Snap! Clap! Club celebra 10 años de independencia musical

07 / 10 / 2021
POR Julia González

El aniversario de la discográfica barcelonesa cuenta con su propio ciclo en Heligàbal y promete que continuará en Madrid y otras ciudades.

De izquierda a derecha, Ana Uslenghi, Mariel Sallaberry y Dani Cantó.

El décimo aniversario del disco ‘A Healthy Dose Of Pain’ del griego Evripidis and His Tragedies marcó, sin querer, el aniversario del pequeño sello barcelonés Snap! Clap! Club que, como estandarte de la resistencia musical, ha hecho de la independencia su bandera y de los márgenes de la industria su zona de confort.

“En este momento no nos preocupábamos mucho sobre la forma del sello, queríamos crear un espacio en el que dar cabida a proyectos interesantes que no tenían casa, así se refiere Dani Cantó, fotógrafo y activista cultural, al inicio del sello que creó junto a la periodista Ana Uslenghi.

De sus principios, rodeados de amigos con grandes proyectos como el propio Evripidis, Matrimonio o Escuela de UIm, a convertirse en pioneros del revival del cassette con artistas como Sant Miquel, Autoescuela, la japonesa Satoko Shibata, las francoespañolas Paris Banlieue o la cantautora estadounidense Leti Soriano. “El cassette fue una salida para discos que demandaban una inmediatez: es barato y es rápido de producir”, comenta Uslenghi.

Evripidies and His Tragedies.

Una década de existencia que alcanza su pico en los últimos años con diamantes como Melenas, rebe, Confeti de Odio, Kiwis o La Claridad, bandas que se vieron atraídas por una manera diferente de hacer las cosas, algo así como una familia de la independencia. “Las condiciones aquí no son las de una multinacional, creemos en la propiedad del artista sobre su obra y que pueda decidir cada paso de su carrera sin contratos, un espacio seguro en el que arrancar su carrera”, cuenta Cantó que también recuerda que algunos de ellos los ficharon sin más que una demo en su disco duro.

Un sello de colaboración que cree en el tejido independiente y que ha estado medio lleno en propuestas como El Día de las Tiendas de Discos (de 2021 a 2015) o el Cuarentena Fest que, durante la pandemia, reunió a más de 130 artistas latinoamericanos en straming. Colaboraciones y coediciones también con sellos estadounidenses (Trouble in Mind o Jigsaw), franceses (Langue Perdue o Hidden Bay) o españoles (BCore, Intromúsica, Ground Control, Discos de Kirlian, Caballito Records, High Five…) convirtiéndose en un núcleo de la escena ‘do it yourself’ del país.

Melenas.

Ahora, el sello apunta un futuro de experimentación y promete conciertos en Barcelona, Madrid y allí donde les dejen “mejor si es sin sillas” y muchas sorpresas con una nueva generación de artistas, la mayoría por debajo de la treintena y con un plantel paritario, que van a dar mucho que hablar, entre ellos los debuts de Bárbara, Medasawa, Eterna Joventut, aroa ay o Flavia Marsano.

Conversa o convertir Heliogàbal en un espacio seguro para el talento debutante.

Cartel de ‘Conversa’.

Un escenario familiar convertido en el salón de casa. Así ha querido el sello barcelonés Snap! Clap! Club hacer de la inconveniencia virtud, proponiendo su ciclo ‘conversa’, un espacio en el artistas muy jóvenes ocuparán juntas el escenario del Heliogàbal, alternando sus canciones y compartiendo charlas y risas.

“Hemos aprovechado la invitación del Heliogàbal, que es nuestra segunda casa, para traer a artistas muy jóvenes que nunca han tocado y generar un espacio seguro para su debut, evitar la soledad del escenario”, comenta Dani Cantó que, junto con Mariel Sallaberry, ha coordinado este ciclo en el que podremos ver el sunshine pop de Flavia Marsano y Natita Cruz (02/10), el pop más personal de las artistas de Stephen Please e isatofu (23/10) o un concierto instrumental a dos pianos entre las prodigiosas Vialdela y Darko Morandini (30/10).