La analista de tendencias Li Edelkoort se aventura a describir cómo será el mundo tras el Coronavirus

02 / 04 / 2020
POR Pilar Ramón

La famosa investigadora holandesa pronostica los cambios que sufrirá el mundo y como estos afectarán a la industria de la moda.

Retrato de Li Edelkoort (De Thirza Schaap)


Se espera que nuestra forma de ver el mundo dé un giro de 180 grados en los próximos meses y no tiene por qué ser hacia algo peor. Las tendencias tras el Coronavirus cambiarán. En el mundo de la moda se esperan diversos cambios desde lo que conocemos hoy a lo que vendrá. La holandesa, fundadora de la agencia pronosticadora de tendencias Nueva York Edelkoort Inc., Li Edelkoort considera que esto nos ofrece “una página en blanco para un nuevo comienzo”.

En una entrevista para Deezen, esta prevé una “recesión global que permitirá a la humanidad resetear sus valores”. A su vez, siguiendo con la economía, considera que el virus está causando una “cuarentena de consumo”. Y dice sobre este confinamiento que “aprenderemos a ser felices” con las cosas simples de la vida.

Edelkoort habla sobre el impacto que tendrá en la industria de la moda y para ello hace referencia al cierre de las fabricas, lo que cree que ha llevado a una “crisis de ruptura”. La gente ha dejado de salir de sus casas, con sus correspondientes consecuencias. También la postposición de eventos como los Juegos Olímpicos “tienen consecuencias económicas, especialmente el sector del lujo, aerolíneas, servicios de hospitalidad, electrónica y comidas importadas”.

La analista considera que tendremos que reinventar todo desde cero una vez que el virus esté bajo control. Las colecciones de otoño-invierno de este año creadas a través de Skype serán “mediocres y basadas en formulas que han funcionado en el pasado”, por lo que darán paso a una “estética muy DIY” (hecho por uno mismo), que se adelanta a sus pronósticos anteriores.

Los desfiles de moda ahora “parecen algo extravagante y fuera de lugar” por lo que es probable que conceptos como “estudios creativos colectivos”, que producen ideas para varias marcas a la vez, se vuelvan más populares. Y estos conlleven a “una economía de escala con una huella medioambiental menor”.

Algunos de los beneficios medioambientales ya se están viendo como las imágenes de los cielos de China o los canales de Italia. En cuanto a la industria de la moda, se están cerrando fábricas lo que “conduce a un mejor medioambiente, lo que será visible en gran escala”. Sobre todo si a ello le sumamos la reducción de emisiones debido a la falta de viajes.

Por lo tanto, deberíamos volver al saber hacer y a las calidades específicas con “nuevas reglas y regulaciones. Incluyendo industrias de algodón, donde la labor manual será lo más importante”. Esto puede conllevar a que las economías locales vuelvan a producir sus propios bienes en lugar de exportarlos, dando lugar a la creación de nuevos puestos de empleo. Por eso, Edelkoort se muestra esperanzada por: “un mejor sistema, donde haya mas respeto por las condiciones humanas y por el trabajo”.