Lady Desidia nos descubre ‘El jardín secreto de Virginia Woolf’

21 / 12 / 2020
POR Nerea Sánchez

Un libro sobre el cosmos de la autora inglesa y otras estrellas orbitantes como Evelyn de Morgan, Elisabeth Siddal o Christina Rossetti.

Virginia Woolf es una de las autoras más famosas de la vanguardia literaria del siglo XX y de toda la literatura inglesa. La transgresión de las normas sociales, la reivindicación la sexualidad femenina, o la denuncia de la estructura patriarcal en la sociedad victoriana son rasgos que encontramos en obras de Woolf como ‘La Señora Dalloway’, ‘Al faro’ u ‘Orlando’. Estas mismas transgresiones también formaron parte de su entorno. ‘El jardín secreto de Virginia Woolf’ (Lunwerg Editores, 2020) nos ofrece un nuevo punto de vista desde el que acercarnos a la autora. Lady Desidia completa el perfil de Woolf a través de los personajes que la acompañaron durante su vida personal, intelectual y artística.

Se trata de un cuento compuesto por las biografías de Elizabeth Siddal, William Morris, Christina Rossetti, Anna Atkins o Evelyn de Morgan, entre otros, que Vanessa Borrell, nombre real de Lady Desidia va hilvanando para recrear el espíritu de un tiempo y un espacio concretos: la Inglaterra del modernismo literario, de los prerrafaelitas y del movimiento arts and crafts.

La narración de la autora se mezcla con las voces de los personajes mediante la introducción de fragmentos de sus cartas, textos, poemas… Lo mismo ocurre con la ilustración. Lady Desidia interpreta, desde un estilo personal e identificable los cuadros y fotografías realizados por los artistas de los que escribe. Ilustra a su propia Ofelia, recrea las portadas de la Hogarth Press, editorial de Virginia Woolf, o dibuja los retratos fotográficos realizados por Julia Margaret Cameron.

El libro es en sí una obra de arte realizada a partir de la artesanía -como propugna el movimiento arts and crafts-, pues la autora trata hasta la tipografía de cada letra como si fuera parte de un dibujo. Además de ser una obra visualmente atractiva, en estas páginas se rescata a figuras olvidadas como la de Anna Atkins, botánica y primera mujer fotógrafa de la historia. Su trabajo sirvió de inspiración al vanguardista Man Ray para sus rayogramas. Al firmar Atkins con sus iniciales, su obra quedó después injustamente adjudicada a un tal ANONYMUS AMATEUR.

Lady Desidia completa esta fotografía de época mediante la inclusión de pequeños detalles que hacen amena la lectura. Nos habla de la adicción que existía en torno al láudano o del gusto de estos personajes por la caza de helechos, una moda cuanto menos curiosa que llevó casi a la extinción a algunos ejemplares. También hay en el libro espacio para el amor, un amor que rompía con lo establecido y donde cabían las relaciones abiertas, extramatrimoniales y homosexuales. Es el caso de Vita, el amor de Virginia Woolf que inspiró su novela ‘Orlando’.

Estas son solo unas pinceladas de lo que habita en ‘El jardín secreto de Virginia Woolf’, una óptica distinta, ampliada desde la que acercarse a la figura de Virginia Woolf y a los personajes fascinantes que formaron parte de su vida. La propia Woolf escribió: “Utilizo a mis amigos como lámparas. Su luz me ayuda a ver que existen otros campos, otras colinas”.

_