Ilu Ros: “No hay un sólo Federico, pero ese uno sí que es eterno”

06 / 07 / 2021
POR Olaya García

La ilustradora nos sumerge en el universo de García Lorca a través de su último libro, ‘Federico’ (Lumen). Hablamos con ella.

Lumen publica una biografía sobre la vida y la obra del gran poeta y dramaturgo Federico García Lorca, titulada ‘Federico’. La obra va firmada de la mano de la ilustradora Ilu Ros con quien hablamos sobre el proceso de creación y documentación, así como la inspiración, para lograr un retrato completo de la vida del autor andaluz. Amigo de sus amigos, apasionado, García Lorca representa una de las historias más sonadas y tristes, sobre todo para la cultura nacional, de la Guerra Civil española. En estas páginas descubrimos la biografía desde su niñez, en su pueblo andaluz, hasta su traslado a Madrid donde vive en la famosa Residencia de Estudiantes, su relación con los miembros de la generación del 27 quienes además de compañeros son amigos  su viaje por América, donde nacerá ‘Poeta en Nueva York’, sus amores y desamores y la inspiración para sus obras, que encuentra siempre en lo que le rodea, así hasta la época más negra de su vida con el comienzo de la guerra, la cual supondrá el fin de la misma.

Adentrarte en la vida del gran Federico García Lorca tuvo que suponer todo un reto, ¿cómo te enfrentas en un primer momento a esta idea?

La idea de hacer este libro surgió de una conversación con mi editora. Federico García Lorca ya aparecía en mi anterior libro, “Cosas nuestras”, y hablando de ello, mi editora me propuso hacer una biografía ilustrada sobre él. Yo no acepté directamente, le dije que lo pensaría, me daba mucho vértigo hacer un libro sobre una persona tan admirada y querida, pero pasadas unas semanas tuve que decir que sí, ¿quién puede resistirse a Lorca?

Las ilustraciones de este libro tienen un estilo muy personal, y a la vez desprenden cierta melancolía. Háblanos un poco del proceso de creación. 

El estilo gráfico del libro sigue la línea que he ido desarrollando durante los últimos años. A mí, como ilustradora, me pareció imprescindible, si iba a hacer un libro sobre Federico, dejarme llevar por el universo lorquiano, el cual contiene mucha simbología. Es probable que haya cierta melancolía en las miradas de los personajes, no lo había pensado así, pero es que yo creo que la historia de García Lorca nos hace echarlo de menos aún sin haberlo conocido en persona.

La bibliografía que manejas es muy extensa para poder ilustrar esta vida, ha tenido que ser una inmersión muy grande la que realizas, ¿de qué lecturas partes?

Sí, sobre García Lorca se ha escrito y dicho mucho. Tenemos la suerte de contar con muchos testimonios de sus amigos, familiares e historiadores que han dedicado su vida a dejarnos un retrato bastante concreto de quién fue.
Para mí el proceso de documentación fue una de las partes más bonitas del trabajo. Pude descubrir al Federico niño a través de los ojos de sus hermanos Isabel y Francisco, conocer al Lorca amigo a partir de testimonios de sus compañeros de la Residencia de Estudiantes, al hijo mediante las cartas a sus padres…

Todxs conocíamos al Federico literato, pero en este libro nos muestras al Federico amigo, de quien todos destacan una personalidad que atrae a quienes le rodean, quienes aparecen reflejados en tu libro ¿se puede entender a Federico sin sus amigos, sin su familia?

Yo no lo creo. Federico era una persona muy sociable, le gustaba rodearse de gente y, además, su personalidad ejercía una efecto muy atrayente para los demás. Las personas que lo rodearon influyeron mucho en su vida e incluso en su obra. Él encontraba la inspiración para sus personajes en personas que conocía.

¿Y sin sus pasiones, su forma de querer?

Tampoco. La construcción de una persona está compuesta de muchas piezas, faltando solo alguna de ellas ya seríamos otra persona distinta.

Pepín Bello sobre García Lorca y su implicación política decía que «él se consideraba un poeta que estaba con el pueblo, con los pobres, pero no era una persona política», sin embargo fue una de las primeras y más sonadas víctimas en la sublevación militar, ¿de qué forma sigue vigente su historia para comprender el presente?

Bueno, yo creo que si prestásemos más atención a nuestra historia podríamos comprender, y evitar, muchos problemas del presente. La Guerra Civil española es un episodio tristísimo y muy vergonzoso de nuestra historia, el asesinato de Lorca es completamente incomprensible. Un horror.
A mí, cuando veo ciertas actitudes de tendencia fascista, me da mucho miedo. No entiendo que esto pueda seguir pasando hoy en día.

Los colores y trazos son muy significativos en este libro, por ejemplo la época oscura del comienzo de la guerra y su ausencia de color, háblanos un poco de la técnica de creación. 

Al plantear el libro elegí una paleta de color que me iba a acompañar a lo largo del trabajo, modulando esta dependiendo del momento vital de Federico. Al llegar al levantamiento militar, cuando Federico se marcha a Granada un mes antes de ser fusilado, el color desaparece y la historia se desarrolla únicamente con tinta negra. Es la parte más triste de su vida, él sentía miedo, creí que no había cabida para el color ahí.

Y por último, Federico, ¿sólo hay uno?

Hay más, pero está claro que cuando suena ese nombre él es de los primeros que se nos vienen a la mente. No hay sólo uno, pero ese uno sí que es eterno.