resulta especialmente importante tener un registro de cómo nuestra gente sobrevivió, resistió e incluso prosperó en tiempos de homofobia sistemática. Serán modelos importantes para nosotros cada vez que esos fenómenos vuelvan a ocurrir en el futuro.

Las artes constituían un ambiente relativamente acogedor y seguro para los miembros de la comunidad gay, en un contexto marcado por el rechazo y la discriminación. ¿Qué tenía el universo artístico de diferente respecto a otras disciplinas? ¿Por qué aglutinó a gran parte del movimiento LGTBI?

En muchas sociedades, las personas involucradas en las artes ya se consideraban inconformistas y extrañas. Por lo tanto, las personas en comunidades artísticas pudieron desarrollar su propia extrañeza individual entre colegas que no se ajustaban a los estándares de comportamiento de la sociedad en general. Podían vestirse de manera más creativa, por ejemplo, y desarrollaron sus propios léxicos subculturales. Los hombres podrían ser menos masculinos que la norma esperada, y las mujeres menos femeninas. La creatividad misma implica pensar en nuevas formas de relacionarse entre sí.

El horizonte temporal cubierto por el libro va desde 1870 hasta el último tercio del siglo XX, momento en el que ocurrieron los “Disturbios de Stonewall”, un evento crucial para la comunidad gay. ¿Por qué has decidido poner el foco de atención en este momento?

La palabra “homosexual” se acuñó por primera vez en la década de 1860, en alemán, y sus equivalentes se introdujeron en todos los idiomas europeos (excepto el griego) en unas dos décadas. Lo que le siguió se ha llamado “el siglo homosexual”, que duró hasta el surgimiento radical del movimiento de liberación gay, con su insistencia en salir como una estrategia individual y colectiva. La palabra “homosexual” identificaba una presencia secreta dentro de la sociedad, lo que intrigaba, escandalizaba y horrorizaba a algunas personas que antes no lo sabían. Las leyes anti-homosexuales se observaron estrictamente a lo largo de esta era. ¡Estaba especialmente interesado en mirar a individuos y grupos que se comportaban como si no existieran tales leyes y convenciones! Su audacia me inspira.

El artista gay a menudo se presenta como un personaje estereotipado, dotado de una enorme sensibilidad plagada de clichés. ¿Continuamos asociando a los creadores homosexuales con estos comportamientos? ¿Cuál es la percepción social hoy en día?

Cuando se publicó mi libro ‘Homintern’, fui atacado en la BBC por el director ejecutivo de Stonewall, la organización de campañas LGBT del Reino Unido, por perpetuar un estereotipo de personas LGBT como individuos artísticos. Nunca se me habría ocurrido que una mujer lesbiana podía ver nuestra increíble historia cultural bajo una luz tan negativa. Aparentemente, se supone que debemos concentrarnos en una norma de “vida ordinaria”, sin rendir homenaje a aquellos en nuestra historia que fueron realmente excepcionales. Esto me pareció muy deprimente.

Desde Oscar Wilde hasta Federico García Lorca, pasando por el bailarín ruso Rudolf Nureyev o el poeta inglés Radclyffe Hall. Son muchos los personajes que cobran vida en ‘Homintern’. ¿Cuál te ha llamado especialmente la atención?

Mi libro contiene muchos héroes, pero, para mí, dos de ellos se destacan: Magnus Hirschfeld y Natalie Barney. Estoy asombrado por su coraje y persistencia. Hirschfeld dedicó toda su vida al estudio de la diversidad sexual. Dio conferencias sobre la homosexualidad en todo el mundo. En Berlín, en 1919, fundó el Instituto de Ciencias Sexuales; una universidad, un museo, una biblioteca y un refugio residencial, que floreció hasta que los nazis forzaron su cierre. Natalie Barney dirigió un salón cultural en su casa de París, desde 1909, durante casi sesenta años. Muchas de las grandes figuras internacionales del Modernismo, tanto mujeres como hombres, asistieron de vez en cuando. Pero su principal fortaleza fue como grupo de apoyo para mujeres lesbianas que trabajan en las artes.

Muchos de los homosexuales tendieron a unirse y relacionarse entre sí reclamando sus derechos públicamente; otros, como el novelista australiano Patrick White, reconocieron “no sentirse atraídos por la sociedad homosexual”. ¿Cómo ha evolucionado el “sentimiento de pertenencia” en el colectivo durante el siglo pasado?

Pertenecer a una subcultura puede ser una postura defensiva. Creo que Patrick White sintió que no necesitaba esa protección. Y, como escritor, no quería que lo trataran solo como un problema de minorías. Para los artistas, siempre existe un problema potencial al ser etiquetado como “artista gay”, ya que a menudo se lo considera una categoría menor y una categoría minoritaria. Susan Sontag le dijo una vez a Edmund White: “Seguramente no quieres ser solo un escritor gay”. ¿No quieres llegar a lo grande?”. Desde entonces, por supuesto, él lo ha hecho a lo grande, incluso manteniendo la verdad de que es un escritor gay que escribe sobre personas homosexuales.

Hablando por mí mismo, dejo implícitamente claro que mi ‘Homintern’ está escrito, en primer lugar, para lectores homosexuales; pero también reconozco la importante presencia de lectores heterosexuales comprensivos. Los únicos lectores que no me interesan son los homófobos: prefiero molestarlos activamente. Como poeta, estoy feliz de ser llamado poeta gay, ¡pero solo por personas que piensan que esta es una categoría capaz de producir escritores importantes!

Los cotilleos y el boca a boca son dos cuestiones primordiales en el libro, ante la ausencia de testimonios oficiales y biografías publicadas. ¿Cómo fue el proceso de documentación y recopilación de citas y anécdotas de los personajes?

He sido especialista en literatura LGBT a lo largo de mi carrera. Así que me encontré, especialmente en biografías, muchas anécdotas que, al principio, simplemente me parecieron divertidas, sexys, irritantes o aterradoras. Fue cuando retrocedí y pensé en ellas, no como historias individuales, sino como eventos en una narrativa colectiva mucho más grande, que me di cuenta de lo importantes que eran para nuestra historia. Eran historias de momentos de deseo, de homofobia, de franqueza, de silenciamiento que, cuando se entrelazaban, formaban un gran tapiz de vidas LGBT. Además, mostró cuán central ha sido nuestra gente en una actividad cultural más amplia. Operamos, no en los márgenes, sino en el centro de la corriente principal.

Cada vez hay más movimientos que reclaman la representación y el papel crucial que juegan los gays y lesbianas negros, transexuales … ¿Estamos avanzando en este sentido?

Estamos avanzando en el sentido de que los grupos más dominantes, los hombres gay blancos, por ejemplo, se han vuelto más dispuestos a escuchar la experiencia de los grupos más marginados e incluso a identificarse con las características compartidas de su experiencia. Pero creo que todos sabemos que hay un largo camino por recorrer antes de que podamos afirmar que hemos dado la bienvenida a todos nuestros hermanos LGBT en nuestra lucha colectiva.

Como se describe en el libro, autores homosexuales como Maugham “se vieron obligados a crear una fachada de masculinidad declarada y estar alertas a la actividad policial”. ¿Qué pasa con las mujeres lesbianas? ¿También tuvieron que adoptar un cierto papel?

Sí. En primer lugar, tuvieron que luchar como mujeres para que sus voces fueran escuchadas por el alboroto de las voces de los hombres; y luego tuvieron que luchar como mujeres que a menudo querían hablar de otras cosas además de la vida de las mujeres con los hombres. Cuando lo hicieron, tuvieron que luchar para ser tomadas en serio como escritoras cuando lo que querían escribir (la vida de las mujeres en independencia de los hombres) no era central para las preocupaciones de los críticos masculinos.

“Hasta que los alemanes convirtieron a Francia en una versión de su propio estado carcelario, los homosexuales, las lesbianas y los bohemios sintieron más libertad en París que en los Estados Unidos, que era más represivo en materia social”, afirma en Homintern. ¿Cómo ha evolucionado el llamado “epicentro de la libertad” en los últimos cien años? ¿Cuál es la cuna de la inclusión hoy?

Es difícil de decir. En muchos aspectos, Estados Unidos es un país muy progresista. Pero mucho más en las grandes ciudades que en los pequeños pueblos. Y mira lo que ha sucedido con la retórica que emerge de la Casa Blanca y sus aliados… El centro de gravedad sigue cambiando. El matrimonio igualitario ha sido un buen indicador de progreso, pero la resistencia al matrimonio igualitario es un indicador igualmente claro de odio continuo.

Si bien es cierto que la aceptación de la homosexualidad es mucho mayor que hace 100 años, los últimos informes advierten sobre un aumento de la intolerancia y la discriminación. ¿A qué atribuyes este fenómeno? ¿Cómo evolucionará en los próximos años?

El resurgimiento del nacionalismo de derecha también ha socavado algunos de nuestros logros. Los nacionalistas tienden a celebrar roles de género muy definidos. También tienden a desconfiar de las personas LGBT por ser más leales entre sí, a través de las fronteras nacionales, que a sus conciudadanos. Desconfiamos de la misma manera que desconfían de los judíos: incluso los más asimilados de nosotros no son considerados patrióticos. Los estadounidenses gay son mucho más propensos a tener pasaportes que sus homólogos heterosexuales: viajan más. Para cierta mentalidad, esto es un signo de lealtades fuera de lugar. Es como si el internacionalismo homosexual (“el Homintern”) fuera una conspiración contra la virtud virginal de los estados nacionales.

¿Qué mensaje enviarías al mundo con el propósito de no repetir los errores del pasado?

En primer lugar, recordad que el pasado puede repetirse, y probablemente se repetirá. Estad atentos. Nunca asumáis que nuestros avances son irreversibles. No ignoréis a quienes nos rodean, cuyas luchas aún continúan. No somos una especie separada de todos los demás. A menudo, incluso si no compartimos las mismas experiencias, tenemos los mismos enemigos. La solidaridad lo es todo. Además, nuestra visibilidad sigue siendo crucial. Mientras más visibles seamos, es menos probable que seamos desconfiados como espías y conspiradores. Sal y quédate afuera. ¡Crea arte LGBT; vive abiertamente LGBT, vive!