Luz, oscuridad, luz. Así es ‘Negro’, lo nuevo de ManéMané

16 / 09 / 2017
POR Marisa Fatás

Luces y sombras en una colección que transita el proceso del duelo con el negro como protagonista.

A travès del techo acristalado del Palacio de Cibeles, la luz de la tarde iba generando un juego de contrastes que anunciaba lo que Miguel Becer -el diseñador detrás de ManéMané- nos iba a mostrar allí minutos después: ‘Negro’, una colección para la temporada primavera verano 2018. Con ella, el cacereño traduce un diálogo de sentimientos encontrados que navegan entre el dolor, la rabia, la pena, pero también la alegría o la esperanza. “Yo soy una persona súper pragmática, pero he intentando hablar de mí mismo y me ha salido una colección muy sentimental que expresa cosas sobre la superación. Refleja esos momentos en los que te sientes sin ánimo, derrumbado por algo que te ha pasado aunque, sin embargo, tienes la capacidad de salir de ahí y convertirte en una persona que no eras el día anterior. Y el negro cuenta ese poder que tiene la ropa de transformar tu estado de ánimo y llevarte a vestir de rosa aunque el día anterior todo fuera gris”, nos explicaba poco antes del desfile.

A través del color, ManéMané reinterpreta su propio lenguaje, reconocible ya por un marcado acento folk, la desestructuración de los patrones, la mezcla inesperada de tejidos y una confección con sello español. El negro y los falsos negros como grises, azules marinos o verdes botella toman la voz cantante en un diálogo en el que también intervienen el rosa o el rojo cardenal. Todos esos códigos son los que la mujer ManéMané sabe traducir. “Ella se divierte con la moda, sabe interpretar de nuevas maneras prendas que tradicionalmente han estado en su casa. Ha abierto el armario de su abuela y han dicho: ‘A ver, este abrigo de astracán negro cómo consigo yo llevarlo ahora’”, cuenta Miguel. Eso se refleja además en el casting, con una selección de modelos que amplían el concepto de belleza. “Una cosa que me gusta mucho de nuestro profesión es que trabajamos con la belleza y la belleza es enorme. En cuanto aprendes un poquito te das cuenta de que todo vale y sabes apreciar los defectos que a otras personas les puede parecer algo extraño. Y en ese sentido el casting habla de eso: de chicas ‘normales’ que se divierten vistiéndose y que pueden ser un ejemplo para otras en cuanto a moda”.

Al gusto por la tradición y la artesanía, se añade un foco comercial que no pierden de vista. Y en esta colección han trabajado para que el universo sea 100% ManéMané. “Yo siempre, desde que hacía los concursos de EGO, me he esmerado en tener mi propio diseño de zapato y sigo en ello. Conseguimos una fábrica en Elda y allí hacemos también bolsos y sombreros. Ninguna marca nos ha cedido nada y estamos muy orgullosos de ello”, continua. También las gafas de sol han conseguido asentar a la marca. Con un diseño inspirado en los años 90, a los modelos en morado, amarillo y rojo, ahora se suma el negro con montura dorada. “La gente nos ha pedido un montón, se ha vendido muy bien, así que hemos querido revisitar ese mismo diseño, pero con el universo adaptado a esta colección”.

             

www.manemane.es